Un encuentro trascendental al borde de la zona roja

EFE

Santa Cruz de Tenerife —

El Tenerife buscará este domingo prolongar la mala racha del Osasuna, y ampliar la crisis en el equipo navarro, con una victoria en el partido en el que volverá al Heliodoro Rodríguez López el delantero almeriense Nino, tercer máximo goleador en la historia del equipo canario.

Será un encuentro entre dos equipos al borde de la "zona roja" separados por dos puntos en la clasificación, aunque las sensaciones y las dinámicas son radicalmente opuestas: los tinerfeños acumulan cinco partidos sin perder, mientras que los navarros han sido derrotados en seis de sus últimos siete partidos.

Los blanquiazules, que comienzan la jornada con una ventaja de cuatro puntos con respecto a los puestos de descenso, encaran el partido en el mejor momento de la temporada y con el objetivo de amarrar una victoria que les permita alcanzar una zona tranquila.

El relevo en el banquillo ha tenido el efecto deseado y con Raúl Agné los tinerfeños han mostrado un fútbol más atrevido y, sobre todo, han logrado mejores resultados, con dos victorias y tres empates en los últimos partidos.

El entrenador blanquiazul no podrá contar con los lesionados Iker Guarrotxena, Igor Arnáez y Ricardo León, mientras que las dudas en el once inicial se encuentran en la banda izquierda del equipo.

Con la vuelta de Suso Santana al extremo derecho, Víctor García, Juan Carlos Real y Cristo Martín aspiran a formar parte de la alineación de mañana por el costado zurdo del equipo.

Aitor Sanz y Vitolo volverán a formar el timón del equipo en el centro del campo, mientras que el entrenador aragonés podrá contar con su defensa habitual.

Osasuna necesita al menos puntuar en Tenerife ante un rival directo por eludir el descenso, tras agotar su margen de error después de haber sumado un único punto en las siete últimas jornadas, lo que le ha situado a dos puntos de los puestos de descenso.

Muy atrás quedan ya las expectativas del club de pelear por el ascenso, y un poco menos las esperanzas de alcanzar la promoción. Una racha nefasta en los siete últimos partidos ha posicionado al equipo en una difícil papeleta dentro de una temporada completamente adversa, también por asuntos extradeportivos.

Osasuna finalizó enero a cinco puntos del sexto puesto tras una racha de 14 de 18 puntos, pero ahora sufre por escapar del descenso (a dos puntos), después de lograr un solo punto en las siete últimas jornadas, en las que solo ha marcado un gol y de penalti.

El cambio de entrenador, el navarro José Manuel Mateo por el polaco Jan Urban, no ha servido ni siquiera de revulsivo y el nuevo técnico osasunista no conoce la victoria en sus tres jornadas al frente del equipo, que se medirá mañana a un Tenerife al que ganó en El Sadar (3-2).

Acostumbrado ya a las dificultades de una plantilla corta, el cuadro pamplonés pierde para esta jornada al media punta navarro Roberto Torres por sanción, baja que se une a la del lesionado Jordan Loties, aunque la gran novedad en Osasuna es la vuelta de Oier Sanjurjo siete meses después.

El polivalente jugador navarro, que se lesionó de gravedad en la primera jornada (23 de agosto 2014) al romperse el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha, ha sido incluido en la convocatoria y tiene serias opciones de jugar como titular en Tenerife.

Mateo, que ha trabajo este sábado con el equipo a puerta cerrada en El Sadar, recupera también a los internacionales Nikola Vujadinovic, Raoul Loé y Javad Nekounam, los dos primeros tras cumplir un partido de sanción y el iraní después de superar una lesión muscular, aunque Vujadinovic también ha arrastrado molestias esta semana.

Etiquetas
Publicado el
21 de marzo de 2015 - 16:04 h

Descubre nuestras apps

stats