Tres días en Tokio. Ruta 3 La capital del cristal y el acero y fin de fiesta en Nakameguro

la Torre de Tokio desde Roppongi Hills. Zengame

En los dos primeros días de este resumen comprimido de Tokio fuimos mechando tradición y modernidad aprovechando las vías de comunicación del eficiente transporte público tokiota. En esta última ruta nos vamos a sumergir de lleno en la cara más moderna y cosmopolita de la ciudad, explorando alguno de sus iconos arquitectónicos de vanguardia y los barrios dónde se apelotonan las últimas tendencias. Como te decíamos en los posts anteriores (ver contenidos relacionados en la parte derecha de la pantalla), resumir una ciudad de casi 40 millones de personas en apenas tres jornadas de paseos es imposible. Pero con esta selección creemos que puedes decir que has visto buena parte de lo más importante. Este día también usaremos, como espira dorsal de nuestra ruta, la Línea Yamonate de los trenes locales, aunque esta vez en sentido contrario. Aunque también usaremos el metro, sobre todo en la primera parte de nuestro recorrido.

Tres días en Tokio. Ruta 1: Del Palacio Imperial a los jardines Hamarikyu

Tres días en Tokio. Ruta 1: Del Palacio Imperial a los jardines Hamarikyu

Para visitar la primera de las atracciones debes llegar a la Estación Akabanebashi de la Línea Toei Oedo ( Línea G del metro –color violeta-) y caminar unos 500 metros hasta los pies de la Torre de Tokio (4-chōme-2-8 Shibakōen –Minato-; Tel: (+81) 3 3433 5111) uno de esos iconos que hay que visitar sí o sí. Otra cosa es subir sus 250 metros, para lo que hay que pagar casi 24 euros al cambio. Como verás, hay otras atalayas a las que subir; alguna hasta gratis. Pero tienes que venir hasta aquí y pasearte por los pies de la torre y, desde aquí, pasear hasta Roppongi Hills Roppongi Hills (6-chōme-10-1 Roppongi –Minato-; Tel: (+81) 3 6406 6000), una pequeña ciudad dentro de la capital en la que la arquitectura de vanguardia manda: hay torres de apartamentos de lujo, centros comerciales, un campo de deportes, teatros, cafés, restaurantes y hasta un jardín japonés. El lugar es impresionante (sobre todo si eres un apasionado del urbanismo y la arquitectura) y las vistas sobre la Torre de Tokio son brutales.

Camina hasta la Estación de metro de Roppongi y toma la Línea E Toei Oedo –color morado- hasta la estación de Shinjuku. Aquí tienes dos planes. El primero tiene que ver con los rimeros pasos de la jornada. El Ayuntamiento de Tokio Ayuntamiento de Tokio (2-chōme-8-1 Nishishinjuku –Shinjuku-) tiene su sede en un espectacular edificio con un mirador brutal. Y para colmo es gratis. Desde sus miradores (a casi 250 metros de altura sobre la calle) puede verse casi toda la capital y, en los días claros, hasta el lejano Monte Fuji. Del otro lado de las vías del tren nos encontramos con Shinjuku Gyoen, uno de los jardines más grandes y bonitos de toda la ciudad. Este impresionante parque de más de 60 hectáreas fue parte de la residencia privada de una de las familias más poderosas de la vieja Edo. Aún pueden verse algunos pabellones de la antigua casa en las partes más antiguas del jardín. Si tienes algo de tiempo y te gusta el ambiente cosplay date una vuelta por el barrio de Harajuku. Las concentraciones de jóvenes disfrazados de las cosas más insospechadas son enormes durante los fines de semana, pero se les puede ver todos los días en Takeshita Dori y el Parque Yoyogui (dónde se encuentra el Santuario Meiji que ya visitamos el primer día.

UNA TARDE EN NAGAMEKURO .- Para llegar hasta aquí nos reencontramos con unos viejos amigos: los trenes verdes de la Línea Yamanote. Bajamos en la Estación Naka-meguro y buscamos la rivera del río Meguro, justo en el lugar en el que centenares de cerezos se asoman al cauce del río en uno de los paseos más bonitos de la ciudad. Si le preguntas a un tokiota los lugares más hermosos de su ciudad, la rivera del Meguro siempre aparece entre los lugares que hay que ver sí o sí. Entre el Puente Ikejiri y Fudomae prosperan casi un millar de estos árboles que cuando florecen convierten al lugar en un verdadero espectáculo. La mejor zona se encuentra en las inmediaciones del Puente de Nakame, lugar en el que os coches se alejan del río y los cerezos adornan un bonito paseo peatonal. Nagamekuro se ha convertido en el barrio hipster de Tokio por excelencia. Abundan las tiendas de moda, los anticuarios, los cafés y las cervecerías.

Pero también hay espacio para el Japón más tradicional. El Templo Shōkakuji (3-chōme-1-6 Nakameguro; Tel: (+81) 3 3712 6797), por ejemplo, está a pocos metros del Puente Nakame y algo más al sur se encuentran el Santuario Otori jinja (3-chōme-1-2 Shimomeguro; Tel: (+81) 3 3494 0543), el más antiguo del barrio y el (3-chōme-4-4 Shimomeguro; Tel: (+81) 3 3712 6559). En la otra orilla del río puedes acercarte hasta el Templo Daienji (1-chōme-8-5 Shimomeguro; Tel: (+81) 3 3491 2793) famoso por sus más de 500 efigies de rakan (discípulos de Buda). Nagamekuro es un buen lugar para despedirse de Tokio. Si tienes la suerte de pasar una tercera noche en la ciudad antes de seguir de viaje puedes volver a la zona de Shinjuku, que está llena de restaurantes y bares. Nakameguro también es una muy buena zona para cenar.

Fotos bajo Licencia CC: jit bag; Jaakko Hakulinen; hiroaki.hirano; Zengame

Etiquetas
Publicado el
21 de mayo de 2020 - 22:30 h

Descubre nuestras apps

stats