Abandona “la primera línea” política el expresidente del Cabildo de Lanzarote Pedro San Ginés acuciado por la corrupción

Pedro San Ginés en su rueda de prensa de este jueves

El líder de Coalición Canaria en Lanzarote tira la toalla acorralado por la justicia y los casos de corrupción en los que está involucrado. Pedro San Ginés, quien fuera durante una década presidente del Cabildo de la isla, anunció este jueves en una rueda de prensa con invitados que no piensa optar a la reelección como consejero de esa Corporación por considerar que es “un candidato de riesgo”. Eso sí, su renuncia no incluye el acta de consejero insular ni el correspondiente salario como portavoz de Coalición Canaria, a pesar de reconocer ante los medios informativos y una nutrida representación de su partido que no le está dedicando a ese cargo el tiempo que sus votantes merecen por los desvelos que le provocan sus imputaciones penales.

San Ginés hizo este anuncio de su renuncia a disputar en 2023 la presidencia del Cabildo en el momento en el que se están conociendo suculentos detalles sobre la instrucción de la causa que se sigue contra él y otras personas en el Juzgado de Instrucción 2 de Arrecife por la contratación de su amigo Ignacio Calatayud como abogado de múltiples asuntos dependientes de la Corporación insular. Esta misma semana se ha sabido, por ejemplo, que la Guardia Civil tiene probado que las versiones que ha venido ofreciendo tanto San Ginés como su amigo íntimo Calatayud para explicar la contratación de este último carecen de fundamento. Es más, puede que se haya producido incluso la falsificación de un acta de una reunión del consejo de administración de la empresa pública Inalsa que jamás se celebró. Ninguno de los consejeros de esa compañía acredita haber asistido a esa sesión; algunos ni siquiera se reconocen miembros de ese órgano. Y por si eso fuera poco, la geolocalización del móvil de Calatayud gracias a las aplicaciones de ejercicios deportivos que tenía instaladas en él lo sitúan el día de ese consejo en Madrid, muy lejos de Lanzarote, donde el acta de esa reunión fantasma lo incluía como presente.

Tampoco le debe haber venido muy bien al expresidente de Lanzarote el descubrimiento de una batería de mensajes de WhatsApps que intercambió con el mismo abogado Ignacio Calatayud en el punto más álgido de la relación contractual de este con el Cabildo y sus más solventes empresas públicas. En esos mensajes, intervenidos por la Guardia Civil y en poder del juez instructor, se aprecia el grado de conocimiento que ambos tienen del tamaño del negocio que Calatayud está obteniendo de la institución.

En una conversación registrada el 4 de diciembre de 2010, el entonces presidente de Lanzarote le escribe a su amigo y abogado lo siguiente: “Te hacen falta 3 vidas para agradecer lo que has ganado conmigo”. A lo que el letrado le contestó: “Escucha… el que tendría que agradecer eres tú…”. 

Podía tener razón San Ginés en su reivindicación porque desde que llegó a la presidencia del Cabildo de Lanzarote, en 2009 aupado por una moción de censura que le daba la presidencia a Coalición Canaria, no dejó de contratar a Calatayud en todo tipo de procedimientos. Tan solo en las causas relacionadas con el concurso de acreedores de la empresa pública Inasa, Calatayud facturó 1,8 millones de euros entre los honorarios pactados y la apropiación, con conocimiento de San Ginés, de las costas judiciales que pertenecían a esa mercantil y al Consorcio del Agua de Lanzarote.

En su rueda de prensa de este jueves, Pedro San Ginés ha vuelto a insistir en su inocencia, en su convicción de que su caso no existe, que no hay caso, y que todo se debe a una conspiración en la que sitúa como agentes indispensables a la presidenta del Cabildo de Lanzarote, Loli Corujo, del PSOE, y a su jefe de gabinete, Carlos Espino. En esa operación en su contra incluye también a algunos medios de comunicación, particularmente a La Voz de Lanzarote, a cuyas preguntas rehusó contestar en la rueda de prensa. 

Su renuncia a “la política activa” se limita exclusivamente a no optar a repetir como candidato a la presidencia del Cabildo, lo que automáticamente ha abierto la caja de los truenos en Coalición Canaria en Lanzarote. De momento solo es oficial la intención de Oswaldo Betancort, alcalde de Teguise a postularse para esa candidatura, pero no tendrá un camino fácil dentro de la organización, en la que tiene muchos detractores.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats