Suárez Illana deja la política

Aitor Riveiro

0

Adolfo Suárez Illana ha anunciado este martes su renuncia al acta de diputado, a la presidencia de la Fundación Concordia y Libertad y su salida de la política institucional. “Agradezco profundamente a la dirección de mi partido su ayuda y comprensión durante todo este proceso. Y quiero hoy, tras acordar con el presidente Feijóo mi relevo al frente de la Fundación Concordia y Libertad y de mis obligaciones en el Parlamento, pedir disculpas por los errores cometidos y hacer llegar mi gratitud a quienes, con su ayuda, me permitieron desarrollar ese trabajo”, asegura en una carta remitida esta mañana a los medios.

Suárez Illana asumió un papel destacado en el PP que dirigía Pablo Casado, quien lo recuperó para la primera línea política tras un tiempo en barbecho por su fiasco en Castilla-La Mancha frente a José Bono hace ahora casi 20 años. Casado potenció su figura, lo situó al frente de la nueva fundación que puso en marcha tras la ruptura con la Faes de José María Aznar en tiempos de Mariano Rajoy y le dio un destacado cargo parlamentario: secretario de la Mesa del Congreso.

“Hace algo más de cuatro años fui llamado a la política, lo que me llevó a dejar toda mi actividad profesional —y, casi, mi vida personal— para ayudar a mi partido”, asegura Suárez Illana en su carta de despedida. El PP estaba, dice, “inmerso en un proceso de transición, tras la crisis desatada en su seno por la inesperada moción de censura que se presentó contra el presidente Rajoy”.

“Han sido cuatro años muy difíciles para nuestro partido; marcados por procesos electorales de todo tipo, de forma casi permanente y con distintos resultados”. Sobre su labor al frente de Concordia y Libertad, Suárez Illana asegura haber puesto los “cimientos de la que será, sin duda, una magnífica herramienta en favor del entendimiento entre distintos”.

“Yo soy un profesional del derecho comprometido con su país, no un político de carrera”, prosigue, pese a sus anteriores, y fracasadas, aventuras políticas. “El tiempo pasa y las circunstancias cambian”, explica Suárez Illana, que apunta: “Hoy, gracias a Dios, al esfuerzo de muchos y a la buena gestión del presidente Feijóo, mi partido ha superado, con éxito muy notable, la crisis pasada y se encuentra, al fin, en una situación que augura la victoria en los próximos comicios”.

“Tras acordar con el presidente Feijóo mi relevo al frente de la fundación Concordia y Libertad y de mis obligaciones en el Parlamento”, prosigue la carta, se muestra “siempre dispuesto a seguir ayudando, desde el lugar en el que me encuentre, a fomentar la Concordia entre los españoles, sin renunciar por ello a mis convicciones personales y políticas, lo que incluye seguir apoyando al Partido Popular, para escribir, entre todos, las mejores páginas posibles de nuestra historia común”.

Adolfo Suárez Illana ha anunciado este martes su renuncia al acta de diputado, a la presidencia de la Fundación Concordia y Libertad y su salida de la política institucional. “Agradezco profundamente a la dirección de mi partido su ayuda y comprensión durante todo este proceso. Y quiero hoy, tras acordar con el presidente Feijóo mi relevo al frente de la Fundación Concordia y Libertad y de mis obligaciones en el Parlamento, pedir disculpas por los errores cometidos y hacer llegar mi gratitud a quienes, con su ayuda, me permitieron desarrollar ese trabajo”, asegura en una carta remitida esta mañana a los medios.

Suárez Illana asumió un papel destacado en el PP que dirigía Pablo Casado, quien lo recuperó para la primera línea política tras un tiempo en barbecho por su fiasco en Castilla-La Mancha frente a José Bono hace ahora casi 20 años. Casado potenció su figura, lo situó al frente de la nueva fundación que puso en marcha tras la ruptura con la Faes de José María Aznar en tiempos de Mariano Rajoy y le dio un destacado cargo parlamentario: secretario de la Mesa del Congreso.

“Hace algo más de cuatro años fui llamado a la política, lo que me llevó a dejar toda mi actividad profesional —y, casi, mi vida personal— para ayudar a mi partido”, asegura Suárez Illana en su carta de despedida. El PP estaba, dice, “inmerso en un proceso de transición, tras la crisis desatada en su seno por la inesperada moción de censura que se presentó contra el presidente Rajoy”.

“Han sido cuatro años muy difíciles para nuestro partido; marcados por procesos electorales de todo tipo, de forma casi permanente y con distintos resultados”. Sobre su labor al frente de Concordia y Libertad, Suárez Illana asegura haber puesto los “cimientos de la que será, sin duda, una magnífica herramienta en favor del entendimiento entre distintos”.

“Yo soy un profesional del derecho comprometido con su país, no un político de carrera”, prosigue, pese a sus anteriores, y fracasadas, aventuras políticas. “El tiempo pasa y las circunstancias cambian”, explica Suárez Illana, que apunta: “Hoy, gracias a Dios, al esfuerzo de muchos y a la buena gestión del presidente Feijóo, mi partido ha superado, con éxito muy notable, la crisis pasada y se encuentra, al fin, en una situación que augura la victoria en los próximos comicios”.

“Tras acordar con el presidente Feijóo mi relevo al frente de la fundación Concordia y Libertad y de mis obligaciones en el Parlamento”, prosigue la carta, se muestra “siempre dispuesto a seguir ayudando, desde el lugar en el que me encuentre, a fomentar la Concordia entre los españoles, sin renunciar por ello a mis convicciones personales y políticas, lo que incluye seguir apoyando al Partido Popular, para escribir, entre todos, las mejores páginas posibles de nuestra historia común”.

Adolfo Suárez Illana ha anunciado este martes su renuncia al acta de diputado, a la presidencia de la Fundación Concordia y Libertad y su salida de la política institucional. “Agradezco profundamente a la dirección de mi partido su ayuda y comprensión durante todo este proceso. Y quiero hoy, tras acordar con el presidente Feijóo mi relevo al frente de la Fundación Concordia y Libertad y de mis obligaciones en el Parlamento, pedir disculpas por los errores cometidos y hacer llegar mi gratitud a quienes, con su ayuda, me permitieron desarrollar ese trabajo”, asegura en una carta remitida esta mañana a los medios.

Suárez Illana asumió un papel destacado en el PP que dirigía Pablo Casado, quien lo recuperó para la primera línea política tras un tiempo en barbecho por su fiasco en Castilla-La Mancha frente a José Bono hace ahora casi 20 años. Casado potenció su figura, lo situó al frente de la nueva fundación que puso en marcha tras la ruptura con la Faes de José María Aznar en tiempos de Mariano Rajoy y le dio un destacado cargo parlamentario: secretario de la Mesa del Congreso.