Amores de Barra

Portada

Javier Suárez

Las Palmas de Gran Canaria —

0

Si unimos el título de una película mítica de los años 80 como es Encuentros en la Tercera Fase con el de la canción Amores de Barra, nos encontramos con ese momento que precede a la nueva normalidad en el sector de la hostelería como es el sentarnos en la barra de nuestro bar favorito. Hoy toca sentarnos en esos taburetes altos y disfrutar del momento con ese camarero cercano con el que compartir sonrisas. Ahí van algunas sugerencias.

Bodegón Ribera del Río Miño: Una de las barras gastronómicas con más tirón de la ciudad donde sentarse a disfrutar de sus degustaciones es toda una tradición para los locales y foráneos.

El Ayuntamiento: Como su propio nombre indica, frente a la sede del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, tomarse el café justo antes de entrar o al salir de la sede municipal ya es posible en su barra.

Allende: Tras las aperturas de manera escalonada con sus terrazas en Fase 1, interiores en Fase 2, ahora llega el tan ansiado momento para los clientes de esta casa, sus barras.

Yazmina: Los bocadillos de pata ya se pueden comer en una de las barras más transitadas de la isla redonda. En Telde.

Cafetería Restaurante Los Rosales e Hijos: En cualquiera de los dos establecimientos que esta familia tiene en la avenida de José Mesa y López encontramos que sus barras ya estaban recibiendo al comensal habitual.

Gourié 41: En Triana, Carlos ya está recibiendo a sus clientes con todos los honores y su barra preparada para apoyar el resto de la sala.

Avenida 74: Al final de Mesa y López, en la zona de Madera y Corcho, esta mezcla de cafetería, restaurante y churrería que ya trabajaba con su terraza e interior, ansiaba recibir al comensal que busca la cercanía de la barra.

Gourmet Experience: Dentro del Gourmet Experience de El Corte Inglés empiezan a abrirse las puertas de los restaurantes que allí se encuentran. Si ya lo hizo Café Regina, con su habitual éxito, ahora es la barra gourmet de la propia casa la que ya levanta el telón, y que no falte su ya imprescindible matrimonio entre champán y ostras.

El Buen Sabor: Li y su equipo llevan mucho tiempo cautivando al comensal que frecuenta el Mercado Central con sus bocadillos de pata, elaborados en los hornos propios que poseen. “Abrir la barra es como el volver a ser nosotros”, confesaba entre risas y ganas por seguir atendiendo a sus clientes.

Dos Hermanos: En Ojos de Garza, este restaurante que ya había vuelto con sus salones interiores, echaba en falta su barra. “Aquí la gente viene muchísimo más a la barra que en el interior, al menos en las horas de mañana, clave para nuestro negocio. Abrirlas no nos trae sólo clientes, nos devuelve la vida”.

La Encina: Con los mejores embutidos ibéricos, Manolo lleva muchos años seduciendo al personal que lo visita de manera habitual, su barra, dividida en dos, tiene algo único que la hace especial.

La Planchita: La plancha que da nombre a esta casa especializada en desayunos y que tantos bocadillos de todo tipo prepara, ya calentaba motores para las personas que se encontraban en su barra, un punto de encuentro que une a empleados y clientes, en esta casa casi todos con su nombre y apellidos debido a la cercanía y fidelidad ganada con el paso de los años.

Vinófilos Triana: Por si fuera poco decir que esta es la barra con más vinos de toda Canarias, con más de 50 referencias semanales diferentes por copa y 800 por botella a disposición de su clientela, sus tapas en forma de cocina elaborada en casa pero también de una selecta selección de quesos, embutidos y productos premium, hacen de la visita una experiencia única en la isla a cualquier hora del día.

Valentina: No son muchas las vermuterías que encontramos en la ciudad, y aquí se trabaja no sólo con una amplia carta de vermús a disposición del comensal, sino con tapitas que ejercen de complemento perfecto para disfrutar sólo o en compañía de otros. Si a ello le añadimos el valor de encontrarse en el entorno cercano a la Playa de las Canteras, pues no hay excusa para pasarse a partir de este viernes 12 de junio, día de su reencuentro con sus clientes y amigos.

Gambrinus Puerto: Poco se puede decir de uno de los restaurantes con más tradición de la isla, donde los hermanos Manolo y Miro Bouzón levantan la persiana este jueves 11 de junio, tanto en barra como en sus respectivos salones, siempre con la búsqueda de la excelencia a través de la mejor materia prima y el servicio más personalizado.

A una semana vista de la ya tan cacareada desescalada total, donde si todo transcurre con normalidad y sin sustos entraremos en la mal llamada nueva normalidad, seguiremos durante dos jornadas más llevándoles distintas propuestas que nos lograrán alcanzar la meta marcada con nuestros #150HosteleríaPorFogones. Para seguir informados de todo lo que se mueva en nuestra gastronomía, les invitamos a que nos sigan por Facebook, Twitter e Instagram bajo los nicks de @PorFogones y @AlaHoradeComer.

Etiquetas
Publicado el
10 de junio de 2020 - 23:08 h

Descubre nuestras apps

stats