Puertito de Adeje

Expropiar por 12.000 euros para vender villas de hasta tres millones: el nuevo macroproyecto turístico en Tenerife

Imagen del proyecto de Cuna del Alma junto a la playa del Puertito de Adeje

Natalia G. Vargas

Santa Cruz de Tenerife —

8

Juan Francisco Galindo y su familia tienen desde hace casi 80 años una nave en el Puertito de Adeje. Esta propiedad, que primero se utilizaba para empaquetar plátanos, pasó a ser con el tiempo un lugar de encuentro familiar. La edificación, situada a pocos metros de la playa, se ve ahora amenazada por un macroproyecto turístico de lujo que pretende ocupar 650.000 metros cuadrados en una de las pocas zonas sin construir que quedan en el sur de Tenerife. La obra, paralizada por el momento, cuenta con una inversión inicial de 350 millones de euros de dos familias belgas y pretende edificar 420 viviendas. Sin embargo, la cifra que la promotora de Cuna del Alma ha ofrecido a Juan Francisco por expropiar su nave no supera los 12.668,31 euros. 

Tenerife se atrinchera en el cemento y se adentra en un reloj de arena climático

Tenerife se atrinchera en el cemento y se adentra en un reloj de arena climático

La nave mide 63 metros cuadrados y está junto a la costa, en un punto estratégico para el proyecto. “A mi familia no le sobran los terrenos ni el dinero para regalar lo del Puertito por 12.000 euros y que así el promotor pueda ofrecer una playa semiprivada a sus clientes y residentes”. Para Juan Francisco Galindo, la primera opción es no vender y conservar su propiedad, pero en caso de tener que entregarla, exige una compensación justa. 

Mientras tanto, el precio de las estancias que oferta la promotora oscila entre los 480.000 y los tres millones de euros. Hasta el momento, hay cuatro tipos de alojamientos disponibles. El primero de ellos es un conjunto de apartamentos “en primera línea y con piscina privada”. Los de una sola habitación cuestan 591.932 euros. Los de tres, 1.952.500 euros. Las casas independientes con piscina privada tienen un precio de entre 485.255 y 731.880 euros. Las villas de menor tamaño con piscina cuestan 1.271.800 euros. Por último, las villas residenciales, que también tienen piscina, alcanzan los tres millones de euros.

A poca distancia de la nave de Galindo está la tienda de Paris Manganell. La empresa de este vecino de Adeje ofrece excursiones guiadas para observar cetáceos y también alquila kayaks para que los visitantes puedan recorrer la costa del Puertito. Pocas semanas después de que se colocara la primera piedra de Cuna del Alma, Paris cerró su comercio. 

Las pérdidas ocasionadas por la crisis económica provocada por la COVID-19, así como la incertidumbre por no saber qué pasará con su local cuando avance el proyecto, han llevado al vecino a tomar esta decisión, tal y como ha explicado a este periódico. “La bahía del Puertito y su increíble flora y fauna deben estar protegidas. Por favor, entren en razón antes de cometer semejante disparate”, exige.

Por el contrario, la presidenta de la Asociación de Vecinos, Mari Luz Galindo, ha reiterado en distintas entrevistas radiofónicas que los habitantes “están muy tranquilos” porque el proyecto respetará sus casas y la playa. En este sentido, la plataforma Salvar el Puertito ha señalado al alcalde de Adeje, José Miguel Rodríguez Fraga, de articular una “red clientelar” que le permite “no encontrar oposición vecinal a sus disparates urbanísticos”. La plataforma ha hecho referencia en un comunicado a una información publicada en el diario Público en la que se asegura que el Ayuntamiento ha pagado más de 40.000 euros en contratos menores a la empresa en la que trabajan la líder vecinal y su marido.

El turismo de calidad y el turismo de lujo

El profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria Matías González explicó en una entrevista a este periódico que es habitual confundir el turismo de calidad con el turismo de lujo. “El lujo es un atributo cultural relacionado con una minoría que quiere hacer cosas que están al alcance de unos pocos, pero tenemos que pensar si este es el turismo que nos interesa para alcanzar un desarrollo más sostenible”. “¿Qué pasa cuando el turismo de lujo pasa por destruir un ecosistema natural con una construcción de miles de metros cuadrados?”, cuestiona el experto.

Esta destrucción es la que llevó a miles de personas a salir a la calle el pasado 11 de junio bajo el lema Salvar Tenerife. Después de paralizar el hotel de La Tejita y el puerto comercial de Fonsalía, que amenazaba al único santuario de ballenas de Europa, científicos y activistas insisten en el impacto ambiental del proyecto Cuna del Alma. Esta obra se realizará entre una Zona de Especial Conservación (ZEC) y un Sitio de Interés Científico (SIC). Algunas de las especies que habitan esta zona son las tortugas verdes y las tortugas bobas.

“El proyecto del Puertito de Adeje ha puesto de manifiesto que la biodiversidad les importa muy poco”, criticó en la rueda de prensa de presentación de la manifestación Eustaquio Villalba, portavoz de ATAN (Asociación Tinerfeña de Amigos de la Naturaleza). “La isla está colapsada. Queremos evitar que siga siendo degradada con tanta intensidad y perseguir un cambio de modelo económico que haga compatible la calidad de vida de los habitantes con la conservación del medio natural. Tenemos una presión demográfica intensísima, pero nuestros políticos se alegran de que cada vez vengan más turistas a visitarnos”, apuntó Villalba. 

El 31 de mayo, la posible presencia de restos arqueológicos en la zona donde ya habían comenzado las obras de Cuna del Alma hizo que el Cabildo de Tenerife anunciara la paralización cautelar del proyecto. Una denuncia presentada por la Asociación Patrimonial Tegüico ante la corporación insular hizo que esta realizara una inspección. Después de esta visita, se concluyó que no se disponía del estudio patrimonial. Un documento que la promotora había presentado al Gobierno de Canarias, pero no ante el Cabildo.

La asociación ecologista Salvar La Tejita también presentó una denuncia ante la Agencia de Protección del Medio Natural del Gobierno de Canarias alegando que las obras para urbanizar el Puertito de Armeñime generan un “daño irreparable” sobre las especies protegidas que hay en la zona. Entre ellas, los cardones. En algunas imágenes que han difundido los científicos en las redes sociales se observa cómo las palas de construcción amontonan numerosos cardones en montañas para allanar el terreno donde se instalarán las villas de lujo. 

Por su parte, el Ayuntamiento de Adeje rechaza hacer declaraciones sobre el tema. Unidas Podemos ha comunicado que el partido solicitó sin éxito información sobre Cuna del Alma a la corporación municipal, liderada desde hace 35 años por el socialista Rodríguez Fraga.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats