Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
Sobre este blog

El Prismático es el blog de opinión de elDiario.es/aragon. 

Las opiniones que aquí se expresan son las de quienes firman los artículos y no responden necesariamente a las de la redacción del diario.

Consejero Bancalero, la sanidad pública se nos muere

Conrad Blásquiz

2

Sobre este blog

El Prismático es el blog de opinión de elDiario.es/aragon. 

Las opiniones que aquí se expresan son las de quienes firman los artículos y no responden necesariamente a las de la redacción del diario.

Acabo de ganar la batalla al cáncer de próstata. Ha sido una lucha contra el reloj de meses en los que me he topado con muchos, demasiados obstáculos en la sanidad pública. Eternas y angustiosas esperas, que irremediablemente me han acabado empujando muy a mi pesar hacia la sanidad privada. Me estaba jugando la vida y me urgía buscar una salida que la sanidad pública ha sido incapaz de darme. Ha sido una decisión dolorosa para alguien que como yo es ferviente defensor, casi obsesivo, de la sanidad pública, convencido de que es uno de los grandes pilares, junto a la educación, el cuidado de nuestros mayores y la asistencia social a los desfavorecidos, del Estado de Bienestar. 

La Constitución Española reconoce en su artículo 43 el derecho a la protección de la salud, que para ser efectivo requiere de los poderes públicos la adopción de las medidas idóneas para satisfacerlo. El Gobierno de Aragón aprobó el 3 de noviembre de 2009, que sigue vigente en la web institucional, una orden que regula la aplicación de los tiempos máximos de respuesta en primeras consultas de asistencia especializada y procedimientos diagnósticos en el Sistema de Salud de Aragón. Se establecen como tiempos máximos de respuesta sesenta días para primeras consultas de asistencia especializada y treinta días para procedimientos de diagnóstico. Y esos plazos es evidente que se incumplen permanentemente. Lo sorprendente y también muy desconocido por la sociedad de que esa norma permite acudir a la sanidad privada si se incumplen los plazos y que los gastos sean sufragados a cargo de la Administración.

Porque es justo que nuestros impuestos contribuyan a mejorar nuestra calidad de vida. Pero no es de justicia social que con un indicador PSA sospechosamente elevado se demore cinco meses la realización de la correspondiente resonancia magnética que finalmente confirma las sospechas iniciales.