eldiario.es

9

¿Cómo votar al menos malo?

¿O cómo determinar qué partido es el menos malo? Esa es la pregunta que muchos habitantes del estado español se plantean estos días ante la nueva convocatoria electoral. 

¿Cómo votar al menos malo? ¿O cómo determinar qué partido es el menos malo?   Esas son las preguntan que muchos habitantes del Estado español se plantean estos días ante la nueva convocatoria electoral ¿A qué partido votar?

A nivel insular ¿qué alcalde es mejor para el Senado? ¿el de Fuencaliente, el de Breña Baja o el que estuvo durante 4 años en Santa Cruz de La Palma? Pero ¿cómo voy a saberlo? Si como indiqué en un texto denominado No tenemos información para votar, lo que nos llega a través de medios de comunicación y redes sociales es publicidad y no información, información necesaria para determinar quién es el mejor candidato, y para saber cómo van a llevar cabo la tarea de representarnos. Eso es lo que pasa en los debates, que no hay explicaciones de cómo van a resolver los problemas de la gente, sólo algunas ideas fuerza que agraden a los suyos y que hagan a esos partidos más populares.

Como aparentemente no merece la pena volverse loco a escudriñar todo lo que se pueda en busca de información, porque luego pactos y estrategias de última hora pueden revocar lo enunciado previamente, muchos se dejarán llevar por simpatías, amistades con candidatos o miembros de diferentes partidos, o simplemente se dejarán llevar por la apatía de la abstención, sin saber qué partido es el menos malo a la hora de representar nuestros intereses.

Y volviendo a la política nacional, se habla mucho de Franco y de Cataluña, y yo me pregunto: ¿está mal que un dictador tuviera un mausoleo?, pues claro que está mal; ¿era prioritario para España la retirada de los restos del Generalísimo del Valle de los Caídos?, no, mucho más importante son las muertes de decenas de inmigrantes que intentan llegar a España, o las cincuenta muertes de mujeres asesinadas por sus maridos o ex-parejas en lo que va de año, y no encuentro debates serios con propuestas razonadas que intenten resolver ni un problema ni otro. Al igual que podían haber limitado la publicidad independentista en Cataluña hace decenas de años o haber llevado a cabo varios referéndums en Cataluña, y no estar ahora dilapidando los recursos públicos con la situación de esa región. Nos empujan al pesimismo.

No quiero terminar sin intentar desenmascarar a los populismos, aclarando dos cuestiones: 1) Una señora se quedó petuda limpiando escaleras, pero ahorró para tener 4 viviendas, y ahora pide el desahucio para el que no le paga; ¿no tiene derecho la señora a  vivir tranquila después de tanto esfuerzo o es una ricachona que tiene que compartir su patrimonio?, y 2) Alguien se puede imaginar a España sin el trabajo que han realizado los más 6 millones de inmigrantes que se encuentran en nuestro país, legales o ilegales, pero sin ellos, España no sería lo mismo, entonces vamos a ser consecuentes y pensar en el bien común y no en cómo conseguir votos.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha