El juez mantiene en prisión a siete acusados de introducir 365 kilos de cocaína en Sevilla

La causa ha sido vista en los jugados de Sevilla.

Fermín Cabanillas

Más información: www.aionsur.com —

0

El titular de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Sevilla ha denegado la libertad provisional a siete acusados y enjuiciados por un delito de tráfico de cocaína desde Colombia a Sevilla, entre los que se encuentran dos policías, un guardia civil y un escolta del Ministerio del Interior.

Se trata de siete de los once acusados en el proceso que quedó visto para sentencia el pasado 21 de febrero, donde se pide para ellos una pena de ocho años de prisión para cada uno y una multa de 45 millones de euros, al entender la Fiscalía que trabajaban para una organización que supuestamente introducía la droga en España a través de Málaga y que fue interceptada en 2022 en la provincia de Sevilla con 365 kilos de cocaína.

Una vez terminado el juicio, los días 21 y 22 de febrero fue pedida la libertad para siete de los 11 encausados, según se refleja en el auto del juez, argumentando los abogados, “el tiempo transcurrido en prisión preventiva; cerca de un año y medio en todos los casos” y “haberse celebrado ya las sesiones del juicio oral habiendo quedado el procedimiento visto para sentencia”.

A ello se añadía en el escrito de petición de libertad, en el caso de tres de ellos, “la alegada grave toxicomanía que han alegado padecer”.

“Persisten los motivos esenciales”

Sin embargo, para el juez, “siguen persistiendo los motivos esenciales que dieron lugar a la adopción de la privación preventiva de libertad”, y sobre el hipotético riesgo de fuga de los ahora reos explica que “la petición de pena de la acusación pública es muy sustanciosa”, y plantea la posibilidad de que los acusados, “ante un pronóstico menos positivo que el de sus defensas, consideren efectivamente la posibilidad de ponerse fuera del alcance del Tribunal”.

Contra la puesta en libertad se ha pronunciado también la Fiscalía, en un escrito el que “interesa su desestimación -la petición de los abogados-, y el mantenimiento de su situación de prisión provisional por la presente causa”, con el fin de evitar “que puedan sustraerse a la acción de la justicia (...) y que puedan cometer otros hechos delictivos de tanta gravedad como los que motivan la presente causa”.

Los once acusados trabajaban, presuntamente, para una organización que supuestamente introducía la droga en España a través de Málaga y que fue interceptada en 2022 en la provincia de Sevilla con 365 kilos de cocaína.

Los dos policías, el guardia civil y el escolta permanecen en prisión desde que se desarrolló la operación, en septiembre de 2022. Además, hay otros tres acusados en la cárcel.

Una “escolta” que está en prisión

Según el relato de la Fiscalía, los policías -uno de ellos subinspector- y el escolta llevaban a cabo “control y vigilancia” en un coche cuando el cargamento (donde iba la droga) se transportaba desde Málaga a Sevilla, y posteriormente en la nave y durante la descarga.

Cuando la policía irrumpió en la nave en la que se estaba descargando la droga, algunos acusados (entre ellos el guardia civil) estaban manipulando el contenedor en el que iba la misma, según la Fiscalía.

La droga habría alcanzado casi los 38 millones de euros en su venta al por menor.

Etiquetas
stats