eldiario.es

9

Enrique Tordesillas

Trabajador de Telefónica jubilado, sindicalista.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 2

Errejón entra en juego

Finalmente, Errejón ha dado el salto a la política estatal y, como era de esperar, desde el principio ha sido objeto de críticas de todo tipo. Ya el 27 se septiembre en InfoLibre, Luis Arroyo, en su artículo “Lo que le faltaba a la izquierda”, llegaba a la conclusión de que, puesto que en la izquierda española ya había una opción socialdemócrata, el PSOE, y otra comunista, Unidas Podemos, no cabía ninguna opción nueva: “Si a la izquierda española no le hacía falta una oferta ideológica que ya estaba cubierta por los socialistas y por Podemos, ¿qué ofrece entonces Más País, la nueva oferta nacional de Iñigo Errejón? Evidentemente, nada más que un liderazgo distinto al de Pablo Iglesias y al de Pedro Sánchez. Errejón no haría nada distinto de lo que plantean sus dos adversarios de la izquierda” Y más abajo, añadía: “Errejón vendría a traer buen rollo”.

Creo que Luis Arroyo parte de un criterio excesivamente reduccionista: en la izquierda solo caben dos opciones ideológico-políticas (por cierto, sería conveniente redefinir qué supone en estos momentos ser de izquierdas, socialdemócrata o comunista, no creo que sean conceptos inamovibles a lo largo de la historia) pero dando por buena su tesis, ¿está seguro Arroyo de que si la formación del Gobierno hubiese dependido de Errejón, tendríamos que volver a votar en noviembre?¿Esto no supone ninguna diferencia? Las ideologías y los programas solo son útiles cuando se llevan a la práctica, cuando transforman la realidad. Esto no depende del buen rollo, sino de la capacidad de adaptar el programa a la situación concreta, de llegar a pactos y de conformar mayorías sociales que sustenten los acuerdos políticos.

Seguir leyendo »

Una asignatura pendiente

En todos los rankings, y en concreto en el de la Organización Mundial de la Salud, la sanidad  española aparece como una de las mejores del mundo, a pesar de que el gasto sanitario público no es de los más altos ni en porcentaje del PIB ni en gasto per cápita. Sin embargo, la valoración de la ciudadanía de nuestro Sistema Público Sanitario ha ido empeorando en los últimos años. Las listas de espera -que rondan el año en algunas especialidades-, la crisis económica o el afán privatizador de algunos gobiernos autonómicos han sido algunas de las causas. Pero la calidad del sistema no sólo depende de los recursos destinados o de la organización del mismo, la atención al paciente es un factor a tener muy en cuenta.

La mayoría de las personas nos sentimos inquietos cuando vamos al médico. Entramos en un mundo desconocido, necesitamos cierta empatía, recibir una información comprensible pero no paternalista, sentir –la percepción es fundamental a la hora de valorar un servicio- que realmente le importas al profesional que tienes enfrente, que no eres sólo un número. Ésta es, en algunos casos, una asignatura pendiente.

Seguir leyendo »

¿Es posible con estas izquierdas?

Lo que podía haber sido el inicio de un periodo de cooperación de la izquierda, se está convirtiendo en una enorme frustración para mucha gente progresista y para mucha gente necesitada de políticas progresistas. La desconfianza, la torpeza y la ambición desmedida de algunos dirigentes políticos hicieron naufragar un proyecto que, aunque hubiese salido a última hora y con fórceps, podía ser el punto de partida de un periodo en el que las diferentes izquierdas aceptasen la existencia de la pluralidad -en ese espectro político- y aprendiesen a convivir, aunque solo fuese por necesidad para su propia supervivencia.

La imposibilidad de llegar a un acuerdo los días previos a las sesiones de investidura fue un punto de inflexión en las relaciones, ya deterioradas, entre PSOE y UP y desde entonces la cosa ha ido a peor.  Lo malo no es que no sean capaces de llegar a un acuerdo, el drama está en que PSOE y Unidas Podemos, en lugar de dar los pasos necesarios para aproximar posiciones, se dedican a desacreditar a su supuesto aliado. Lo sucedido en la sesión parlamentaria del día 29 de agosto es una buena muestra.

Seguir leyendo »

Aún hay margen para el acuerdo

Los programas de PSOE y Unidas Podemos dan margen para un acuerdo programático que, si son capaces de pactar los desacuerdos, y el encaje de Cataluña no es asunto menor, permita comenzar una legislatura con ciertas garantías de continuidad. Por otra parte, Podemos, aunque con un resultado electoral menguado, no es una fuerza residual a la que se pueda marginar –aunque en mi opinión, no se debe marginar, independientemente del resultado electoral, a ninguna fuerza con la que puedas colaborar-. Entonces, ¿por qué después de dos meses han sido incapaces de presentar un mínimo acuerdo? ¿Por qué es tan difícil un gobierno de coalición?

La verdad es que el contexto no es muy favorable: en España falta cultura de diálogo, nos empeñamos más en resaltar lo que nos separa que lo que nos une; en política se piensa más en los juegos de suma cero –unos ganan lo que otros pierden- que en buscar espacios en los que todos ganen; los poderes fácticos presionan, en público y en privado, para limitar la influencia de UP en el futuro Gobierno; también presionan buena parte de los barones del PSOE; la suma no da mayoría absoluta, por lo que serían necesarios más apoyos que también pondrán condiciones… Y aunque la investidura puede salir adelante con un gobierno de coalición, ERC se puede abstener, esto no garantiza la gobernabilidad, ni la aprobación de unos nuevos presupuestos.

Seguir leyendo »

Peor de lo que creía

En una democracia, el poder institucional es un instrumento necesario para cambiar las cosas, pero si solo te centras en obtener el poder, te puedes olvidar de lo que querías cambiar, has aceptado tantos compromisos que resulta imposible llevar adelante tus propuestas electorales o has incurrido en tantas contradicciones que eres irreconocible para tu electorado. Algo de esto, en exceso, hemos visto estos últimos días. Ha sido peor de lo que creía.

Estaba claro que las direcciones estatales de los partidos políticos iban a ejercer un gran control sobre los pactos electorales -el terreno de juego es todo el Estado y el intercambio de “favores” iba a ser un factor nada despreciable en las negociaciones- pero el resultado de las elecciones de alcaldes y alcaldesas ha hecho chirriar todos los engranajes democráticos. Proponer para la alcaldía a quien representa a 3 concejales de 25, o la nueva figura de alcalde por dos años -como si las personas y los programas fuesen intercambiables- no es la mejor manera de respetar la voluntad de los electores.

Seguir leyendo »

Lambán puede presidir un Gobierno progresista

Desde el 27-M estaba claro el papel decisivo del Partido Aragonés a la hora de conformar el futuro Gobierno de Aragón. Arturo Aliaga, el presidente del partido, en una entrevista en La Rebotica de Radio Zaragoza, ya manifestó su oposición a pactar con Vox –por incompatibilidad de programas- y su rechazo a un acuerdo con toda la izquierda por diversos motivos. Su alternativa era la formación de un ejecutivo estable, centrado y moderado, producto del acuerdo entre el Partido Socialista y Ciudadanos, con alguna aportación del PAR.

El viernes día 7 nos enteramos que la propuesta de Aliaga se había transformado en un acuerdo de coalición PSOE-PAR, supongo que con el objetivo de presionar a Cs pare que se sume a la misma. Pero la cosa no me parece tan sencilla, la decisión de la dirección del partido naranja de priorizar el acuerdo entre PP y Cs, se lleva a la práctica en todas las instituciones -hasta en Castilla y León, uno de los territorios en los que la dirección es crítica con Rivera y donde el enfrentamiento entre los dos partidos ha sido evidente en la última legislatura- y, de momento, nada apunta a que Aragón sea la primera excepción.

Seguir leyendo »

Comienza el juego

Una vez celebradas las elecciones locales, autonómicas y europeas, ya están todas las cartas repartidas. Comienza el juego, las negociaciones para ver la conformación de los diferentes Gobiernos, las compensaciones de apoyos: “yo te voto aquí y tú lo haces allí”. La política es así, es normal siempre que no se sobrepasen determinados límites: que el reparto del poder sea equilibrado y que se muevan en torno al denominador común de los programas políticos.

La mayoría de los partidos van a formar comités estatales que coordinen y controlen las negociaciones en los diferentes niveles, el tablero de juego será todo el Estado. En las negociaciones, el PSOE tendrá que tener en cuenta, además de la composición de los Gobiernos locales y autonómicos, la próxima investidura de Pedro Sánchez y la necesidad de mejorar las relaciones entre los partidos que, en el intermedio entre las dos convocatorias electorales, no han sido muy edificantes.

Seguir leyendo »

Ahora, a por la segunda etapa

Podemos decir que la primera etapa la han ganado las fuerzas progresistas. El giro a la derecha impulsado por Vox, y aceptado por PP y Cs, ha movilizado a las izquierdas que, en un porcentaje no despreciable, ha optado por el PSOE, por el partido que tenía más posibilidades de ganar. Una de las conclusiones del resultado electoral es que el electorado es más exigente –o más escéptico-: se mantienen más o menos los bloques ideológicos, pero no la fidelidad a unas siglas; dentro de cada bloque se valoran más las distintas alternativas, la coherencia de los dirigentes, las coyunturas políticas… Esto es algo que no deberían olvidar los partidos políticos: todos tienen el voto prestado, especialmente el Partido Socialista.

Descartada la posibilidad de un acuerdo entre el PSOE y Cs -creo que ya nadie la defiende, entre otras cosas porque, aunque tuviese una mayoría parlamentaria suficiente, la contestación social lo iba a hacer bastante inestable- los primeros pasos dados por los partidos políticos apuntan hacia un posible acuerdo de progreso. Aunque la formación del Gobierno y de las distintas instituciones del Estado no se empezará a concretar hasta después de las elecciones del 26 de mayo. Los pactos dependerán también del resultado de la segunda etapa y de los posibles intercambios de “cromos”.

Seguir leyendo »

Esta vez también votaré

Soy de las personas que han dedicado una buena parte de su vida a la política. Una vez que me saturé de dogmas, utopías imposibles de cumplir, de ineficiencia  para buscar soluciones a los nuevos problemas, de luchas por el poder en lugar de por las ideas, de incapacidad para llegar a consensos… dejé la militancia partidista -que no la social- hasta tal punto que, durante un tiempo, ha habido más de una ocasión en que he votado en blanco.

Después pensé que, al menos en parte, el problema no era mío. Y no porque los partidos -ni los viejos ni los nuevos, ya se llamen estos agrupaciones o confluencias- hayan encontrado soluciones a esos problemas, hayan dejado de pensar que son los únicos que pueden arreglar las cosas o hayan dejado de prometernos el cielo para pasado mañana,  sino porque en cada momento tenemos que intervenir con los instrumentos de que disponemos, no con los que nos gustaría tener. Y esos son los que condicionan los objetivos y los ritmos que nos podemos marcar.

Seguir leyendo »

La España vacía

El domingo 31 de marzo decenas de miles de personas de la España vaciada, iniciaban una Revuelta pacífica en Madrid. Reclamaban soluciones, un pacto real para conseguir un equilibrio territorial, social y económico; condiciones para detener la hemorragia humana de la España del interior; para evitar otra de las desigualdades que el sistema capitalista produce en las sociedades, sobre todo cuando el papel de los poderes públicos se ve limitado a facilitarlas las iniciativas privadas.

El que tantas asociaciones hayan sido capaces de unir su voz para reclamar un futuro mejor es un paso muy importante, pero la situación de la España despoblada ni es un problema específico nuestro- pasa algo parecido en Italia, Francia o Portugal- ni tiene fácil solución, es un problema multicausal cuya solución solo se verá a medio o largo plazo, y para la que es necesaria un consenso mayoritario de los diferentes sectores de la sociedad española.

Seguir leyendo »