Un fraude en los programas de televisión de una productora canaria obliga a retirar varios audímetros en el Archipiélago

Pedro Guerra, administrador único de Etiazul, durante un programa de Confesiones.

Carlos Sosa


3

La responsable oficial de la medición de audiencias de televisión en España, la multinacional Kantar Media, ha iniciado la retirada de varios audímetros en Canarias al detectar lo que llama “comportamientos extraños” en sus usuarios a favor de los programas de una sola productora local, Etiqueta Azul Producciones (Etiazul), emitidos desde 2019 hasta junio pasado en la televisión pública de Canarias, han confirmado a este periódico fuentes autorizadas del ente público Radio Televisión Canaria (RTVC). 

La denunciante del acoso laboral y el delito sexual en la Radio Televisión Pública de Mogán se ratifica ante el juez

La denunciante del acoso laboral y el delito sexual en la Radio Televisión Pública de Mogán se ratifica ante el juez

Esta reacción de Kantar Media responde a las llamativas audiencias que venían alcanzando los programas producidos por Etiazul, que podrían haberse obtenido de forma fraudulenta a través de dos o más audímetros (los medidores instalados en los hogares que sirven de muestra) mediante la introducción de datos falsos referidos a los “invitados” presentes en esos hogares el momento en el que se emitían los espacios de la productora investigada. Cada audímetro permite a sus usuarios (panelistas) sumar a los integrantes de la casa un total de 16 invitados, ocho de cada sexo, y se estima que los audímetros detectados introducían diez personas cada uno de ellos cuando sintonizaban los programas de Etiazul.

Pedro Guerra, administrador único de Etiazul, ha declinado ofrecer su versión a este periódico. No ha contestado a una llamada telefónica, a un mensaje de WhatsApp y a dos correos electrónicos en los que se le envió un cuestionario.

Un grupo de productoras audiovisuales canarias había alertado meses atrás a la dirección de la cadena acerca de esos datos sospechosos de audiencias que presentaban todos los programas de Etiazul. A partir de esas denuncias, las investigaciones promovidas hace unos meses por la televisión pública de Canarias han concluido con la confirmación de la existencia de un presunto fraude en las audiencias que presentaban exclusivamente los programas que ha venido produciendo esa productora desde 2019: 20 años contigo, Favoritos, Aquí la tele y Confesiones. Etiazul es la misma productora que se benefició de contratos a dedo fraccionados y encadenados para explotar durante casi dos años la Radio Televisión Pública del Ayuntamiento de Mogán (Gran Canaria) y la misma sobre la que pesa una denuncia por acoso sexual y laboral contra su director, Gregorio Guerra, hermano del administrador único de la mercantil, Pedro Guerra, presentador y productor ejecutivo de Confesiones. 

Las investigaciones de Televisión Canaria fueron puestas en conocimiento de Kantar Media, que, tras las oportunas averiguaciones, ha decidido sacar de su sistema de mediciones los audímetros que han contribuido a esos datos anómalos. La auditora no ha comunicado con exactitud el número de audímetros a retirar ni su ubicación, aunque los expertos consultados por este periódico coinciden en que deben ser más de dos y estar en ambas provincias canarias porque los resultados obtenidos por los programas de Etiazul han sido geográficamente homogéneos.

La ventaja fraudulenta a favor de Etiazul se remonta al mismo momento en el que esa productora empezó a trabajar para Televisión Canaria, según han confirmado las fuentes consultadas. Esto ocurrió en 2019, bajo la dirección del anterior equipo comandado por Juan Carlos Naranjo Sintes, designado por el Gobierno de Coalición Canaria. El programa 20 años contigo, que se emitió en el último tramo de ese año, tuvo registros escandalosos con un incremento de más del 295% entre la audiencia lineal y la audiencia con invitados. Por ejemplo, el programa emitido el 27 de septiembre de 2019 pasó del 2,1 al 8,3 de cuota gracias a los “invitados”, y el del 20 de septiembre alcanzó un 2,4 de media lineal y un 7,2 con invitados (200%). Pero otro formato que también le fue contratado a Pedro Guerra ese año, Favoritos, experimentó en su emisión del 27 de diciembre un incremento del 225%, del 2,8 al 9.1 de cuota. Este espacio pasará a la historia de la cadena por un dato imposible: siete de cada diez espectadores que cosechó eran “invitados”.

Esa dinámica de presunto dopaje con invitados se ha venido manteniendo a lo largo del tiempo de manera constante. El Confesiones del 1 de noviembre de 2021, por ejemplo, saltó del 3,2 al 9,3 (un 190,6% de incremento); el del 22 de ese mismo mes, se alzó con un 8,8 partiendo de un lineal del 3 (un 193% más), y el del 29 pasó del 4,1 al 9,9. 

El último Confesiones, emitido el pasado 29 de junio y dedicado a glosar la figura de Alfredo Kraus a través de una entrevista a su hija Patricia, cosechó un 9% de cuota de pantalla cuando la audiencia lineal, es decir, sin invitados, sólo alcanzó un 3,8. Este último dato también queda ahora en entredicho ante la evidencia de que se utilizaban audímetros manipulados para alcanzarlo.

Pero Etiazul no solo ha venido produciendo para Televisión Canaria programas con hueco estable en la parrilla, como Confesiones, Aquí la tele, y anteriormente, Favoritos y 20 años contigo. Estos últimos años han sido un clásico en la programación de esa cadena “especiales” con motivo del Día de Canarias mediante diversos formatos. En mayo de 2021 se emitió desde La Gomera un debate entre el presidente actual y todos los expresidentes vivos de Canarias bajo el título de 485 Días. Ese espacio alcanzó, según Kantar, un 8,6 de audiencia, que en realidad partía de una medición lineal sin invitados, pero con esos audímetros remando a favor, del 5,4. 

El Día de Canarias de 2022, Etiazul propuso y se le contrató un encuentro entre los presidentes de cabildos y el presidente regional  bajo el título de La nueva cumbre, emitido el pasado mes de mayo. En este caso, la audiencia registrada fue del 8,8, que sin invitados quedó tan solo en el 3,6.

Todos estos datos –tanto el resultado final de cada programa como el resultado lineal- quedan ahora descatalogados al verificarse por parte de la medidora de audiencias que partían de audímetros controlados por Etiazul, tanto para marcar durante su emisión a los miembros de la unidad familiar como añadiendo invitados para engordar también ficticiamente la audiencia.

Los dos últimos programas de Etiazul estables en la parrilla de TVC han sido Aquí la tele y Confesiones. El primero ha tenido un coste por capítulo de más de 35.000 euros, y el segundo, de más de 19.000. Las seis temporadas de Confesiones, por lo tanto, han costado a la cadena pública casi 1,5 millones de euros, mientras que Aquí la tele ronda el millón de euros en las dos temporadas emitidas. En estos momentos, Etiazul no tiene ningún contrato firmado con RTVC para la producción de nuevos programas, según fuentes oficiales del ente.

Cómo funciona un audímetro

En las Islas Canarias hay instalados alrededor de 420 audímetros, según fuentes del sector. Su gestión se encomienda a usuarios particulares (panelistas), sin vinculación con el mundo de la televisión o de la publicidad, que son captados por Kantar Media atendiendo a criterios socioeconómicos, de manera que pueda haber una representación lo más amplia posible del territorio en el que se pretenden medir las audiencias televisivas. A cambio de hacerse cargo del audímetro, cada panelista recibe unas contraprestaciones que consisten en acumular puntos canjeables por regalos incluidos en un catálogo muy amplio y variado. A esos usuarios televisivos se les hace firmar un contrato de confidencialidad y de garantía de la integridad y veracidad de los datos que se introducen en el aparato. Cada siete años, Kantar cambia de panelistas.

Cada audímetro está compuesto por un terminal conectado a Internet y un mando a distancia. El terminal va registrando los datos durante el día y los envía cada noche a Kantar. Son los panelistas los que, a través del mando a distancia, van indicando quién está viendo la televisión en cada momento. El mando tiene señalados pulsadores para cada uno de los miembros de la familia o de los habitantes de la casa, de manera que a partir de quién haya introducido sus claves, se registra su sexo y edad y otras variables sociológicas determinantes para describir los perfiles de telespectadores que tiene cada programa. Pero también hay unos pulsadores para indicar el número, el sexo y la edad de las personas invitadas que están viendo la televisión en ese momento a través ese aparato. Según fuentes conocedoras de la auditoría realizada por Kantar Media, los audímetros controlados por Etiazul estaban introduciendo unos diez invitados de los 16 posibles. Y eso ocurría en todos sus programas, y exclusivamente en los programas de Etiazul.

Pero al tratarse de audímetros que se conectaban expresamente para los programas de esta productora audiovisual, su anulación en las métricas equivaldría a que la audiencia lineal, es decir, sin invitados, descendería drásticamente.

El caso detectado en los audímetros ahora expulsados por Kantar Media es insólito en la audimetría española. En la mayoría de los programas la variante “invitados” apenas incrementa unas décimas, si acaso un punto, sobre el dato “sin invitados”. Normalmente se nota ese incremento en grandes acontecimientos deportivos o musicales, como Eurovisión, cuando se congregan alrededor del televisor más personas de las habituales en un hogar.

Las audiencias son datos determinantes para la permanencia de un programa en la parrilla de programación de una televisión, aunque no sea el único factor a tener en cuenta. Pero un programa con el atractivo de un buen dato de share anima a los programadores a colocarlo en las franjas horarias donde hay más personas sintonizando la televisión, de manera que se capte más público para la cadena. Los programas de Etiazul se emitían todos en la franja más importante, la del prime time, a las 22.30 horas.

Nota del autor: La empresa editora de Canarias Ahora, Clan de Medios, tiene intereses en Televisión Canaria por haber sido contratada como productora de programas desde 2020. Este domingo se emitió el último programa contratado hasta la fecha, Informe Trópico. Cada capítulo de este programa tiene un coste de algo más de 22.000 euros.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats