Gran Canaria en cuatro rutas en coche: De costa a costa por las cumbres de la isla

El Roque Nublo custodia desde las alturas al pueblo de Tejeda.

La última de las rutas propuestas para conocer lo mejor Gran Canaria en coche supone hacer un recorrido de costa a costa pasando por las cumbres más importantes de la isla. La geografía grancanaria se caracteriza por su orografía abrupta. Hoy, por ejemplo, subiremos la GC-130 hasta las inmediaciones del Pico de las Nieves, la mayor altura insular con 1.949 metros. Pues bien: valga decir que los grandes ciclistas del circuito internacional entrenan en este trozo de pequeño ‘infierno’ que está considerado como uno de los puertos de montaña más duros del mundo. Hacerlo en coche es mucho más cómodo, por supuesto. Y permite ir parando para ver los lugares de interés propuestos. Antes de empezar con la descripción del camino que vamos a hacer hoy te hacemos dos recomendaciones si empiezas bien temprano. El primero es desayunar en el Yazmina (Calle Maestro Nacional, 16B –Telde-; Tel: (+34) 928 698 268) y probar su excelente bocadillo de pata de cerdo –jamón asado- con queso tierno; el segundo (para amantes de la arqueología) es hacer una pequeña parada en el Yacimiento de Cuatro Puertas (Calle Guanche –Cuatro Puertas-; Acceso por GC-100), un espectacular complejo que incluye una enorme cueva ceremonial, un poblado de casas excavadas en la montaña y grabados rupestres.

La ruta de hoy la empezamos en la localidad de Telde, la segunda población en importancia de la isla y un importante centro histórico y cultural. Estamos a 42,6 kilómetros de Maspalomas (unos 25 minutos) y a 20,9 del centro de Las Palmas de Gran Canaria. Como te decimos siempre, conviene salir temprano. Acércate a la Basílica de San Juan (uno de los pocos ejemplos de gótico de Canarias) y date un paseo por el barrio de San Francisco, uno de los lugares de la isla donde mejor se ha preservado el urbanismo de los primeros compases de la colonización europea de la isla. Desde aquí busca el empalme de la calle Alfonso Matos y la GC-131 para empezar a subir hacia el centro de la isla. A los pocos kilómetros tomaremos la GC-130 y empezaremos la subida hacia Cazadores. Esta es una de las rutas más bonitas de la isla y asciende de manera rápida hasta los primeros pinos que anticipan la cercanía de La Caldera de Los Marteles (km 20,1), un antiguo cráter volcánico que sirvió, hasta hace poco, de campo de cereales rodeado de pinos y un paisaje alucinante.

SUBIENDO HASTA LA CIMA DE GRAN CANARIA.-  Desde Los Marteles seguimos hacia arriba por la GC-130 hasta la intersección con la GC-134. Nos topamos con unas instalaciones militares y seguimos un poquito más hasta llegar al Pico de Las Nieves (km 26,3), el punto culminante de la isla y punto divisorio entre la Caldera de Tejeda y la Caldera de Tirajana. Desde aquí vas a disfrutar de vistas impresionantes que abarcan una importante porción de Gran Canaria y la vecina Tenerife (si el tiempo lo permite). Algunos de los ‘iconos’ que podrás ver desde aquí son el Roque Nublo, el Roque Bentayga o Maspalomas, en la propia isla, y el Teide en la vecina. Antes de seguir camino puedes hacer una pequeña parada junto a la entrada de las instalaciones militares y ver los antiguos pozos de nieve que servían para acumular hielo que se transportaba hasta Las Palmas durante siglos.

La ruta cumbrera continúa por la GC-130 y la GC-150 camino de la Cruz de Tejeda. Este tramo de ruta transcurre por el borde de la Caldera de Tejeda con muy buenos miradores como La Degollada de Becerra, desde donde podrás ver el Nublo y el Bentayga desde otra perspectiva. Cruz de Tejeda (km 34,5) es un lugar importante. Aquí confluían la mayoría de los caminos que conectaban el norte y el sur de la isla. Aprovecha para asomarte al mirador del Parador Nacional . No es un mal lugar para comer. El Parador tiene una carta muy completa de buena cocina tradicional y hay otro restaurante en el lugar (Asador Yolanda) donde se come bien. Otra opción es comer en Tejeda pueblo (nuestra recomendación es Texeda Brewery & Restaurant).

UN PUEBLO BONITO COMO POCOS.- Tejeda (km 41,3) es una de las mejores sorpresas de Gran Canaria. Este pueblo es icónico por varias razones. Las más obvias son su belleza y su emplazamiento espectacular pero el sentimiento que genera este lugar (incluido en el selecto club de los pueblos más bonitos de España) entre los habitantes de la isla que ven aquí una especie de reserva de las tradiciones más auténticas. Recorrer el pueblo no te va a llevar más de una hora pero te vas a hartar de sacar fotos. El pueblo tiene rincones preciosos como el Callejón Néstor Álamo (uno de los lugares más fotografiados de la isla), la Calle Hernández Guerra o las balconadas de Ezequiel Sánchez. La Parroquia de Nuestra Señora del Rosario no tiene nada de especial, la verdad, pero tiene un curioso cuadro sobre el infierno que es interesante de ver.

Para salir de Tejeda tomamos la GC-60. Al poco de dejar atrás las últimas casas hay un lugar llamado Cuevas Caídas dónde se ha instalado un enorme cesto de metal sin fondo que apunta directamente hacia el Roque Bentayga que se ha convertido en otra de las fotos típicas de cualquier viaje a la isla. Si eres curioso aprovecha para mirar la enorme ‘chimenea’ por la que baja el agua de un antiguo molino. La GC-60 le da la vuelta al macizo que soporta al Roque Nublo.  Antes de seguir adelante te proponemos otra visita. El Bentayga (km 47,1) no sólo es una roca bonita de ver. También fue un centro ceremonial muy importante para la cultura prehispánica de la isla. En el lugar hay un pequeño centro de interpretación en el que te explican muy bien todo lo que encierra esta sierra de peñascos llena de cuevas. Pero lo mejor es subir caminando hasta el ‘almogarén’ (unos 20 minutos de paseo) y ver el plato fuerte del yacimiento: una singular estructura excavada que sirve para determinar la llegada de los equinoccios. Y con unas vistas al Roque Nublo sencillamente espectaculares.

Volvemos a la GC-60 con destino a Ayacata. El flanco sur del macizo del Roque Nublo es una imponente muralla vertical de piedra de varios cientos de metros de altura. En Ayacata (km 56), si te apetece tomar un café, te recomendamos el Bar Melo, un clásico del lugar. Ya es hora de ir pensando en terminar la ruta; y nos queda un buen trecho. Tomamos la GC-605 con dirección a la Presa de Las Niñas (km 66,2). Si no es tarde bájate del coche y acércate al agua para dar un paseíto. Nuestra ruta continúa en dirección sur pasando junto a los impresionantes pinares de Inagua, una de las reservas naturales más recónditas y aisladas (y por lo tanto mejor conservadas) de Gran Canaria. Desde el Mirador de la Presa del Mulato tienes una panorámica completa del lugar; y también de la propia GC-605 que, literalmente, se desploma ladera abajo en un zig-zag de curvas cerradísimas en busca del barranco de Mogán.

Los últimos kilómetros transcurren por el fondo del barranco a través de la GC-200 que ya te permitirá pisar un poquito el acelerador para llegar a la orilla del mar. Poco antes del final de ruta puedes parar junto al viejo Molino Quemado, uno de los más grandes que hubo en Gran Canaria y, gracias a una profunda restauración, el mejor de los que se pueden visitar en toda la isla. Terminamos la jornada en el Puerto de Mogán (km 82,5), que al caer la tarde es precioso (y si llegas con tiempo hasta puedes darte un chapuzón en la playa. Ya desde aquí puedes volver a tu alojamiento de manera rápida. Hasta Maspalomas hay 25 kilómetros y hasta Las Palmas de Gran Canaria 78,4. En ambos casos el acceso se hace de manera rápida a través de la GC-1.

Fotos bajo Licencia CC: Bengt Nyman; Andreas Øverland; alljengi; Christiane; Viajar Ahora; Victor R. Ruiz

Etiquetas
Publicado el
17 de septiembre de 2020 - 21:05 h

Descubre nuestras apps

stats