La portada de mañana
Acceder
Esperanza Aguirre y su marido vendieron un Goya inédito sin protegerlo
La nueva normalidad de los países con más vacunados, más severa que España
Opinión – Marlaska y sus islas del Diablo, por Elisa Beni

Los tres aspirantes sin errores en las oposiciones de Enfermería aseguran haber comprobado que las cajas con los exámenes estaban cerradas

Juzgados de San Sebastián de La Gomera.

La causa judicial que tiene por objeto determinar si hubo alguna irregularidad en las oposiciones de Enfermería celebradas en mayo de 2019 en el Servicio Canario de Salud (SCS) ha arrancado este lunes con la declaración de los únicos tres aspirantes que no cometieron ningún error en el examen, todos residentes en La Gomera y vinculados entre sí. Entre ellos se encuentra la hija del presidente del Cabildo, Casimiro Curbelo, líder de la Agrupación Socialista Gomera (ASG). Las diligencias se abrieron a raíz de una denuncia del Sindicato Nacional de Trabajadores en Fraude (SINTEF) por los presuntos delitos de prevaricación administrativa, infidelidad en la custodia de documentos y violación de secretos.

Las sospechas por las oposiciones sin errores de la hija del presidente del Cabildo de La Gomera llegan a los juzgados

Las sospechas por las oposiciones sin errores de la hija del presidente del Cabildo de La Gomera llegan a los juzgados

Esos tres candidatos -Almudena Curbelo, su íntima amiga Mirta Piñero (representante del sindicato Comisiones Obreras en la isla) y la pareja de esta, Juan Manuel Serván- comparecieron este lunes en calidad de investigados ante la jueza titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de San Sebastián de La Gomera. Solo respondieron a las preguntas formuladas por la magistrada y por sus propios abogados, con despacho en Madrid, negándose a responder a las del letrado que representa a la asociación denunciante, Manuel Martos. Las declaraciones telemáticas se extendieron desde las 12.30 hasta las 14.00 horas. 

Durante sus comparecencias, los investigados negaron tener algún tipo de relación o conocer a los miembros del tribunal de esta Oferta Pública de Empleo (OPE) y aseguraron que ellos mismos se prestaron voluntarios y certificaron que las cajas con los exámenes estaban cerradas a su llegada al aula y no presentaban ninguna anomalía. Es decir, actuaron como valedores de la legalidad del desprecinto. El denunciante ha señalado como uno de los indicios que le hacen dudar de la legalidad y la limpieza del proceso las quejas formuladas por opositores sobre este extremo. Varios aspirantes dejaron constancia en un escrito fechado el mismo día del examen (12 de mayo) que la caja que contenía las pruebas a repartir en el aula 10 del Instituto de Enseñanza Secundaria (IES) de San Sebastián de La Gomera estaba abierta. Los tres aspirantes han afirmado que realizaron el examen en aulas distintas. 

A preguntas de la jueza y de sus abogados, han explicado, además, que ya se habían presentado a las oposiciones de 2016 y que las habían aprobado, aunque se quedaron sin plaza, por lo que han estado trabajando como interinos desde entonces. En el examen de esa primera OPE, Curbelo cometió 21 fallos y no contestó 22 preguntas. Piñero y Serván erraron 14 y 17, respectivamente y dejaron en blanco 19 y 13. En la prueba celebrada en 2019, en cambio, ninguno de ellos cometió errores. La hija de Casimiro Curbelo acertó 113 respuestas y no contestó siete, una menos que sus compañeros, que atinaron en 112. 

El abogado Manuel Martos ha anunciado que pedirá nuevas diligencias en el juzgado y que ya está estudiando "más documentación con indicios" que le han aportado los propios opositores. En su denuncia ya había reclamado los exámenes originales y las actas de esos tres aspirantes; la composición del tribunal, las quejas o la comunicación de incidencias; el historial de pruebas sin fallos en las oposiciones celebradas con anterioridad; la identificación de los autores de la elaboración de los exámenes, y la cadena de custodia desde la aprobación de las preguntas hasta su depósito en cada tribunal. 

El abogado de la asociación denunciante decidió acudir a los juzgados porque le llamó "poderosamente la atención" el hecho de que las únicas tres personas que no cometieron ningún error de entre más de 10.000 aspirantes a una de las 1.095 plazas ofertadas tuvieran una relación estrecha. Entre ellas estaban Almudena Curbelo, que había sido designada directora de Enfermería del Hospital Nuestra Señora de Guadalupe de la capital gomera y Mirta Piñero, nombrada coordinadora de Enfermería en la gerencia de Atención Primaria de esta área de salud.

 A ello se le sumaban las reclamaciones y sospechas de algunos opositores por el estado de las cajas y de los sobres que contenían las pruebas y el extremo "nada baladí" de que una de esas candidatas fuera la hija del presidente del Cabildo de La Gomera, líder del partido que sustentó al Gobierno en minoría de Coalición Canaria (CC) durante la segunda mitad de la pasada legislatura y uno de los firmantes del pacto progresista en las islas (junto al PSOE, Nueva Canarias y Sí Podemos) tras las elecciones autonómicas celebradas el 26 de mayo de 2019, apenas dos semanas después del examen de la OPE de Enfermería del SCS. 

síguenos en Telegram

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats