La portada de mañana
Acceder
La ponencia del TC pide sufragar colegios que segregan por sexo
El mapa de la desigualdad de renta por código postal
OPINIÓN | Semana fantástica en el bipartidismo, por Antón Losada

Muere a los 63 años el presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de Canarias, César García Otero

El presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de Canarias, César García Otero

El presidente de la sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), César José García, ha fallecido esta tarde a los 63 años. El magistrado, que estaba casado con Carmen Domínguez, ha fallecido tras una larga enfermedad. ''Deja a su mujer y dos hijos, y un imborrable recuerdo en todos los que estamos vinculados a la administración de justicia en las Islas'', lamentan desde el TSJC. ''García Otero era muy querido por su talante abierto y jovial y muy respetado por sus profundos conocimientos jurídicos'', añaden.

El magistrado nació en Oviedo y llegó a Las Palmas en el año 1990. Desde entonces, cubrió distintos destinos en la capital de Gran Canaria. Primero en la jurisdicción penal, y. después en la jurisdicción contencioso administrativa.

Su primer destino fue el Juzgado mixto de Nules (Castellón). Más tarde fue destinado al Juzgado de lo penal número 5 de Las Palmas y fue el primer juez que desplazó una comitiva judicial a las islas de Lanzarote y Fuerteventura.

La clase judicial de Las Palmas está ''desolada por la noticia'', porque a pesar de la gravedad de su enfermedad se confiaba en que podría recuperarse. El duelo tendrá lugar en el tanatorio de San Miguel a partir de las 10.00 horas de este domingo.

Prestigioso jurista y buen compañero

La Presidencia del TSJC ha lanzado un mensaje para despedir al jurista: ''A poco de llegar, sus cualidades personales y humanas le hicieron ser apreciado más allá de su labor judicial, integrándose ampliamente en la vida social canaria''. Su prestigio jurídico se amplió con la docencia universitaria, impartiendo clases en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

Sus ponencias en la Sala de Gobierno del TSJC ''eran ejemplo de rigor jurídico y buen sentido''. ''Era especialmente querido por sus compañeros, por esas cualidades humanas que eran semejantes a su nivel profesional. Su firmeza y compromiso llegó hasta el punto de seguir en activo hasta pocas semanas antes de su fallecimiento, sobreponiéndose a la enfermedad''.

''Su pérdida, aún previsible por la evolución de la dolencia estos últimos días, ha afectado mucho a su entorno profesional, donde era tan querido como persona y respetado como jurista y compañero'', apuntan desde el TSJC.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats