eldiario.es Aragón Blogs y opinión

Sobre este blog

El Prismático es el blog de opinión de eldiario.es/aragon. 

Las opiniones que aquí se expresan son las de quienes firman los artículos y no responden necesariamente a las de la redacción del diario.

Igualdad también en el "tajo"

Sobre este blog

El Prismático es el blog de opinión de eldiario.es/aragon. 

Las opiniones que aquí se expresan son las de quienes firman los artículos y no responden necesariamente a las de la redacción del diario.

Este último año ha sido especialmente difícil para todas las personas, pero si echamos una vista a los datos veremos como las mujeres han sido las que más han sufrido con crudeza las consecuencias de la crisis del coronavirus. En estas circunstancias pandémicas que nos está tocando vivir, han puesto en manifiesto las reivindicaciones del movimiento feminista por la necesidad de transformar nuestro modelo socioeconómico y poner en el centro conceptos tan importantes y necesarios como es la sostenibilidad de la vida.

El trabajo asalariado de las mujeres, durante la pandemia, ha agudizado las condiciones negativas que ya existían relacionadas con la parcialidad, la temporalidad, con la dificultad de conciliar y en la organización de los cuidados en el ámbito familiar. 

Somos conscientes que el trabajo asalariado y justamente retribuido, es una herramienta fundamental para todas las personas, pero especialmente para las mujeres que se enfrentan a mismos trabajos que los hombres con menores retribuciones salariales, solo por el mero hecho de ser mujeres, arrojándolas a suelos pegajosos y situaciones de vidas insostenibles. Sólo será trabajo decente, si la igualdad entre hombres y mujeres junto a una perspectiva feminista se convierten en partes imprescindibles de su definición. Tenemos que ser capaces de compatibilizar la vida con el empleo y el empleo con la familia. Para ello es necesario e imprescindible dignificar el trabajo en todas sus formas y garantizar la justa valoración de cada puesto de trabajo con una misma retribución por su desarrollo para alcanzar la autonomía personal y la dignidad material. La experiencia vivida en esta pandemia ha hecho visible la necesidad de poner fin a estas viejas desigualdades estructurales y así poder hablar de un trabajo decente.

Descubre nuestras apps