La portada de mañana
Acceder
El Supremo quiere juzgar a Puigdemont por terrorismo "de baja intensidad"
La industria de la carne lleva años pagando para bloquear políticas climáticas
Un paso más del Supremo contra la ley de amnistía. Opina Javier Pérez Royo

Una campaña de profesionales tinerfeños de la cultura contra el museo de réplicas de Rodin recibe más de 1.300 apoyos en 24 horas

Fachada del museo Rodin en Paris con la bandera canaria, francesa y española, el pasado 15 de octubre de 2021, cuando el alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, visitó el Museo Rodin en París

Europa Press

2

Un grupo de personas vinculadas al arte y la cultura han lanzado una campaña de recogida de firmas en la plataforma change.org, que lleva más de 1.300 apoyos en 24 horas, para rechazar la “injustificable” inversión de 16 millones en el llamado museo Rodin de Santa Cruz de Tenerife.

Según los promotores de la iniciativa, esta operación “no esconde más que la compra de una serie de reproducciones del escultor francés autorizadas por el museo que lleva su nombre en París” y se ha justificado en base a un estudio económico “exento de rigor que ofrece unas estimaciones del retorno económico del museo tan exageradas que resultan fantasiosas”.

Así, señalan que “una estimación más realista y atenta al sector tendrá que asumir que se tratará de una inversión a fondo perdido y que la institución resultante requerirá de repetidas inversiones para permanecer abierta”.

Además, prosiguen, “dado que no existe relación alguna entre Santa Cruz de Tenerife y la figura de Rodin, dicha inversión no contribuirá a la construcción de un reclamo turístico coherente, entendiendo así que no existen argumentos económicos que justifiquen esta operación”.

En el plano cultural apuntan que un museo requiere de un plan museístico “serio” que determine su función patrimonial, investigadora, educativa y sobre todo, su función social en relación al contexto en el que se inscribe.

“No sólo no ha habido ningún intento por parte del Ayuntamiento de elaborar un proyecto museístico en este caso, sino que ningún especialista justificaría la relevancia de este museo para la ciudad”, comentan.

En esa línea insisten en que el “elevadísimo” presupuesto que se pretende destinar a la compra de estas esculturas es “totalmente desproporcionado” en relación a los presupuestos anuales que el Ayuntamiento ha destinado a cultura históricamente.

Sin duda, detallan, “en un momento de crisis económica global este enorme gasto tendrá un efecto negativo sobre el tejido cultural de la ciudad, no sólo yendo en detrimento de instituciones culturales mucho más enraizadas en ésta, sino impidiendo también la aparición de nuevas iniciativas con más sentido y calado social”.

Apuntan también que el Museo Rodin de París ha declarado abiertamente su intención de superar la crisis económica causada por la covid aumentado el número de esculturas que pone a la venta y abriéndose a “mercados emergentes” de tal manera que “cuantas más reproducciones y más 'museos Rodin' circulen por el mundo, menor será el atractivo y valor de estos”.

De esta forma, entienden que Santa Cruz de Tenerife “merece algo más que el gesto provinciano e ignorante de intentar comprar su imagen cultural con una franquicia”, apuntando también que “el Ayuntamiento demuestra con este gesto su falta de respeto por la cultura local en particular y la producción artística contemporánea en general, denigrando la imagen de ambas” para proyectar a la capital “como una ciudad incapaz de producir una cultura propia”.

Asimismo señalan que el Museo Rodin de París está actualmente embarcado en un juicio que podría forzarle a devolver los escaneados 3-d de las esculturas que aloja en el dominio público, “es decir, es posible que, si pierde el juicio, unas esculturas por las que el Ayuntamiento de Santa Cruz pretende pagar 16 millones de euros puedan ser producidas por cualquiera sin necesidad de pagar una licencia”.

Con todo, indican que Santa Cruz de Tenerife merece mejores infraestructuras culturales “pero el supuesto museo Rodin no es tal cosa, sino un costosísimo capricho político que dañará irremediablemente tanto la capacidad de apoyar el tejido cultural de la ciudad como la imagen cultural de ésta en el exterior”.

“Creemos que una inversión así no puede imponerse por la voluntad única de un alcalde cuando la oposición pública es tan sonora y los argumentos a su favor tan endebles. Exigimos la paralización inmediata de este disparatado proyecto”, concluye la propuesta.

Etiquetas
stats