Alemania extrema las restricciones a los no vacunados y plantea la inmunización obligatoria

Alemania extremará las restricciones a escala nacional dirigidas a las personas no inmunizadas. También se plantea implantar la vacunación obligatoria previsiblemente a partir del próximo febrero, ha anunciado la canciller saliente Angela Merkel, tras su reunión con su previsible sucesor, Olaf Scholz, y los líderes regionales.

El acceso a las instalaciones y eventos de cultura y ocio, como el cine, el teatro y los restaurantes, solo será posible para quienes se hayan vacunado y quienes se hayan recuperado, informa la cadena ARD. Merkel ha hablado de que es necesario un "acto de solidaridad nacional" para reducir el alto número de infecciones, que han batido récords en las últimas semanas, y aliviar la presión en los hospitales. 

La regla de las 2G –por geimpft o genesen (vacunado o recuperado)– se aplicará independientemente de las cifras de contagios y se podrá pedir, adicionalmente, un test negativo. También en el comercio minorista regirá la regla de las 2-G, a excepción de los establecimientos de productos de primera necesidad.

También se han acordado restricciones a eventos públicos y contactos, especialmente entre los ciudadanos no vacunados. Se limitarán los encuentros privados de las personas no vacunadas al propio núcleo familiar o de convivencia y otras dos personas de otra burbuja de convivencia, sin contar a los menores de hasta 14 años.

Entre las medidas adoptadas se incluye también el cierre del ocio nocturno a partir de ciertos niveles de incidencia de contagios. Los clubes y discotecas deberán cerrar a partir de una incidencia acumulada de 350 nuevos contagios por cada 100.000 habitantes en siete días.

Igualmente, a partir de este valor de referencia el aforo de encuentros privados de personas vacunadas o recuperadas quedará reducido a 50 personas en interiores y 200 en exteriores. En tanto, en las escuelas volverá a ser obligatorio el uso de la mascarilla.

"Todas estas medidas son estándares mínimos", ha dicho Merkel, y ha agregado que los estados federados tienen libertad de imponer restricciones más estrictas. La canciller saliente ha señalado que la validez del pasaporte COVID se acortará a nueve meses tras haber completado la pauta completa, por lo que recibir una dosis de refuerzo es ahora importante.

Se debatirá la vacunación obligatoria

El Bundestag (cámara baja) debatirá y decidirá sobre la obligatoriedad de la vacuna, que si se aprueba podría entrar en vigor, ha precisado Merkel, a partir de febrero del año que viene, al tiempo que ha informado que se implicará en el debate a una comisión ética.

Merkel ha dicho que está a favor de la vacunación obligatoria. Scholz, quien aspira a ser investido canciller federal la próxima semana, también se ha pronunciado a favor, con la perspectiva de que supere el trámite parlamentario entre febrero y marzo.

El futuro canciller ha calificado las medidas de "correctas y necesarias" y subrayó la importancia de ser "claros y precisos".

Ha llamado a la población a vacunarse contra la COVID-19 y señala que las consecuencias de no hacerlo son visibles en Alemania. Ha aludido al "ambicioso objetivo" de administrar hasta final de año 30 millones de vacunas, un "gran desafío logístico", reconoció, y se ha mostrado convencido, además, de que el Parlamento llegará a la convicción de la conveniencia de hacer obligatoria la vacuna.

Incidencia elevada

La elevada incidencia ha bajado ligeramente por tercer día consecutivo en Alemania, tras picos sucesivos durante noviembre. La incidencia acumulada se sitúa en 439,2 nuevos contagios por cada 100.000 habitantes, frente a 442,9 este martes y 154,5 hace un mes, según datos del Instituto Robert Koch (RKI) de virología actualizados la pasada madrugada.

La tasa acumulada de ingresos en siete días se sitúa actualmente en Alemania en 5,61 por cada 100.000 habitantes y la ocupación en las UCI de pacientes con COVID-19 es del 20,8% de las camas disponibles en las unidades de críticos para la población adulta.

El 71,4% de la población de Alemania (59,4 millones de personas) ha sido vacunada, el 68,6 % (57,0 millones) con la pauta completa, mientras el 12,5% (10,4 millones) ha recibido ya una dosis de refuerzo.

Alemania extremará las restricciones a escala nacional dirigidas a las personas no inmunizadas. También se plantea implantar la vacunación obligatoria previsiblemente a partir del próximo febrero, ha anunciado la canciller saliente Angela Merkel, tras su reunión con su previsible sucesor, Olaf Scholz, y los líderes regionales.

El acceso a las instalaciones y eventos de cultura y ocio, como el cine, el teatro y los restaurantes, solo será posible para quienes se hayan vacunado y quienes se hayan recuperado, informa la cadena ARD. Merkel ha hablado de que es necesario un "acto de solidaridad nacional" para reducir el alto número de infecciones, que han batido récords en las últimas semanas, y aliviar la presión en los hospitales. 

La regla de las 2G –por geimpft o genesen (vacunado o recuperado)– se aplicará independientemente de las cifras de contagios y se podrá pedir, adicionalmente, un test negativo. También en el comercio minorista regirá la regla de las 2-G, a excepción de los establecimientos de productos de primera necesidad.

También se han acordado restricciones a eventos públicos y contactos, especialmente entre los ciudadanos no vacunados. Se limitarán los encuentros privados de las personas no vacunadas al propio núcleo familiar o de convivencia y otras dos personas de otra burbuja de convivencia, sin contar a los menores de hasta 14 años.

Entre las medidas adoptadas se incluye también el cierre del ocio nocturno a partir de ciertos niveles de incidencia de contagios. Los clubes y discotecas deberán cerrar a partir de una incidencia acumulada de 350 nuevos contagios por cada 100.000 habitantes en siete días.

Igualmente, a partir de este valor de referencia el aforo de encuentros privados de personas vacunadas o recuperadas quedará reducido a 50 personas en interiores y 200 en exteriores. En tanto, en las escuelas volverá a ser obligatorio el uso de la mascarilla.

"Todas estas medidas son estándares mínimos", ha dicho Merkel, y ha agregado que los estados federados tienen libertad de imponer restricciones más estrictas. La canciller saliente ha señalado que la validez del pasaporte COVID se acortará a nueve meses tras haber completado la pauta completa, por lo que recibir una dosis de refuerzo es ahora importante.

Se debatirá la vacunación obligatoria

El Bundestag (cámara baja) debatirá y decidirá sobre la obligatoriedad de la vacuna, que si se aprueba podría entrar en vigor, ha precisado Merkel, a partir de febrero del año que viene, al tiempo que ha informado que se implicará en el debate a una comisión ética.

Merkel ha dicho que está a favor de la vacunación obligatoria. Scholz, quien aspira a ser investido canciller federal la próxima semana, también se ha pronunciado a favor, con la perspectiva de que supere el trámite parlamentario entre febrero y marzo.

El futuro canciller ha calificado las medidas de "correctas y necesarias" y subrayó la importancia de ser "claros y precisos".

Ha llamado a la población a vacunarse contra la COVID-19 y señala que las consecuencias de no hacerlo son visibles en Alemania. Ha aludido al "ambicioso objetivo" de administrar hasta final de año 30 millones de vacunas, un "gran desafío logístico", reconoció, y se ha mostrado convencido, además, de que el Parlamento llegará a la convicción de la conveniencia de hacer obligatoria la vacuna.

Incidencia elevada

La elevada incidencia ha bajado ligeramente por tercer día consecutivo en Alemania, tras picos sucesivos durante noviembre. La incidencia acumulada se sitúa en 439,2 nuevos contagios por cada 100.000 habitantes, frente a 442,9 este martes y 154,5 hace un mes, según datos del Instituto Robert Koch (RKI) de virología actualizados la pasada madrugada.

La tasa acumulada de ingresos en siete días se sitúa actualmente en Alemania en 5,61 por cada 100.000 habitantes y la ocupación en las UCI de pacientes con COVID-19 es del 20,8% de las camas disponibles en las unidades de críticos para la población adulta.

El 71,4% de la población de Alemania (59,4 millones de personas) ha sido vacunada, el 68,6 % (57,0 millones) con la pauta completa, mientras el 12,5% (10,4 millones) ha recibido ya una dosis de refuerzo.

Alemania extremará las restricciones a escala nacional dirigidas a las personas no inmunizadas. También se plantea implantar la vacunación obligatoria previsiblemente a partir del próximo febrero, ha anunciado la canciller saliente Angela Merkel, tras su reunión con su previsible sucesor, Olaf Scholz, y los líderes regionales.

El acceso a las instalaciones y eventos de cultura y ocio, como el cine, el teatro y los restaurantes, solo será posible para quienes se hayan vacunado y quienes se hayan recuperado, informa la cadena ARD. Merkel ha hablado de que es necesario un "acto de solidaridad nacional" para reducir el alto número de infecciones, que han batido récords en las últimas semanas, y aliviar la presión en los hospitales.