eldiario.es

Menú

Drag Bolívar para denunciar la devaluación de la moneda venezolana

"No hubiese podido pintar los billetes si la moneda no estuviese tan devaluada", asegura Filomena de Martino

El objetivo de intervenir en los billetes también es normalizar el movimiento transexual de forma creativa

- PUBLICIDAD -
Bolívar travestido

Bolívar travestido EFE/Ramón de la Rocha

La imagen de Simón Bolívar, el liberador de América que logró la independencia de Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela, se convierte en drag queen de sugerentes labios rojos y cuidadosas cejas perfiladas en un billete de cien bolívares -0,00074 euros- transformado en arte para denunciar la devaluación de la moneda venezolana.

La responsable de travestir esa imagen, la estudiante de artes Filomena de Martino explica en una entrevista a Efe que a través de su obra, en la que transforma a los personajes masculinos de los bolívares en mujeres, también quiere normalizar y visibilizar el movimiento transexual.

Su técnica consiste en dibujar con lápices de colores sobre los rostros que aparecen en los billetes de 100, 50, 20, 10, 5 y 2 bolívares, que pasan a mostrar drag queen de distintos estilos, desde una latina a otra con maquillaje y ropa con reminiscencias burlesques.

Todos a excepción de Luisa Cáceres de Arizmendi, considerada la heroína de la independencia venezolana, cuya imagen aparece impresa en el billete de 20 bolívares.

En este caso, la joven artista nacida hace 21 años en Caracas (Venezuela) ha decidido disfrazarla en un acto reivindicativo en un hombre, ataviada con un sombrero de ala corta, con bigote y tatuajes en el cuello.

Filomena de Martino, quien desde hace tres años vive en Tenerife, donde planea comenzar el próximo curso el grado de Bellas Artes, comenta que detrás de las imágenes hay contenido político pues, de lo contrario, no habría desarrollado su obra en esta dirección.

"No hubiese podido pintar los billetes si la moneda no estuviese tan devaluada", asegura la artista, quien traviste los billetes para reclamar un cambio político en su país y, al mismo tiempo, exaltar un feminismo que defienda la igualdad de los transexuales.

Para ello, también pinta sobre un billete de 50 bolívares -0,00037 euros-, en el que aparece un irreconocible Simón Rodríguez con un peinado de los años 50 que parece fijado con laca para marcar las ondas de su pelo color rosado.

La estudiante de artes Filomena de Martino

La estudiante de artes Filomena de Martino EFE/Ramón de la Rocha



El filósofo venezolano y mentor de Simón Bolívar mantiene sus gafas circulares al tratarse de una drag de edad avanzada a la que, por este motivo, ha arreglado con un collar de diamantes y una sombra de ojos de colores violáceos en sintonía con su llamativo tinte del pelo.

Su imagen contrasta con la de Bolívar, quien luce una imagen más latina que recuerda, según de Martino, a las mujeres que suelen aparecer en los vídeos de reggaeton, aunque algo más recatada al llevar el cuello de su camisa alto.

En resumen, el de Bolívar se trata de "un look hortera pero glamouroso" adornado por un lunar encima de la comisura del labio y una gran argolla plateada en el lóbulo de una de sus orejas.

Aunque todavía no ha tenido la oportunidad de exponer su trabajo, su serie de seis billetes travestidos ha sido compartida en Facebook por más de 1.100 usuarios, destaca Filomena de Martino, quien se reconoce una gran admiradora del reality americano RuPaul's Drag Race en el que las drag compiten.

También se reconoce fascinada por la gala de la drag queen de Las Palmas de Gran Canaria, a la que por el momento no ha podido asistir, lamenta la artista, quien suele llevar un maquillaje en el que exalta con eyeliner sus ojos como suelen hacer las "reinonas".

Estilo que ha extrapolado a los bolívares, sobre todo al de 10 bolívares -0,000074 euros-, en el que Guaicaipuro, un héroe de los pueblos indígenas, posa con varios tonos de colores en los párpados y una cuidadosa línea que acentúa su mirada y que compite por llamar la atención con las plumas de su tocado.

El objetivo de intervenir en los billetes es normalizar el movimiento transexual de la forma más creativa que se le ocurrió, señala de Martino, quien denuncia que en Venezuela hay muchas personas transexuales que, empujadas por el rechazo social, se ven obligadas a prostituirse.

Asimismo, lo hace porque, como feminista que es, considera que tiene que apoyar a otro tipo de personas que por su condición puedan estar pasándolo mal.

"Al ser mujer puedo entender por qué una persona gay se puede sentir rechazada", afirma la creadora, quien opina que un homosexual es rechazado solo porque aparenta ser más femenino, lo que a su juicio viene de la misoginia.

Por todo ello, no cree que ridiculice al militar venezolano conocido como Negro Primero cuando le borra la barba y lo viste con un vestido rojo de volantes similar al que llevan las santeras cubanas.

Tampoco cuando le colorea los labios de azul a Francisco de Miranda, considerado el precursor de la emancipación americana contra el imperio español.

De esta forma demuestra que todos los hombres se pueden hacer mujer, de hecho, agrega, muchas drag son heterosexuales y tienen hijos, por lo que ni siquiera tiene que ver con su sexualidad.

A su juicio, vestirse de mujer es divertido y así es como debería de considerarse y como cree que sus seguidores de Facebook lo han visto, puesto que, en líneas generales, valoraron el arte antes que el símbolo.  

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha