Las virtudes de los suplementos de L-carnitina en adultos mayores

Si no ves este contenido puede deberse a la carga en tu dispositivo móvil. Haz clic aquí para recargar la página.

L-carnitina, derivada de un aminoácido, se encuentra en casi todas las células del cuerpo. La fabrica de forma natural el organismo gracias al riñón, el hígado y el cerebro y se encuentra, sobre todo, en los músculos. Su función principal es ayudar en las funciones mitocondriales (las mitocondrias son los motores celulares que producen energía).

Esta transporta los ácidos grasos a la mitocondria, donde se convierte en energía a través de procesos bioquímicos. Cuando el cuerpo se ve privado de calorías, como durante el ejercicio y la dieta, la L-carnitina ayuda con los mecanismos bioquímicos que transfieren los ácidos grasos de los tejidos corporales y los transportan a las células para convertirlos en energía.

Podemos obtener carnitina de la carne, el pescado, las aves y la leche pero, si por algo es conocida la L-carnitina, no es por su forma natural sino por ser uno de los suplementos que más se consumen en la práctica de ejercicio físico.

Aunque, como hemos mencionado, en la mayoría de las personas el cuerpo suele producir suficiente L-carnitina para satisfacer todas sus necesidades, algunas otras - por razones genéticas o médicas- no pueden producir suficiente cantidad, por lo que para ellas la L-carnitina es un nutriente esencial. 

Qué ocurre cuando hay deficiencia de L-carnitina

Los síntomas de deficiencia difieren de una persona a otra. Puede ocurrir que una persona no muestre signos y que otra presente síntomas de leves a graves. Entre los más habituales está debilidad muscular, cansancio o fatiga, irritabilidad, retraso en el desarrollo del movimiento, síntomas de niveles bajos de azúcar en la sangre (hipoglucemia) si el hígado está afectado o hinchazón o dificultad para respirar.

Algunos de estos síntomas pueden confundirse con y parecerse a otros problemas de salud, por tanto es muy importante acudir al médico que determinará, mediante análisis de sangre o pruebas genéticas y de ejercicio, si existe tal deficiencia.

Beneficios de la suplementación con L-carnitina

Sin las cantidades necesarias de L-carnitina, y ante la presencia de síntomas, el tratamiento principal es la suplementación para aumentar la carnitina en la sangre y dentro de las células.  

  • Alivia la fatiga y mejora la función cognitiva en personas mayores: las personas mayores que toman el suplemento reportan una importante disminución de fatiga mental, física y general, según una investigación publicada en American Journal of Clinical Nutrition.
  • Ayuda a evitar la degradación muscular en personas mayores: según una investigación publicada en Nutrients, la suplementación de L-carnitina ayuda a mitigar la pérdida de masa muscular en adultos mayores que se produce con la edad, conocido como sarcopenia
  • Ayuda a ciertos casos de hipertensión arterial: gracias a sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, y en las proporciones idóneas, esta sustancia ayuda a tratar determinados casos de hipertensión arterial y, por tanto, a reducir los riesgos frente a algunas cardiopatías derivadas de ella, según una investigación de la Universidad de Sevilla. 
  • Pérdida de peso: la suplementación con L-carnitina proporciona un modesto efecto reductor sobre el peso corporal, el índice de masa corporal (IMC) y la masa grasa, sobre todo entre adultos con sobrepeso u obesidad, según un estudio publicado en Clinical Nutrition Espen. Sin embargo, y dado que el cuerpo humano es extremadamente complejo, los resultados de otros estudios en humanos y animales difieren unos de otros, sobre todo en lo respecta a las personas más jóvenes. Se necesitarían cantidades elevadísimas (cuatro gramos diarios) tomados de forma continuada durante más de seis meses y realizando ejercicio de intensidad elevada.
  • Apoya la función del riñón y el hígado: estos dos órganos ayudan a crear y usar L-carnitina. Si están enfermos, puede aparecer deficiencia de L-carnitina. Por tanto, los suplementos en estos casos puede apoyar la función del riñón y el hígado. 
  • Aliviaría la fatiga en personas con esclerosis múltiple: algunos estudios sugieren que el tratamiento de la fatiga con acetil-L-carnitina podrían aliviar la fatiga relacionada con la esclerosis múltiple en personas con niveles bajos de L-carnitina en la sangre. Sin embargo, no todos los estudios en este campo son concluyentes y, aunque muestran un beneficio posible, no son significativos desde el punto de vista estadístico.

La suplementación para cualquier persona, y de forma especial para adultos mayores, debe estar supervisada por un médico. La dosis más habitual va desde los 500 mg hasta los tres gramos al día, aunque lo normal es no superar los dos gramos al día.

Y siempre bajo la premisa de que ningún suplemento actuará solo sino que los resultados dependerán de un conjunto de factores combinados a la perfección: dieta, ejercicio adecuado y la toma de suplementos solo cuando sea necesario.

Más allá de los beneficios, y de que la mayoría de las personas suelen tolerar bien la L-carnitina, algunos pueden experimentar efectos secundarios digestivos como calambres en el estómago, náuseas, vómitos y diarrea, por lo que siempre es recomendable consultar a un profesional médico sobre su ingesta. 

Tres suplementos de L-carntina a la venta

L-CARNITINA Natural 1500

120 cápsulas de L-Carnitina en forma de tartrato, maltodextrina y el agente de recubrimiento hidroxipropitmetilcelulosa, que se declaran veganas y con certificado europeo. La dosis adecuada es de dos cápsulas, que producirá un mejor resultado si se toma por la mañana en ayunas, porque su asimilación por el cuerpo va a ser mayor. Mucho mejor si precede en unos 60 minutos a una actividad física de alta intensidad. 

Acetil L-Carnitina 3000

Una fórmuila en 250 cápsulas de Acetil L-Carnitica. La dosis propuesta es de 3000 mg de acetil L-carnitina pura diarios, que se consigue con seis cápsulas. Cada cápsula contiene 500 mg y un bote es suficiente para 41 días (1,3 meses). Hay que tener en cuenta que su eficacia está condicionada a la práctica del deporte intensivo.

L-Carnitina 2000

Cápsulas de muy alta dosificación con 750 mg de tartrato de L-carnitina por cápsula, equivalente a 500 mg de L-Carnitina pura por cápsula. Sin aditivos polémicos como estearato de magnesio, antiapelmazantes, aromas, colorantes, estabilizadores, gelatina ni, por supuesto, lactosa, gluten, transgénicos ni conservantes.

*El equipo de periodistas y expertos de ConsumoClaro recomienda de forma rigurosa e independiente productos y servicios para nuestros lectores. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos a este texto, elDiario.es recibe una comisión.

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

L-carnitina, derivada de un aminoácido, se encuentra en casi todas las células del cuerpo. La fabrica de forma natural el organismo gracias al riñón, el hígado y el cerebro y se encuentra, sobre todo, en los músculos. Su función principal es ayudar en las funciones mitocondriales (las mitocondrias son los motores celulares que producen energía).

Esta transporta los ácidos grasos a la mitocondria, donde se convierte en energía a través de procesos bioquímicos. Cuando el cuerpo se ve privado de calorías, como durante el ejercicio y la dieta, la L-carnitina ayuda con los mecanismos bioquímicos que transfieren los ácidos grasos de los tejidos corporales y los transportan a las células para convertirlos en energía.

Podemos obtener carnitina de la carne, el pescado, las aves y la leche pero, si por algo es conocida la L-carnitina, no es por su forma natural sino por ser uno de los suplementos que más se consumen en la práctica de ejercicio físico.

Aunque, como hemos mencionado, en la mayoría de las personas el cuerpo suele producir suficiente L-carnitina para satisfacer todas sus necesidades, algunas otras - por razones genéticas o médicas- no pueden producir suficiente cantidad, por lo que para ellas la L-carnitina es un nutriente esencial. 

Qué ocurre cuando hay deficiencia de L-carnitina

Los síntomas de deficiencia difieren de una persona a otra. Puede ocurrir que una persona no muestre signos y que otra presente síntomas de leves a graves. Entre los más habituales está debilidad muscular, cansancio o fatiga, irritabilidad, retraso en el desarrollo del movimiento, síntomas de niveles bajos de azúcar en la sangre (hipoglucemia) si el hígado está afectado o hinchazón o dificultad para respirar.

Algunos de estos síntomas pueden confundirse con y parecerse a otros problemas de salud, por tanto es muy importante acudir al médico que determinará, mediante análisis de sangre o pruebas genéticas y de ejercicio, si existe tal deficiencia.

Beneficios de la suplementación con L-carnitina

Sin las cantidades necesarias de L-carnitina, y ante la presencia de síntomas, el tratamiento principal es la suplementación para aumentar la carnitina en la sangre y dentro de las células.  

  • Alivia la fatiga y mejora la función cognitiva en personas mayores: las personas mayores que toman el suplemento reportan una importante disminución de fatiga mental, física y general, según una investigación publicada en American Journal of Clinical Nutrition.
  • Ayuda a evitar la degradación muscular en personas mayores: según una investigación publicada en Nutrients, la suplementación de L-carnitina ayuda a mitigar la pérdida de masa muscular en adultos mayores que se produce con la edad, conocido como sarcopenia
  • Ayuda a ciertos casos de hipertensión arterial: gracias a sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, y en las proporciones idóneas, esta sustancia ayuda a tratar determinados casos de hipertensión arterial y, por tanto, a reducir los riesgos frente a algunas cardiopatías derivadas de ella, según una investigación de la Universidad de Sevilla. 
  • Pérdida de peso: la suplementación con L-carnitina proporciona un modesto efecto reductor sobre el peso corporal, el índice de masa corporal (IMC) y la masa grasa, sobre todo entre adultos con sobrepeso u obesidad, según un estudio publicado en Clinical Nutrition Espen. Sin embargo, y dado que el cuerpo humano es extremadamente complejo, los resultados de otros estudios en humanos y animales difieren unos de otros, sobre todo en lo respecta a las personas más jóvenes. Se necesitarían cantidades elevadísimas (cuatro gramos diarios) tomados de forma continuada durante más de seis meses y realizando ejercicio de intensidad elevada.
  • Apoya la función del riñón y el hígado: estos dos órganos ayudan a crear y usar L-carnitina. Si están enfermos, puede aparecer deficiencia de L-carnitina. Por tanto, los suplementos en estos casos puede apoyar la función del riñón y el hígado. 
  • Aliviaría la fatiga en personas con esclerosis múltiple: algunos estudios sugieren que el tratamiento de la fatiga con acetil-L-carnitina podrían aliviar la fatiga relacionada con la esclerosis múltiple en personas con niveles bajos de L-carnitina en la sangre. Sin embargo, no todos los estudios en este campo son concluyentes y, aunque muestran un beneficio posible, no son significativos desde el punto de vista estadístico.

La suplementación para cualquier persona, y de forma especial para adultos mayores, debe estar supervisada por un médico. La dosis más habitual va desde los 500 mg hasta los tres gramos al día, aunque lo normal es no superar los dos gramos al día.

Y siempre bajo la premisa de que ningún suplemento actuará solo sino que los resultados dependerán de un conjunto de factores combinados a la perfección: dieta, ejercicio adecuado y la toma de suplementos solo cuando sea necesario.

Más allá de los beneficios, y de que la mayoría de las personas suelen tolerar bien la L-carnitina, algunos pueden experimentar efectos secundarios digestivos como calambres en el estómago, náuseas, vómitos y diarrea, por lo que siempre es recomendable consultar a un profesional médico sobre su ingesta. 

Tres suplementos de L-carntina a la venta

L-CARNITINA Natural 1500

120 cápsulas de L-Carnitina en forma de tartrato, maltodextrina y el agente de recubrimiento hidroxipropitmetilcelulosa, que se declaran veganas y con certificado europeo. La dosis adecuada es de dos cápsulas, que producirá un mejor resultado si se toma por la mañana en ayunas, porque su asimilación por el cuerpo va a ser mayor. Mucho mejor si precede en unos 60 minutos a una actividad física de alta intensidad. 

Acetil L-Carnitina 3000

Una fórmuila en 250 cápsulas de Acetil L-Carnitica. La dosis propuesta es de 3000 mg de acetil L-carnitina pura diarios, que se consigue con seis cápsulas. Cada cápsula contiene 500 mg y un bote es suficiente para 41 días (1,3 meses). Hay que tener en cuenta que su eficacia está condicionada a la práctica del deporte intensivo.

L-Carnitina 2000

Cápsulas de muy alta dosificación con 750 mg de tartrato de L-carnitina por cápsula, equivalente a 500 mg de L-Carnitina pura por cápsula. Sin aditivos polémicos como estearato de magnesio, antiapelmazantes, aromas, colorantes, estabilizadores, gelatina ni, por supuesto, lactosa, gluten, transgénicos ni conservantes.

*El equipo de periodistas y expertos de ConsumoClaro recomienda de forma rigurosa e independiente productos y servicios para nuestros lectores. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos a este texto, elDiario.es recibe una comisión.

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

L-carnitina, derivada de un aminoácido, se encuentra en casi todas las células del cuerpo. La fabrica de forma natural el organismo gracias al riñón, el hígado y el cerebro y se encuentra, sobre todo, en los músculos. Su función principal es ayudar en las funciones mitocondriales (las mitocondrias son los motores celulares que producen energía).

Esta transporta los ácidos grasos a la mitocondria, donde se convierte en energía a través de procesos bioquímicos. Cuando el cuerpo se ve privado de calorías, como durante el ejercicio y la dieta, la L-carnitina ayuda con los mecanismos bioquímicos que transfieren los ácidos grasos de los tejidos corporales y los transportan a las células para convertirlos en energía.