eldiario.es

Jordi Pérez Colomé

Jordi Pérez Colomé (Barcelona, 1976) es periodista. Ha escrito tres libros: Adiós, Gongtan, En la campaña de Obama y Cómo escribir claro, y ha coeditado otro: Microperiodismos. Es director de El Ciervo. Ha ganado el premio José Manuel Porquet de periodismo digital 2012.

Obama planea su legado y no es otra ley

Seguir leyendo »

Egipto es una caricatura trágica

Seguir leyendo »

Qué quiere ahora Irán

Algo se mueve en Irán. Hace un mes y medio que tiene nuevo presidente, Hasan Rohani. Desde entonces ha enviado un tuit para felicitar el año judío, Irán pareció levantar la censura a facebook y twitter -aunque fue por error-, ha liberado a once presos políticos -aún quedan unos 800- y se ha intercambiado cartas con el presidente Obama.

Hassan Rouhani

Rohani dará el martes el discurso anual ante la Asamblea General de Naciones Unidas. Obama también dará el suyo el martes. Ambos países han dejado entrever que podrían “encontrarse”. Ningún presidente americano saluda a uno iraní desde antes de 1979. Sería eso que llaman histórico.

Seguir leyendo »

Qué pasa ahora en Egipto

Seguir leyendo »

Algo se mueve en Siria

La guerra de Siria parece detenida. Pero hay varios indicadores en las últimas semanas de que algo se mueve: los rebeldes sirios avanzan y resisten. "Las brigadas del Ejército Sirio Libre han ido ido creciendo durante meses, y no han perdido una batalla desde septiembre", escribe James Miller, de Enduring America, que sigue el conflicto muy de cerca.

Entre esas victorias destacan dos tipos: la captura de bases militares y la interrupción de vías de suministro del régimen. Esta presión tiene dos beneficios básicos para los rebeldes: controlan regiones enteras del norte donde solo les pueden atacar desde el aire y, además de las armas que les llegan desde Turquía con ayuda saudí y catarí, logran armamento más pesado en los depósitos del régimen.

Seguir leyendo »

Obama sale con ventaja y otros nueve puntos para seguir las elecciones

Seguir leyendo »

Ohio y sus votantes misteriosos

El candidato republicano, Mitt Romney. / Efe

El gobernador republicano de Ohio, John Kasich, firmó en abril de 2011 una ley para limitar los derechos de negociación colectiva de los funcionarios. Una iniciativa popular logró convocar un referéndum, que derogó la ley en noviembre por un margen enorme: 61% a 39%. En el condado de Lawrence, al sur de Ohio, votaron a favor de suprimir la ley con aún más fervor: 74% a 25%.

Un año antes, en 2010, en Lawrence habían votado al gobernador demócrata Ted Strickland en contra del ganador John Kasich por 50% a 47%. Parece un condado con cierta tendencia demócrata. Según el profesor Tanner Heaberlin, que nació y vive en la región, "los sindicatos tienen aquí bastante fuerza". Apenas hay minorías -más del 95% son blancos-, que son otra de las bases hoy del Partido Demócrata.

Pero 2008, en ese mismo condado, el republicano John McCain ganó a Barack Obama por 56% a 41%. "Me duele reconocerlo, pero no se me ocurre otra cosa que el racismo", dice bajando la voz Heaberlin. Estamos en su clase, con la puerta abierta; pueden oírle. En las primarias de 2008 en Ohio ganó Hillary Clinton.

Seguir leyendo »

"Yo voto con mi bolsillo"

Seguir leyendo »

Cómo funciona la campaña de Obama por dentro

Seguir leyendo »

Obama derrota a Romney en el segundo debate

El presidente de EE UU, Barack Obama, en el segundo debate presidencial, el 16 de octubre. / Efe

El presidente Obama hizo un gran segundo debate. Sus respuestas fueron contundentes y no dejó críticas de Romney sin responder. Su actuación fue impecable y hace más incomprensible qué pudo ocurrir en el lamentable primer debate.  Romney no se derrumbó, pero tuvo malos momentos. Resolvió bien en las preguntas fáciles, pero cuando tuvo que dar detalles, disimuló. Solo tuvo un patinazo, sobre un tema que tenía a favor: Libia. Romney perdió 7 a 2. Estos son los puntos principales:

1. Libia. Fue el peor momento de Romney. El 11 de septiembre una banda terrorista mató en Bengasi al embajador americano en Libia y a otros tres americanos. Poco antes, el diplomático había mandado un cable para pedir más protección, que el Departamento de Estado no había atendido.

Romney aprovecha el lío para insinuar que la primavera árabe ha ido mal y que Obama ha ocultado que fuera un atentado terrorista. El lunes Hillary Clinton dijo que asumía la responsabilidad de lo ocurrido.

Seguir leyendo »

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -