El Gobierno se desvincula de la vuelta del rey emérito y deja en manos de Casa Real las explicaciones que le exige

Irene Castro

0

El Gobierno deja en manos de Casa Real las explicaciones que exige a Juan Carlos I por los escándalos de su fortuna opaca, que la Fiscalía terminó archivando por haber prescrito los delitos. Moncloa mantiene, no obstante, que el rey emérito debe rendir cuentas ante los españoles, pero considera que es una “decisión personal” del exjefe del Estado y que, en todo caso, es Zarzuela la que puede marcar los tiempos. “Es una decisión que no compete al Gobierno. Es una decisión del emérito y no compete a nosotros pronunciarnos, y es la Casa Real quien ha de hacerlo en su caso”, ha respondido la portavoz, Isabel Rodríguez, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

La pregunta se ha producido después de que se haya revelado la determinación de Juan Carlos I de volver a España este fin de semana con destino Sanxenxo. La pretensión, además, es que se vea con Felipe VI en Madrid en el marco de su regreso temporal. El antiguo monarca comunicó su intención de mantener su residencia en Abu Dabi tras el archivo de las investigaciones de la Fiscalía, pero retornar temporalmente a España. Esta será la primera vez que pise suelo español después de su salida el 3 de agosto de 2020.

La portavoz del Ejecutivo ha asegurado en todo momento que las explicaciones que exigió Pedro Sánchez al emérito son una “decisión personal” que le corresponde a él tomar y no ha querido entrar en si este es el marco oportuno ni el formato en que debería rendir cuentas ante los españoles, como le exigió el presidente. “El presidente hizo esas consideraciones que tienen la misma vigencia hoy que ayer”, ha puntualizado Rodríguez.

“Esta decisión es una decisión personal del rey emérito. Sus relaciones son con la Casa Real y  en el respeto a la institución que para nosotros tiene la Casa Real, nuestras relaciones con el rey Felipe VI, no vamos a hacer ninguna consideración acerca de una decisión que nada tiene que ver con el Gobierno. Es una decisión del rey y una cuestión ante quién solo puede manifestarse es la Casa Real”, ha insistido la ministra.

El Gobierno se desvincula completamente del retorno del rey Juan Carlos, que enmarca en un “viaje privado”. Rodríguez no ha dado ningún detalle sobre las gestiones que pueda estar llevando a cabo en el dispositivo de su vuelta y fuentes gubernamentales sostienen que es una cuestión que depende exclusivamente de Zarzuela, incluido el dispositivo de seguridad.

El Gobierno deja en manos de Casa Real las explicaciones que exige a Juan Carlos I por los escándalos de su fortuna opaca, que la Fiscalía terminó archivando por haber prescrito los delitos. Moncloa mantiene, no obstante, que el rey emérito debe rendir cuentas ante los españoles, pero considera que es una “decisión personal” del exjefe del Estado y que, en todo caso, es Zarzuela la que puede marcar los tiempos. “Es una decisión que no compete al Gobierno. Es una decisión del emérito y no compete a nosotros pronunciarnos, y es la Casa Real quien ha de hacerlo en su caso”, ha respondido la portavoz, Isabel Rodríguez, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

La pregunta se ha producido después de que se haya revelado la determinación de Juan Carlos I de volver a España este fin de semana con destino Sanxenxo. La pretensión, además, es que se vea con Felipe VI en Madrid en el marco de su regreso temporal. El antiguo monarca comunicó su intención de mantener su residencia en Abu Dabi tras el archivo de las investigaciones de la Fiscalía, pero retornar temporalmente a España. Esta será la primera vez que pise suelo español después de su salida el 3 de agosto de 2020.

La portavoz del Ejecutivo ha asegurado en todo momento que las explicaciones que exigió Pedro Sánchez al emérito son una “decisión personal” que le corresponde a él tomar y no ha querido entrar en si este es el marco oportuno ni el formato en que debería rendir cuentas ante los españoles, como le exigió el presidente. “El presidente hizo esas consideraciones que tienen la misma vigencia hoy que ayer”, ha puntualizado Rodríguez.

“Esta decisión es una decisión personal del rey emérito. Sus relaciones son con la Casa Real y  en el respeto a la institución que para nosotros tiene la Casa Real, nuestras relaciones con el rey Felipe VI, no vamos a hacer ninguna consideración acerca de una decisión que nada tiene que ver con el Gobierno. Es una decisión del rey y una cuestión ante quién solo puede manifestarse es la Casa Real”, ha insistido la ministra.

El Gobierno se desvincula completamente del retorno del rey Juan Carlos, que enmarca en un “viaje privado”. Rodríguez no ha dado ningún detalle sobre las gestiones que pueda estar llevando a cabo en el dispositivo de su vuelta y fuentes gubernamentales sostienen que es una cuestión que depende exclusivamente de Zarzuela, incluido el dispositivo de seguridad.

El Gobierno deja en manos de Casa Real las explicaciones que exige a Juan Carlos I por los escándalos de su fortuna opaca, que la Fiscalía terminó archivando por haber prescrito los delitos. Moncloa mantiene, no obstante, que el rey emérito debe rendir cuentas ante los españoles, pero considera que es una “decisión personal” del exjefe del Estado y que, en todo caso, es Zarzuela la que puede marcar los tiempos. “Es una decisión que no compete al Gobierno. Es una decisión del emérito y no compete a nosotros pronunciarnos, y es la Casa Real quien ha de hacerlo en su caso”, ha respondido la portavoz, Isabel Rodríguez, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

La pregunta se ha producido después de que se haya revelado la determinación de Juan Carlos I de volver a España este fin de semana con destino Sanxenxo. La pretensión, además, es que se vea con Felipe VI en Madrid en el marco de su regreso temporal. El antiguo monarca comunicó su intención de mantener su residencia en Abu Dabi tras el archivo de las investigaciones de la Fiscalía, pero retornar temporalmente a España. Esta será la primera vez que pise suelo español después de su salida el 3 de agosto de 2020.