La portada de mañana
Acceder
Lo que Feijóo entiende por calidad democrática, por Esther Palomera
El gol de un negro: de la final de la Eurocopa a la realidad del racismo en el deporte
OPINIÓN | 'La cacería', por Marco Schwartz

ENTREVISTA Portavoz municipal del grupo municipal Podemos-IU

Susana Hornillo (Podemos): “Sanz se está esforzando para que los promotores inmobiliarios hagan negocio con Sevilla”

Tras su primer año como portavoz del grupo Podemos-IU en el Ayuntamiento de Sevilla, que ha sido su debut ejerciendo la política en las instituciones, Susana Hornillo (Alcalá de Guadaíra, 1976) considera que la capital hispalense es ahora “un barco sin rumbo”. “Todos los barrios están en pie de guerra”, avisa, y es que a juicio el alcalde, José Luis Sanz, “no tiene conciencia ni capacidad para gestionar una ciudad como Sevilla”.

¿Cuál es su balance del primer año de José Luis Sanz como alcalde?

Pues que no ha cumplido prácticamente ninguna de sus promesas, es que ni la limpieza, que es lo más básico y evidente. Un año después, Sevilla está peor porque los barrios están peor: no están más limpios, no ha mejorado la movilidad, no hay política de vivienda, los veladores y los pisos turísticos nos invaden… Tiene que reflexionar mucho y redirigir sus políticas, porque ahora mismo Sevilla es un barco sin rumbo.

¿Considera entonces que ha sido un año en blanco?

Ha sido un año caótico. Ha destrozado sectores como el de la cultura, para el que no tiene proyecto, y ha seguido una senda que tampoco sorprende de fomento del pelotazo urbanístico, intentando colar chiringuitos en urbanismo que finalmente la oposición ha parado. En lo que sí se está esforzando mucho Sanz es en que los promotores inmobiliarios y urbanísticos hagan negocio con Sevilla. Por eso lo que más ilusión me ha hecho en este tiempo ha sido paralizar, al menos de momento, el pelotazo urbanístico que tenían previsto para las naves portuarias de Las Razas, algo que se hizo gracias al impulso ciudadano. Mientras tanto, Sevilla no tiene nadie a los mandos y ahora además hemos sabido que los que mandan están fuera del Ayuntamiento. 

¿Y quiénes son los que mandan?

Pues hemos visto que Endesa manda más que el alcalde, porque decide qué barrios pueden tener acceso al suministro eléctrico y los que no. Y hemos visto que las decisiones sobre la gobernabilidad de Sevilla las toma en San Telmo el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno. El alcalde manda poco o nada ahora mismo, y por eso el paripé que ha montado con los presupuestos, un circo para desviar la atención sobre la negociación con Vox que no quería que se supiera antes de las elecciones europeas.

¿Cree que estaban cerca de un acuerdo y que fue el PP andaluz el que lo paró? 

Era muy evidente el juego que se traían entre PP y Vox. Sin ir más lejos, ante el supuesto caso de corrupción que ahora mismo acecha a la Gerencia de Urbanismo, Vox salió en defensa a ultranza del delegado cuando la oposición pidió que compareciera para que diera explicaciones. Era evidente que tenían conversaciones, que Vox estaba forzando la máquina para que el PP aceptara un pacto, pero que se les escapó antes de tiempo y Moreno Bonilla le tiró de la oreja al alcalde de Sevilla. Con todo, creo que lamentablemente la siguiente sorpresa que nos va a dar Sanz es su pacto con Vox. Espero equivocarme, de verdad.

El PP ha heredado las protestas contra el PSOE y ha creado más, todos los barrios están en pie de guerra

Aún así, y tras perder la cuestión de confianza, el PP va a tener su presupuesto…

Eso es un ejemplo más del desgobierno de Sevilla, son unos presupuestos que son pan para hoy y hambre para mañana porque no se han conseguido en base al diálogo. El PP no es consciente, o no quiere serlo, de que es un gobierno en minoría que no puede sacar nada adelante como no sea dialogando con la oposición y teniendo en cuenta la participación ciudadana. Así tiene a tanta gente en contra, el PP ha heredado las protestas contra el PSOE y ha creado más, todos los barrios están en pie de guerra.

¿Y a qué achaca esa actitud de Sanz?

Pues a que viene de una experiencia en un pueblo que no tiene nada que ver con una ciudad como Sevilla y se le ha quedado grande. Sanz no tiene conciencia ni capacidad para gestionar una ciudad como Sevilla, ni tiene un equipo que le acompañe. Y como tampoco escucha a la oposición ni, lo que es más importante, a la ciudadanía… Porque yo no tengo experiencia en gestionar Sevilla, pero me he sentado a escuchar a asociaciones y organizaciones de todos los barrios.

¿Qué le parece su petición a la oposición de comprometerse por escrito a no presentarle una moción de censura para acelerar así la aprobación del presupuesto?

Pues otra falta de respeto, vuelve a esa necesidad de generar titulares para que se olviden del intento de pacto con Vox. Tiene que dejar de culpar a la oposición de la que es su principal responsabilidad, si no ha hecho bien su trabajo no es culpa de la oposición. Él ha sido el que nos ha embarcado en este proceso, así que ahora tiene que asumir los tiempos, lo malo es que mientras tanto la ciudad sigue en total desgobierno. 

¿Con qué decisión de Sanz se queda como símbolo de este primer año?

Cuando quiso cerrar la Plaza de España, quiso apropiarse de lo que no es suyo para sacar dinero y eso es muy simbólico de lo que piensa que es la gestión de una ciudad. En lugar de aplicar la tasa turística, que es de sentido común, coge y le quiere poner puertas a la Plaza de España, que es una aberración.

El alcalde alega que necesita recursos porque la oposición le ha impedido hasta ahora tener un presupuesto…

Pero es que nunca ha tenido intención de escuchar, desde el primer momento ha querido que aprobemos su proyecto de presupuesto, que tengo que decir que es prácticamente el mismo que el del PSOE pero empeorando ciertos aspectos. 

¿Le está dando la razón a Vox, que dice que el del PP es un presupuesto socialista?

Seamos sinceros, tanta diferencia no hay entre el PSOE y el PP en cuanto a gestión. Lo que me preocupa del PP es el atentado contra los derechos de las mujeres y de las personas Lgtbi y contra la memoria histórica, además de la deriva que tiene hacia las privatizaciones.

Pese a ello, hasta ahora entre su grupo y el PSOE le han permitido al PP sacar adelante el grueso de las modificaciones presupuestarias que ha presentado.

Bueno, pues entonces el PP no puede decir que estamos bloqueando el funcionamiento de la ciudad. Al final somos consecuentes y no decimos que no a todo porque sí, tenemos una responsabilidad con Sevilla.

El gobierno local ha hecho un mapa para ver cuántos pisos turísticos caben todavía en Sevilla y declarar zonas de expansión, lo que ha conseguido es un efecto llamada y ha disparado las licencias que se conceden

Al margen de la limpieza, el otro gran caballo de batalla de las pasadas elecciones fue el de los pisos turísticos, ¿cómo valora la gestión que ha hecho Sanz de su promesa de que no daría una licencia más?

Desde luego no ha sido una decepción, porque no pensaba que fueran a hacer nada para frenar la invasión de pisos turísticos. El gobierno se pone la medalla de que ha sido la primera capital andaluza en regular el problema, pero lo que ha hecho es un paripé, ha hecho un mapa para ver cuántos pisos turísticos caben todavía en Sevilla y declarar zonas de expansión. Lo que ha conseguido es un efecto llamada y ha disparado las licencias que se conceden, han aumentado de forma exponencial. Con los pisos turísticos es evidente que Sanz mintió, y eso que puede tomar medidas como gravar el IBI para que paguen más impuestos o establecer una moratoria.

Pues electoralmente las cosas le van muy bien al PP en Sevilla como se vio en las europeas, y no puede decirse lo mismo de ustedes.

Lo más preocupante es que la derecha y la ultraderecha siguen ganando terreno, y eso es evidente que lo estamos sufriendo las fuerzas progresistas. Los resultados de Podemos han sido malos pero tenemos proyecto, hay que actuar ante la ola reaccionaria que está amenazando a toda Europa y ante un fascismo que sigue avanzando de forma muy preocupante. Desde Podemos estamos señalando las rendijas por las que se está colando, como el poder judicial, el mediático y el político, pero no se nos está escuchando. Y en Sevilla tenemos un proyecto de ciudad sólido.

¿Y también es sólida su coalición electoral? La cuestión del presupuesto provocó una grieta.

Tengo que reconocer que hemos tenido nuestros más y nuestros menos con otras partes de la coalición que yo quiero pensar que vamos a resolver y que estamos en ese camino. Al tema de las luchas internas hay que darle la importancia que tiene, porque al final si te restan energía para centrarte en lo que te está pidiendo la gente...

En el matrimonio con IU hubo nubarrones, ¿esto se ha logrado reconducir?

Creo que sí. De todas maneras, en ese momento pienso que se equivocaron al hacer ese movimiento y no han rectificado. Presentar enmiendas al presupuesto fue una decisión que se tomó en una votación en la mesa de partidos; si ellos no la aceptaron, tienen que explicar por qué. La relación con Ismael Sánchez [concejal de IU] es cordial, creo y confío en que tenemos en mente el mismo objetivo y que las posibles diferencias internas no van a restar potencialidad al trabajo que podemos hacer.

¿Uno de los elementos de fricción ha sido el activismo de Podemos contra la mina de Aznalcóllar, un municipio que gobierna IU?

Ahí creo que la propia organización de IU ha tenido una contradicción, porque el alcalde de Aznalcóllar hizo unas declaraciones bastante deplorables en contra mía y de la posición de Podemos, con una actitud incluso de negacionismo. Pero después IU Andalucía ha firmado el manifiesto de Greenpeace y Ecologistas en Acción contra los vertidos, con lo cual creo que el problema es interno de ellos. La contradicción es grande, así que tendrían que explicar cuál es su postura.

Sigue nuestra edición de Sevilla en X

Ahora puedes seguir las noticias de Sevilla capital y provincia a través de la red social X en este enlace.