La primera central telefónica de Madrid se convertirá en 38 pisos de ultralujo y 110 aparcamientos

La esquina de la calle Hermosilla con Núñez de Balboa ha perdido uno de sus edificios de referencia. Enfrente de la pequeña iglesia luterana ya no está uno de las pocas construcciones industriales que le quedaban al distrito de Salamanca, la primera central telefónica de Madrid, con pasado centenario (fue construida en 1916) y un futuro residencial en una promoción que está llamada a convertirse en una de las más caras y exclusivas de la capital.

Demolida la estación telefónica más antigua de Madrid en el barrio de Salamanca

Más

El edificio que se levantará en esta parcela tendrá siete alturas, en las que se ubicarán 38 viviendas. También excavará el subsuelo para horadar dos sótanos con 110 plazas de aparcamiento con recarga para vehículos eléctricos y 38 trasteros, uno por piso, según los documentos del proyecto constructivo a los que ha tenido acceso Somos Madrid.

Aunque los permisos los ha solicitado la empresa Nadifa SPV 2022, de esta promoción de lujo se encargan Blasson Property y Pictet, que invertirán 100 millones en la operación, adelantaba el diario Expansión el pasado mes de mayo. Estas branded residences podrían “romper el mercado de precios de la capital”, aseguraba la misma publicación. Blasson es responsable del edificio residencial Lagasca 99, también en el distrito de Salamanca. Por uno de sus pisos en esta otra calle se pagan hasta 16.000 euros de alquiler al mes, detallaba El País en otro reportaje. Sus compradores -muchos latinoamericanos- adquirieron las viviendas por entre 3 y 17 millones de euros cada una.

La licencia para el derribo y la construcción del bloque de viviendas fue concedida el pasado mes de agosto por la Dirección General de la Edificación del Ayuntamiento de Madrid. Los trabajos de construcción se extenderán hasta 18 meses, aunque el vallado de su parte inferior tendrá que ser retirado antes del primer año de obras.

El proyecto constructivo incluye calefacción por geotermina y aerotermia, una piscina y varios dúplex que serán la estrella de la promoción, con hasta cuatro dormitorios con sus correspondientes baños, acceso independiente del servicio o comodidades como ascensores dentro de las viviendas para evitar el uso de las escaleras si así lo estima la propiedad. Habrá también zonas verdes y gimnasio.

La central de Madrid/Hermosilla fue construida en 1916 por la desaparecida Compañía Madrileña de Teléfonos y fue, junto con la de la calle Jordán (en Chamberí), el primer nodo de la red telefónica de la ciudad tras el inicial, que se había situado en la Calle Mayor. Posteriormente, fue absorbida por la Compañía Telefónica Nacional de España (CTNE).

La esquina de la calle Hermosilla con Núñez de Balboa ha perdido uno de sus edificios de referencia. Enfrente de la pequeña iglesia luterana ya no está uno de las pocas construcciones industriales que le quedaban al distrito de Salamanca, la primera central telefónica de Madrid, con pasado centenario (fue construida en 1916) y un futuro residencial en una promoción que está llamada a convertirse en una de las más caras y exclusivas de la capital.

Demolida la estación telefónica más antigua de Madrid en el barrio de Salamanca

Más

El edificio que se levantará en esta parcela tendrá siete alturas, en las que se ubicarán 38 viviendas. También excavará el subsuelo para horadar dos sótanos con 110 plazas de aparcamiento con recarga para vehículos eléctricos y 38 trasteros, uno por piso, según los documentos del proyecto constructivo a los que ha tenido acceso Somos Madrid.

Aunque los permisos los ha solicitado la empresa Nadifa SPV 2022, de esta promoción de lujo se encargan Blasson Property y Pictet, que invertirán 100 millones en la operación, adelantaba el diario Expansión el pasado mes de mayo. Estas branded residences podrían “romper el mercado de precios de la capital”, aseguraba la misma publicación. Blasson es responsable del edificio residencial Lagasca 99, también en el distrito de Salamanca. Por uno de sus pisos en esta otra calle se pagan hasta 16.000 euros de alquiler al mes, detallaba El País en otro reportaje. Sus compradores -muchos latinoamericanos- adquirieron las viviendas por entre 3 y 17 millones de euros cada una.

La licencia para el derribo y la construcción del bloque de viviendas fue concedida el pasado mes de agosto por la Dirección General de la Edificación del Ayuntamiento de Madrid. Los trabajos de construcción se extenderán hasta 18 meses, aunque el vallado de su parte inferior tendrá que ser retirado antes del primer año de obras.

El proyecto constructivo incluye calefacción por geotermina y aerotermia, una piscina y varios dúplex que serán la estrella de la promoción, con hasta cuatro dormitorios con sus correspondientes baños, acceso independiente del servicio o comodidades como ascensores dentro de las viviendas para evitar el uso de las escaleras si así lo estima la propiedad. Habrá también zonas verdes y gimnasio.

La central de Madrid/Hermosilla fue construida en 1916 por la desaparecida Compañía Madrileña de Teléfonos y fue, junto con la de la calle Jordán (en Chamberí), el primer nodo de la red telefónica de la ciudad tras el inicial, que se había situado en la Calle Mayor. Posteriormente, fue absorbida por la Compañía Telefónica Nacional de España (CTNE).

La esquina de la calle Hermosilla con Núñez de Balboa ha perdido uno de sus edificios de referencia. Enfrente de la pequeña iglesia luterana ya no está uno de las pocas construcciones industriales que le quedaban al distrito de Salamanca, la primera central telefónica de Madrid, con pasado centenario (fue construida en 1916) y un futuro residencial en una promoción que está llamada a convertirse en una de las más caras y exclusivas de la capital.

Demolida la estación telefónica más antigua de Madrid en el barrio de Salamanca

Más

El edificio que se levantará en esta parcela tendrá siete alturas, en las que se ubicarán 38 viviendas. También excavará el subsuelo para horadar dos sótanos con 110 plazas de aparcamiento con recarga para vehículos eléctricos y 38 trasteros, uno por piso, según los documentos del proyecto constructivo a los que ha tenido acceso Somos Madrid.