eldiario.es

Menú

ARAGÓN

Los eternos olvidados

Después de dos años y medio, y con una moción municipal aprobada, el Ayuntamiento de Zaragoza sigue sin dar solución a los “sin techo” y sus perros, incumpliendo así sus propias resoluciones

- PUBLICIDAD -

En enero de 2014 el Ayuntamiento de Zaragoza aprobó una moción para facilitar el acceso al Albergue Municipal a personas sin recursos acompañadas de sus perros a iniciativa del Partido Animalista PACMA y la organización Vegan Hope , quienes intervinieron en aquel Pleno para defender esta medida que finalmente sailó adelante por un estrecho margen, debido a la abstención del Partido Popular, fuerza que en ese momento contaba con mayor número de concejales. Esta decisión tenía y tiene gran relevancia para los usuarios del albergue, ya que muchos de ellos viven en la calle con sus perros, y estos animales representan prácticamente su única compañía.

La moción municipal contemplaba también algunas medidas adicionales tales como un protocolo de atención realizado por el Centro de Protección Animal de Zaragoza (CMPA), para el registro obligatorio de los perros en el RIACA (Registro de Animales de Compañía de Aragón), y otras acciones relacionadas con la salud animal, como la vacunación, la desparasitación, el control veterinario básico, y una comida diaria; todo ello sufragado por el Ayuntamiento de Zaragoza.

Se acababa así con la prohibición que imperaba hasta ese momento y se daba una solución a un viejo problema social y de salubridad púbica. El Ayuntamiento no dudó entonces en anunciar “a bombo y platillo” esta medida, dando muestras de su sensibilidad tanto hacia las personas sin recursos como hacia sus animales de compañía, y apareciendo como referente de gestión municial para dicha problemática.

Promesas incumplidas

Sin embargo la realidad es que esta medida quedaba pendiente de aplicación, a la espera de realizar una revisión técnica de las instalaciones que garantizara su idoneidad en cuanto a medidas de salubridad, higiene y bienestar para las personas y sus animales.

De forma provisional, el Ayuntamiento ofreció la posibilidad de que los usuarios del Albergue pudieran “depositar” a sus animales en el CMPA durante su estancia, opción que lógicamente no fue aceptada en ningún caso. Imagínense que les obligan a separarse del ser más querido para ustedes y su única compañía, bajo una supuesta promesa de devolución… efectivamente, todos optaron por dormir a la intemperie en compañía de sus animales antes que desprenderse de ellos. 

Después de año y medio largo, y a pesar de que diversas Asociaciones se hayan ofrecido altruistamente al Ayuntamiento de Zaragoza para realizar dichos estudios técnicos y redactar el protocolo de actuación, para informar a los usuarios, etc… el Consistorio sigue sin tomar ninguna medida efectiva y sin cumplir esta moción aprobada en Pleno por ellos mismos.

Salirse por la tangente

Lo realmente exasperante del caso es que en lugar de cumplir lo acordado, el nuevo equipo de gobierno de Ayuntamiento de Zaragoza se “saca ahora de la manga” un nuevo proyecto, “mucho más ambicioso”, según ellos, para “habilitar 10 hogares sociales tutelados, destinados a los indigentes, a los que podrán acceder con sus perros”; sin dar más información sobre esta iniciativa, ni explicar en qué consistirán, ni cuándo estarán disponibles, ni las condiciones de acceso, ni el tipo de control veterinario a realizar.

En cualquier caso esta iniciativa es claramente insuficiente para las necesidades reales de nuestra ciudad. Podría suponer una medida adicional, pero en ningún caso sustituir a lo ya acordado.

Por ello, es de justicia exigir al equipo de gobierno del Ayuntamiento de Zaragoza que cumpla con sus compromisos, que acondicione de manera urgente un módulo en el Albergue Municipal donde puedan pernoctar las personas sin techo junto con sus animales de compañía, y que ponga en marcha todas las medidas adicionales que contemplaba la moción aprobada hace más de año y medio.

Se acerca el frío y de nuevo, un año más, los eternos olvidados de la sociedad, aquellos que no tienen recursos suficientes para salir adelante, y los animales que constituyen su única compañía y consuelo, comparten la misma suerte… arriesgarse a pasar a la intemperie las gélidas noches invernales de Zaragoza.

*Eduardo Santana para PACMA Aragón

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha