Dos paseos para conocer el sur de Londres: Southwark y Waterloo

El HMS Belfast flota a pocos metros del Tower Bridge.

Londres no se acaba a orillas del Thames. El gran río divide la ciudad en dos dejando al norte del cauce la inmensa mayoría de las cosas que hay que ver. Casi todos los viajeros cruzan el espectacular Millenium Bridge para ver el Globe y, en el mejor de los casos, sigue un pequeño tramo de la orilla sur del río para volver a la ‘city’ por Tower Bridge después de hacer una de las mejores fotos de la capital británica desde las inmediaciones de la nueva sede del Ayuntamiento londinense. Otro cruce habitual es el que se hace hasta Jubilee Gardens por Westminster Bridge para ver el Big Ben desde el otro lado y, de paso, acercarse al London Eye, esa gigantesca noria que permite ver gran parte del centro de la ciudad desde las alturas. Pero el Southwark y Waterloo tienen muchísimo más que ver. Hay un buen número de museos, puedes hacer un paseo por el río y encontrarte con algunas de las viejas glorias de la Navy (esta ciudad es una gozada para los amantes de la historia naval), tienes la oportunidad de tomarte una de las pintas más tradicionales de Inglaterra y te puedes topar con algunos de los iconos de la nueva ciudad: esa que se convirtió en uno de los centros financieros y económicos más pujantes del mundo y apostó por el acero y el cristal para crear nuevos espacios urbanos en los que mandan los rascacielos.

RUTA 1 DE TOWER BRIDGE A MILLENIUM BRIDGE.- Tower Bridge es uno de los iconos más famosos de la ciudad y quizás sea el puente levadizo más célebre del mundo y es una de las fotos que no pueden faltar. El puente se puede visitar por dentro y subir a sus dos torres. Las vistas son buenas y también puedes conocer los secretos de esta obra de ingeniería de la época victoriana que fue todo un hito tecnológico de su época. Desde la orilla sur del Thames, las vistas son impresionantes. Justo en frente, con el puente y la Torre de Londres a un lado y el Skyline del centro financiero de fondo. Camina hasta los pies del nuevo Ayuntamiento (otra joya de la novísima arquitectura londinense) para hacer otra de esas fotos imprescindibles.  Si te gustan los barcos te puedes acercar al HMS Belfast (The Queen's Walk, sn; Tel: (+44) 20 7940 6300) uno de los pocos supervivientes de la Segunda Guerra Mundial de la Navy que aún siguen como si nada.

La orilla sur del río fue durante muchos años el patito feo de la capital londinense. Como sucedió en otras ciudades europeas, la celebración de los Juegos Olímpicos de 2012 supuso una auténtica revolución urbanística que reconvirtió la zona en uno de los barrios de moda. The Shard (London Bridge Street, 32; Tel: (+44) 844 499 7111; E-mail: enquiries@theviewfromtheshard.com) es un monstruo de acero, hormigón y cristal que se yergue más de 300 metros sobre el río y es uno de los edificios más altos de Europa. No es barato subir hasta su mirador 360 (casi 22 libras en su web) pero las vistas son brutales: una buena manera de encontrarse con esta parte de Londres o de culminar una jornada de paseo y ver encenderse las primeras luces de esta metrópolis alucinante. Y ahí, justo al lado de lo más nuevo dos iconos con muchos siglos a cuestas: la Catedral de Southwark (London Bridge, sn; Tel: (+44) 20 7367 6700) es un bonito edificio gótico con más de ochocientos años en las espaldas y a apenas dos cuadras está el George Inn (Borough High St, 75; Tel: (+44) 20 7407 2056), una preciosa posada del siglo XVII -1676- con viejas galerías acristaladas en la que te puedes tomar una pinta con mucha historia (ahí paraban las carretas que llegaban a Londres desde el sur del país). 

Como te decíamos antes, la rivera de Southwark estuvo mucho más que abandonada durante décadas hasta la explosión de especulación inmobiliaria. Ya apenas quedan rastros de aquel pasado en el que los viejos edificios de ladrillo rojo que daban al río eran una auténtica ruina. Hoy los viejos almacenes se han reconvertido en edificios de oficinas, tiendas de moda y mercados como el Borough Market (Winchester Walk) en el que se alternan los negocios gastronómicos y las tiendas de moda. Si salir del entorno de la vieja catedral aún tienes dos puntos de interés: la Golden Hinde (St Mary Overie's Dock, sn; Tel: (+44) 20 7403 0123), una réplica impresionante del galeón con el que Francis Drake dio la vuelta al mundo a finales del siglo XVI, y el tétrico The Clink Prison Museum (Clink St, 1; Tel: (+44) 20 7403 0900), una vieja prisión del siglo XIII célebre por sus horrendas condiciones y sus numerosos fantasmas. Terminamos esta primera incursión por la orilla sur del Thames visitando el Shakespeare's Globe (New Globe Walk, 21; Tel: (+44) 20 7902 1400), la reconstrucción de un teatro de la época isabelina (siglo XVI) en la que, por ejemplo, se interpretaron las obras de Shakespeare. A dos pasos de este teatro nos topamos con el Millenium Bridge, una moderna pasarela peatonal que más allá de su importancia arquitectónica tiene el honor de ser el primer puente tendido entre las dos orillas del río en más de 100 años tras el Tower Bridge.

El Tate Modern (Bankside, sn; Tel: (+44) 20 7887 8888).- Este museo de arte moderno ocupa una vieja instalación industrial situada a pocos metros de The Globe –una antigua planta de generación de energía eléctrica-. Es una de las instituciones culturales más activas y vanguardistas de la ciudad con una buenísima colección de primeras figuras y exposiciones de primer nivel internacional.

RUTA 2 DESDE EL BIG BEN HASTA WATERLOO.- Para iniciar la segunda de las excursiones propuestas nos situamos a los pies del mítico Big Ben. Cruzamos el puente de Westminster y al llegar a la otra orilla nos topamos con otra de esas imágenes paradigmáticas de la capital británica (si tienes una buena cámara hazla junto al South Bank Lion). El Paseo de la Reina (Queen’s Walk) asciende junto al Thames pasando junto al imponente Palacio Condal, un fantástico edificio neoclásico que hoy alberga, entre multitud de restaurantes, tiendas y hasta un hotel, el Acuario de Londres (County Hall; Tel: (+44) 371 663 1679) que no es mal plan para un viaje con niños. A dos pasos del County Hall (Palacio Condal) están el Jubilee Gardens, uno de los grandes espacios abiertos que se asoman al río y que ha cobrado notoriedad por la London Eye (County Hall; Tel: (+44) 870 990 8883), una de las norias panorámicas más grandes y espectaculares del mundo. Londres es una ciudad cara y la London Eye no es una excepción pero a través de la web puedes obtener precios especiales. Pero merece mucho la pena subir. Las vistas son impresionantes y van mucho más allá del entorno de Jubilee Gardens.

Ya hacia el interior aprovecha para visitar la Estación de Waterloo, una magnífica obra arquitectónica en la que la vieja instalación se ha integrado de manera magistral en una de las obras de ingeniería más emblemáticas de la nueva Londres. Si has llegado hasta aquí a través del Eurotunnel desde París, esta va a ser la puerta de entrada a la city; y vaya carta de presentación… El barrio de Waterloo alterna lugares en los que reina el acero y el cristal ,otros más tradicionales y bonitas zonas residenciales como las que rodean Waterloo Road. A orillas del río, por ejemplo, se encuentra el Palacio Lambert (South Bank, sn; Tel: (+44) 20 7898 1200), residencia oficial del Arzobispo de Canterbury. Sólo por ver los jardines merece la pena ir. Y otro lugar con mucha tradición es el Imperial War Museum (Lambeth Road; Tel: (+44) 20 7416 5000), que más allá de la retórica belicista y ultranacionalista tiene una de las colecciones de material bélico y documentación histórica más imponentes del mundo.

Fotos bajo Licencia CC: Nick Fewings; Alan Light; Jim Bahn; David Stanley; Jon Bennett; Loco Steve

Etiquetas
Publicado el
23 de julio de 2020 - 20:32 h

Descubre nuestras apps

stats