Las cadenas hoteleras, grandes valores de la gastronomía de calidad en el sur de Gran Canaria

Los Guayres

En estos días que todos estamos hablando de FITUR y las acciones que han llevado a cabo en Madrid para dar a conocer las bondades de toda Canarias, vamos a adentrarnos un poco en el avance silencioso pero firme y seguro que la oferta gastronómica está teniendo en el sur de la isla de Gran Canaria.

El sur de Gran Canaria históricamente nunca ha sido una zona que destaque por su gran gastronomía, más bien todo lo contrario porque en el pasado abrieron muchos restaurantes que más bien invitaban al cliente del hotel a quedarse en él con el todo incluido que a salir a descubrir la gastronomía local. Y ya si hablamos del residente, huíamos de ello como de la peste, para qué andarnos con paños calientes cuando sabemos que es así. 

Pero todo cambia gracias a la apuesta de profesionales del sector que quisieron dar un paso adelante y transformar sus pequeños restaurantes, a los que después se han sumado con una fuerza inusitada las cadenas hoteleras de la zona, conscientes cada vez más de que el cliente de sol y playa que hemos tenido siempre ya busca algo más, y el turismo gastronómico es un buen camino.

En la Guía Michelin 2020 entraron por la puerta grande recuperando el brillo de las Estrellas Michelin para Gran Canaria los restaurantes Aquarela y Los Guayres. Ambos pueden ser la punta de lanza de este cambio de tendencia que está arrastrando tras de sí a otros hoteles de la zona. Y eso debe ser motivo de orgullo, pero ojo, también de presión a la hora de seguir avanzando en búsqueda de mejorar día a día, como siempre me gusta decir, la estrella no es una meta, es un paso más en el camino que obliga e implica aún más esfuerzo para conservarla.

Y ahora Gran Canaria vive ese momento de eclosión de calidad e interés en varios restaurantes ubicados dentro de hoteles en el sur de la isla, a los que hay que quitar el estigma de que son “para los clientes del hotel” y atreverse a cruzar las puertas simplemente para ir a cenar bien en un sitio diferente. Este es un gran momento para el público local a la hora de dar ese paso. 

Empezamos este recorrido con Cordial Hoteles, que no solo tiene su estrella brillando con el chef Alexis Álvarez en Los Guayres, ya que en el Resort Santa Águeda (El Pajar) podemos encontrar el restaurante Refectorio de Ágata, con una estupenda selección de carnes a la brasa a disposición del comensal de jueves a domingo. En estos días se ha inaugurado el Perchel Beach Club, donde encontramos el Nami Sushi Bar, asesorado por uno de los mejores cocineros de cocina japonesa que tiene Canarias, Tadashi Tagami, que obtuvo en su momento el reconocimiento de la Estrella Michelin en el cerrado ya, Kazán (Santa Cruz de Tenerife). 

La Aquarela está ubicado en el interior de unos apartamentos de Patalavaca donde Germán Ortega afronta este 2022, con mucha ilusión y ganas de seguir avanzando, pronto conoceremos su nuevo menú del año. Pero Gregorio Fernández, propietario del negocio, siempre ha sido un hombre de restauración y hostelería, que también gestiona el Restaurante 222º, ubicado en el Radisson Blu Hotel Gran Canaria y que con su jefe de cocina, Mikel González Asiain, lleva tiempo trabajando platos con producto local sin dejar de mirar nuevas técnicas de cocina que aseguran disfrute máximo y con un menú muy asequible de precio. Pronto tocará visitarlo para conocer más en profundidad pero es muy interesante lo que muestran en su Instagram, @222swbarandgrill.

En Playa del Inglés lleva años deslumbrando Manolo Vilariño y su Grupo Tambara, que de la mano de Satocan tienen en el hotel Marina Gold uno de los mejores restaurantes de la isla, La Palmera Sur. Pero lejos de conformarse, el grupo ya tiene abierto su restaurante El Puerto (playa de Puerto Rico) y también Sidecar (en el hotel Salobre Resort), cualquiera de los tres son garantía segura de calidad y producto. Un imprescindible del sur de Gran Canaria.

También en Playa del Inglés se encuentra el restaurante 360º en lo alto del hotel Bohemia Suits & Spa, y anexo al mismo se encuentra el que está considerado uno de los mejores bares de Canarias, con Raimondo Palomba liderando y deleitando a todos en la barra del Atellier Cocktail Bar.

La cadena Gloria Palace tiene a su Gorbea en San Agustín como punta de lanza, al que sus propietarios quieren seguir dándole armas para crecer en sintonía con la nueva línea que el pasillo de restauración creada en el Centro Comercial The Market en Puerto Rico, donde también encontramos un restaurante como el Blossom, que también está haciéndolo muy bien. 

Y de este grupo podemos encontrar otra de las aperturas más interesantes en los últimos meses en el sur de Gran Canaria, Palo Cortado (ubicado en el interior del hotel IFA Faro Maspalomas, Lopesan), con una oferta basada en la que ya llevan tiempo triunfando en Marbella e Ibiza, producto, brasa, cocktails y elegancia por los cuatro costados. Próximamente verá la luz dentro del mismo hotel un proyecto que posicionará a la isla en el foco internacional de aquellos que buscan un ocio de calidad sobresaliente, Blue Marlin (el de verdad, no otros que se han aprovechado del nombre sin tener nada que ver).

Ya hemos visto que Lopesan ha apostado fuerte en su línea IFA, pero también en lo que son las grandes joyas de la corona, los hoteles ubicados en Meloneras. En el Baobab ya ha vuelto a abrir Akara, el Villa del Conde sigue con Ovo y algunos proyectos sobre coctelería que prometen mucho. Pero si nos centramos en el recientemente reabierto Costa Meloneras, parte del corazón de todos los grancanarios, encontramos un incombustible como es El Churrasco Meloneras, al que próximamente se le sumará en el local de enfrente, Kabuki Meloneras, que se encuentra acometiendo las reformas pertinentes para ello, con el chef grancanario David Rivero, que mantuvo la Estrella Michelin en Kabuki Abama durante los últimos años. 

Para hacer boca y que la espera sea más llevadera, el mismo grupo tiene ya abierto Nihao, con una fusión de cocina asiática, predominantemente china, como protagonista de la misma.

Sin duda alguna, el sur de Gran Canaria ha puesto la directa lanzando una oferta gastronómica de calidad con nombres y propuestas contrastadas. 

No puedo dejar de pensar en lo que para la isla significaría lo que un nombre como Dani García podría aportar con conceptos como el de Leña o Lobito de Mar, que dentro de sus planes de expansión por todo el mundo, tendría en la isla un público y mercado más que asegurado. Ojalá algún día llegue ese encuentro, que ahora no es más que un sueño del que les escribe, porque si de algo adolece el sur de Gran Canaria es de una gran oferta de arroces de calidad, y por supuesto, de una brasa que mire al mar, algo totalmente inconcebible en una isla, pero que es ya por desgracia una tónica en toda Canarias.

Si les apetece, pueden seguirnos en Instagram, Twitter y Facebook bajo los nicks de @porfogones y @javiers_gastro.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats