eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Juan Carlos Blanco

Periodista, profesor de periodismo, colaborador en tertulias políticas de Canal Sur TV, 8TV y Onda Cero Andalucía, asesor externo del PSOE y autor del blog de análisis político Asuntos propios (www.asuntospropios.com). He sido director de El Correo de Andalucía, subdirector de Diario de Sevilla y periodista durante una década de los servicios informativos de la Cadena SER. 


El miedo en la distancia

Tres mercenarios armados con kalashnikov irrumpen en la redacción del semanario satírico francés Charlie Hebdo y asesinan a una docena de personas antes de que el sol llegue al mediodía de París.

Los verdugos demuestran la frialdad de unos profesionales de la muerte, quizás de unos profesionales de demasiadas guerras, y Europa se pone en alerta en previsión de más réplicas de este seísmo de terror. Máxima vigilancia en los aeropuertos, en las estaciones de trenes y en los edificios públicos.

Seguir leyendo »

Urdangarín, la infanta y las mujeres indefensas de Corín Tellado

La mujer del César no sólo debe ser honrada sino que debe de parecerlo. ¿Y la mujer de Urdangarín? Pues exactamente lo mismo que la mujer del César… y que el resto de los ciudadanos y ciudadanas de este país. Ni más ni tampoco menos. O sea, lo propio de un Estado de Derecho y no de una república bananera.

Los linchamientos mediáticos, cuanto más lejos, mejor. Y eso incluye los linchamientos de sangre azul. Pero ni una cosa ni la otra. Ni condenarla sin pruebas ni tampoco convertirla en un personaje de Corín Tellado, víctima ignorante de las tropelías de su codicioso marido.

Seguir leyendo »

Podemos contra los esbirros mediáticos de la casta

Podemos será todo lo moderno, subversivo, rebelde, contestatario y esperanzador que se quiera, pero entre sus múltiples atributos y virtudes, que por supuesto que los tiene, no se halla precisamente la capacidad para encajar las críticas ni la de asumir que pueden ser tan criticados como esos partidos políticos a los que odian con tanta fiereza y agresividad verbal.

Es casi un axioma. Para la cúpula del partido encumbrada en Vistalegre, toda crítica a sus dirigentes y a sus propuestas pasa automáticamente y sin derecho de réplica a la categoría de ataque despiadado de los siervos del capitalismo concebido por los esbirros mediáticos de la casta para desprestigiar a los nuevos héroes del pueblo.

Seguir leyendo »

Cataluña, Hamlet y unas cuantas calaveras

Los españoles siempre hemos llevado muy dentro de nosotros un seleccionador de fútbol y un presidente del Gobierno. Ahora nos toca demostrarlo. Del Bosque sigue sin encontrar un once titular para La Roja y Rajoy ha demostrado que no tiene ni la menor idea de qué hacer con Cataluña y que sigue sin encontrar una vía de salida ni en los consejos del gurú Arriola ni en las páginas de sus grandes periódicos de referencia, el Marca y el As.

Como lo de Del Bosque está en buenas manos, vamos a centrarnos en Rajoy. Lo primero, una confesión: por una vez, le entiendo. El que esté libre de toda duda sobre Cataluña, que tire la primera solución. Yo, lo reconozco, tengo más dudas que Hamlet ante una calavera y le tengo muy poca fe a los apocalípticos de turno que ofrecen todo tipo de soluciones simples a problemas cuya complejidad se me ha terminado por escapar.

Seguir leyendo »

Menos perdones y más acciones

A estas alturas de la tragicomedia propia de Berlanga en la que se ha convertido este país, que Mariano Rajoy salga a pedir perdón como si se hubiera puesto el kimono de primer ministro de Japón y estuviera en vísperas de hacerse el hara-quiri debe agradecerse, pero nada más.

A estas alturas del sainete, no hay español mayor de catorce años de edad que no se haya dicho a sí mismo que vale, que sí, pero que, ante la corrupción que nos azota como un monzón permanente hacen falta menos perdones y flagelaciones públicas y más acciones.

Seguir leyendo »

España está para irse a un balneario

Aviso a los entusiastas de las revoluciones de andar por casa. Pese a lo que pueda parecer, no estamos asistiendo a los últimos días del imperio romano en versión española. Ni la gestión tristísima del caso de ébola, ni el delirio de frenopático de Artur Mas en Cataluña,  ni el escalofriante carnaval de horteras con tarjeta gratis total de Caja Madrid derribarán el sistema democrático. El asalto a los cuarteles de invierno tendrá que esperar. España, pese a todo, no se cae.

Eso sí, no nos vengamos arriba más de la cuenta: el país no está para sacar pecho como un adolescente inflado de testosterona sino para irse a un balneario después de autoconcederse una baja por estrés y agotamiento.

Seguir leyendo »

Don Quijote de Las Ramblas

En Cataluña se trata de convencer, no de vencer, pero tampoco estaría de más que todos pudiesen jugar en igualdad de condiciones y en el mismo marco mental.

Propagandas y eslóganes aparte, aquí no está claro quién es David y quién es Goliath. De hecho, podrían intercambiarse los roles. Ni Cataluña es ese pequeño pueblo oprimido por los invasores que se zafa de sus cadenas castellanas ni el resto de España es un molino de viento que lanza sus aspas contra héroes que se parapetan en las barricadas de Sant Jaume armados sólo de su dignidad y de su coraje.

Seguir leyendo »

¿Y entonces todo esto para qué, señor Gallardón?

Tanto tiempo labrándote una imagen de derecha culta, refinada, sensible, electoral, europeísta, etcétera, etcétera, para que ahora puedas terminar hundido porque ni a tus compañeros del PP les gusta una reforma megaconservadora de la ley del aborto que, visto lo visto, en realidad nadie pidió ni estaba de verdad en el programa electoral.

No voy a entrar en consideraciones éticas sino políticas. Si, como parece, Rajoy ha seguido las prescripciones del doctor Arriola, el gurú sociológico de don Mariano, y ha dejado que la grúa se lleve el coche de la reforma del aborto, don Alberto Ruiz Gallardón no debería de durar en el Consejo de Ministros más tiempo del que precise en devolver su cartera ministerial y en preguntar si se puede quedar de recuerdo con el teléfono móvil.

Seguir leyendo »

‘Regenerator’ Rajoy. ¿Un ataque de ética o de cosmética?

Rajoy ha vuelto fuerte de su retiro veraniego. Sus caminatas merkelianas por Santiago de Compostela han renovado el fondo de armario de su argumentario.

Tres ideas clave: 1. La crisis se queda para los libros de historia.  2. Lo nuestro no es una recuperación. Lo nuestro es un milagro que se estudiará en las mejores escuelas de negocios del orbe. Y 3. El que se oponga a esta idea, que sepa que es un cenizo que merece la hoguera de los agoreros.

Seguir leyendo »

Una dieta dukan para las autonomías

Pero vamos a ver: ¿no se suponía que estábamos en la mejor de las direcciones, que lo peor de la crisis había pasado, que habíamos entrado en un "círculo virtuoso" y que ahora sólo queda remontar, remontar y remontar hasta el día del juicio final? ¿Entonces a qué viene que Montoro les sugiera a las comunidades autónomas una batería de recortes que ni la dieta del doctor Dukan?

Algo no cuadra si Moncloa convoca el 31 de julio a los responsables de finanzas de las regiones para ponerles por delante, como lectura de verano, un manual con 250 potenciales recortes en sus números.

Seguir leyendo »