Canarias es la única comunidad que no informa sobre la evolución de la variante británica

Personal trabajando con test para detectar el coronavirus. EFE/Cabalar/Archivo

Canarias es la única comunidad que no detalla la evolución de la variante B.1.1.7 del coronavirus, detectada por primera vez en el Reino Unido y que ya es predominante en España. Según el último informe semanal del Ministerio de Sanidad sobre la Actualización de la situación epidemiológica de las variantes de SARS-CoV-2, esta cepa ya representa el 98,8% de los casos diagnosticados en Asturias, el 96,1% en Navarra y el 94,8% en las Comunidad Valenciana.

En todas las autonomías el dato no cae por debajo del 60%. Es decir, dos de cada tres contagios de COVID-19 en el país, mínimo, son de la variante B.1.1.7. Sin embargo, del Archipiélago no se puede decir lo mismo, ya que hasta el momento no se han reportado las cifras.

La información aportada por la Consejería de Sanidad del Gobierno regional se resume en un par de notas de prensa y una declaración del consejero Blas Trujillo. El 26 de enero de 2021 el Ejecutivo autonómico informó que el servicio de Microbiología del Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria y el área de Genómica del Instituto Tecnológico y de Energías Renovables (ITER) habían detectado 49 muestras de la cepa británica. Trujillo, por su parte, afirmó el 23 de febrero que el Archipiélago localizó 159 casos de esta naturaleza entre las 821 examinadas desde el 18 de enero al 22 de febrero. Según las fuentes consultadas por esta redacción, la penetración de la variante B.1.1.7 en Canarias en marzo era del 40%. Ahora podría ser semejante a la del resto de comunidades, entre el 70 y 80%. Por ahora no se han publicado los datos, dicen, por problemas informáticos. Se espera que en los próximos días se hagan oficiales.

Sanidad explica que la cepa B.1.1.7 tiene el siguiente impacto potencial para la salud pública: aumento de transmisibilidad, posible incremento de la letalidad, escaso efecto sobre la inmunidad y ligera reducción de efectividad vacunal. Además, agrega que es predominante en Europa y otros países como Israel.

En el Reino Unido, donde se descubrió por primera vez esta variante, la transmisión del coronavirus se ha reducido desde principio de año. El sistema británico de salud llegó a notificar alrededor de 800 casos por millón de habitantes los primeros días de enero, cuando circuló por el país el riesgo de colapso hospitalario. Pero las duras medidas de protección impuestas por el Gobierno de Boris Johnson, con un cierre a cal y canto de varios servicios no esenciales, como la hostelería, han permitido doblegar la curva. Reino Unido ha contabilizado este 10 de abril, según datos de Our World in Data, 24,17 infectados por millón de habitantes, lo que confirma que la tasa de incidencia de la cepa B.1.1.7 puede ser erradicada con las medidas de prevención y control de la enfermedad.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats