Plan Rector del Teide

El Cabildo de Tenerife propone cambiar el PRUG del Teide para que haya hasta 3.000 colmenas

Varias colmenas y un apicultor en el Teide

Europa Press

0

El consejero de Agricultura, Ganadería y Pesca del Cabildo de Tenerife, Javier Parrilla, ha trasladado a las asociaciones apícolas las cinco alegaciones que el servicio técnico de Calidad y Valorización Agroalimentaria ha presentado al Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional del Teide (PRUG) y que incluyen que las colmenas pasen de 1.200 a 3.000.

Un uso más restringido pero con turismo masivo: Tenerife decide el futuro del Parque Nacional del Teide

Un uso más restringido pero con turismo masivo: Tenerife decide el futuro del Parque Nacional del Teide

Parrilla recordó en la Mesa Insular de la Apicultura que esta actividad “es un aprovechamiento tradicional practicado en el Parque Nacional del Teide desde hace siglos. Por eso, la defensa de la trashumancia apícola y la no reducción del número de colmenas en los espacios naturales protegidos es irrenunciable”.

En su opinión, “el sector atraviesa en estos momentos una fase de madurez, por lo que puede existir un crecimiento moderado y no perjudicial, así que, si tenemos que poner un número, hagámoslo pensando en el futuro”.

Desde el área se propone, además, eliminar la distribución rotatoria de las colmenas, la consideración de la apicultura como parte del valor cultural material e inmaterial del parque nacional y su introducción en el catálogo de bienes culturales existentes.

“Estamos ante un aprovechamiento enormemente tradicional, y los siglos de convivencia en este espacio natural, evidencian su capacidad para conservar el medio”, abundó.

Asimismo, se propone la creación de un marco de colaboración y cooperación con las asociaciones y representantes de los colectivos vinculados con los aprovechamientos tradicionales, pudiendo incluso crear una comisión sectorial de seguimiento.

El consejero también presentó las líneas de la nueva estrategia de desarrollo del sector apícola insular, un programa de medidas con el que se pretende dar respuesta a los problemas estructurales y sanitarios del sector, fomentar la profesionalización, la conservación de las poblaciones de polinizadores y sus hábitats e impulsar la investigación.

Parrilla explica en una nota que el objetivo es colaborar con todas las asociaciones de la isla para generar un documento consensuado que permita poner en marcha un Plan Estratégico en Defensa de la Apicultura.

“Hoy hemos presentado nuestro borrador al sector y ahora, de lo que se trata, es de que las distintas asociaciones lo estudien y realicen todas las aportaciones y modificaciones que consideren necesarias”, comentó.

Una vez analizado, el consejero insular adelanta que se celebrarán tres mesas de trabajo, la primera en septiembre, para terminar de definir el documento y llevarlo a pleno para su aprobación definitiva.

El responsable insular, por su parte, recordó que la apicultura impacta de manera transversal en la cadena productiva del sector agrícola y de conservación de la biodiversidad, “así como en las políticas agrarias que el Cabildo desarrolla, de ahí la necesidad de sentar las bases de un proyecto continuo y duradero que contribuya a garantizar el futuro y la sostenibilidad de esta actividad tradicional”.

Más de 40 actuaciones

El programa, que está alineado con la estrategia nacional y europea para la protección de las especies polinizadoras y melíferas, según el Cabildo,recoge más de 40 actuaciones, entre las que destaca el impulso del manejo integrado de plagas y la elaboración de un manual de buenas prácticas en agricultura para evitar y reducir el uso de pesticidas perjudiciales para los polinizadores domésticos y silvestres.

El responsable insular destacó, asimismo, la necesidad de identificar los hábitats importantes para los polinizadores a fin de establecer medidas para su conservación; de aplicar un programa de monitoreo, de promover la siembra de especies vegetales atractivas para los polinizadores (ricas en polen o néctar), y de semillas autóctonas de variedades ecológicamente adecuadas y adaptadas a la zona.

La estrategia también recoge la elaboración de una guía para la conservación de los polinizadores y de sus hábitats en áreas urbanas y periurbanas, la organización ferias y congresos vinculados al sector apícola, y la puesta en marcha de actuaciones y jornadas de formación empresarial y de emprendimiento.

En lo que respecta al conocimiento, el objetivo es fomentar líneas y proyectos de investigación que determinen las causas del declive de los polinizadores (lo que permitirá definir medidas de conservación más efectivas), así como garantizar a la ciudadanía el acceso a la información sobre la importancia de los polinizadores, su estado y las medidas emprendidas para su conservación.

La Mesa de Apicultura de Tenerife es un órgano que reúne a los principales representantes del sector de la miel de la isla para estudiar y planificar las propuestas y medidas de cada año, recuerda el Cabildo.

La reunión contó con la participación Apiten, ADS Abecan, Abecan, Asociación Apícola Canaria, Foapi Canarias, la ADS de Apicultura Valle De Güímar, la Asociación de Apicultores de Isora y Apiteide.

Aumento de ayudas

En 2020, el Cabildo reactivó las ayudas para la alimentación complementaria de las abejas, triplicando su presupuesto con respecto a 2018, cuando se articuló la primera y única convocatoria, pasando de 45.000 a 150.000 euros en el 2020.

Del mismo modo, en apenas dos años la producción de miel con denominación de origen ha aumentado un 76 por ciento, hasta alcanzar los 22.554 kilos registrados en 2021, y el número de colmenas ha pasado de 15.705 en 2019 a 16.283 en 2022.

“Unas cifras que confirman la paulatina recuperación del sector y la necesidad de seguir impulsando medidas que contribuyan a su desarrollo y consolidación”, incidió Javier Parrilla.

Actualmente se está trabajando, además, en la creación de una línea de envasado y extracción en ecológico, en la Casa de la Miel, que beneficiará, tanto al nivel de producción como a la garantía sanitaria de los productos.

Desde el año 2012, la isla cuenta con la Denominación de Origen Protegida (DOP) Miel de Tenerife en la que hay registradas 14 variedades (13 mieles monoflorales y una multifloral).

En enero de 2014 la Comisión Europea aprobó su inscripción en el Registro de Denominaciones de Origen Protegidas y de Indicaciones Geográficas Protegidas Miel de Tenerife (DOP), por lo que tuvo validez en todo el territorio comunitario.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats