Opinión y blogs

eldiario.es

La mano de dios

La mano de dios es larga e invisible, tanto que aquello que toca se vuelve tan largo e invisible como ella, hasta el punto de que ni siquiera se tiene en cuenta en la persona que lo lleva a cabo en su nombre; porque hay ciertas cosas que no suponen tomar el nombre de Dios en vano, sino tomarlo "en mano" para usar y tirar.

Eso es lo que parece que ha ocurrido con Diego Armando Maradona, que un día marcó un gol ilegal al introducir el balón en la portaría con la mano, y en lugar de decir que había sido una jugada impropia de un deportista, afirmó que fue "la mano de Dios". Quizás Inglaterra, que quedó eliminada por ese gol, la vio como "la mano del diablo", pero para la historia ha pasado como una jugada divina. Y algo parecido ha vuelto a suceder ahora con Maradona al meterle un gol a la sociedad, por hacer creer que la situación que dio lugar a que su pareja llamara a la recepción del hotel pidiendo ayuda porque estaba siendo agredida, sólo fue una "fuerte discusión", un tema de pareja.

Maradona siguió siendo el jugador que era después de aquel gol, y otros muchos jugadores han intentado después marcar el mismo gol con la "mano de Dios" para parecerse a él, sin que ni Maradona ni ninguno de ellos haya sufrido consecuencia alguna por haberlo hecho o intentado, todo lo contrario, justo después de aquel mundial de 1986, el jugador argentino fue reconocido con el "balón de oro".

Seguir leyendo »

¿Un sueño frustrado?

Paco Casero al finalizar su huelga de hambre en 2014

Llevo días pensando cómo era mi pueblo, Marchena, aunque puede valer cualquier pueblo y me sitúo en los años 50. Se reflejaba la pobreza de una gran mayoría, al contrario del privilegio de una minoría lo que proporcionaba un profundo desequilibrio social, que mantenía a una parte muy importante de nuestra población de algo que hasta bien poco nos ha parecido básico, el estado de bienestar, cosa que por aquel entonces nadie sabía lo que era.

Tal vez a consecuencia de aquella época, desde pequeño he tenido el defecto de preocuparme por lo que pasaba a mi alrededor, y pensar más en el grupo que en mi mismo. Esta forma de ser ha condicionado mi vida y nunca he podido permanecer al margen de los problemas de mi gente y de mi tierra. Los conceptos de dignidad, honestidad, rebeldía, compromiso y mentalidad de esfuerzo han estado presentes en todo lo que he hecho. Un sueño permanente por una sociedad de valores y de convivencia. Sin duda la democracia cambió nuestras vidas.
 
La evolución de los últimos años ha puesto de manifiesto el desencanto que me produce el ver cómo los resultados de tantos años de lucha, de esfuerzo colectivo, se desvanecen. Hemos tenido muchos años para aprender, pero seguimos cometiendo los mismos errores, volviendo a periodos de desigualdades y pobreza, con la evolución de tensiones. Creíamos haber ganado el control para decidir que queremos y hacia dónde vamos, pero la partitocracia reinante se aleja del diálogo y usan las mayorías allí donde gobiernan para arrogarse la "gracia de Dios" (como otro dijera en su tiempo) y gobernar en la creencia de la verdad absoluta, su verdad.
 
La realidad es que tenemos una tasa de paro, la mayor de la Unión Europea, y que desaparecen más empresas de las que se crean; seguimos construyendo una estructura normativa que nos abruma y que nos domina, que da soporte a una burocracia que frena el desarrollo empresarial y social, y que no ha hecho más que fomentar en nuestra sociedad la idea de que lo mejor es sacar una plaza en cualquier administración y vivir sin preocupaciones de por vida, anulando la innovación y el emprendimiento y haciendo que los jóvenes vuelvan a buscar su futuro lejos de su tierra.
 
Además, se ha fomentado una corrupción generalizada, y remarco lo de generalizada, porque en ella están los políticos que la idearon, los que la ejecutaron, los comisionistas, y toda clase de gentes con poco escrúpulo, sin principios de convivencia y solidaridad, que entendieron el poder de forma equivocada, y los que al amparo de éstos sacaron mucho provecho.
 
Todo esto ¿en qué queda? En un problema común al que hacemos frente con la justicia, cuyos órganos están permanentemente sometidos a presiones. La justicia es la forma que en democracia nos hemos dado para administrar el incumplimiento de las normas establecidas. El problema es tan generalizado, que no solo se ha judicializado a las personas, sino que están en entredicho las instituciones, lo cual es más grave, y más si cabe, teniendo en cuenta la lentitud en las resoluciones.
 
Todo esto está produciendo un sentimiento de frustración de mi sueño. Pero esa frustración es la que me obliga a seguir adelante con esperanza. A seguir como toda mi vida, pensando en que no puedo estar quieto si a mi alrededor suceden cosas como las que he expuesto. Observar cómo el esfuerzo de más de 20 años, ayudando a desarrollar la agricultura y ganadería ecológica, se encuentra con una indefinición en nuestras administraciones, con una ganadería extensiva que es vital para el mantenimiento y conservación de nuestro territorio, que la están llevando a la
desaparición o que el exceso de normativa y burocracia impide desarrollar la vocación empresarial e incorporar valor añadido a nuestros producto.
 
La ilusión que creó el debate de la nueva Política Agraria, se ha convertido en frustración. Llevamos una PAC tras otra, con políticas que llevan al abandono rural, pues lejos de generar un entorno rural vivo, se crea un campo dependiente y decadente. Las estructuras de poder del medio rural han estado en esta negociación más pendientes de mantener la estructura de dependencia que perpetúe un sistema del que viven, que de trabajar por una Política Agraria Común que contribuya a dar vida al campo, a los pueblos, y a sus hombres y mujeres.
 
Eso es precisamente lo que está consiguiendo la Producción Ecológica: da vida al campo, a pesar de los obstáculos y dificultades. Quizás por eso sea denostada por algunos, porque es un movimiento vivo cuyo consumo crece a pesar de las piedras que nos ponen en el camino.  
 
La producción ecológica es clave para el aumento de la producción de bienes públicos medioambientales, reducir la presión sobre recursos materiales como suelo, agua y biodiversidad, así como la mitigación y adaptación al cambio climático. Se ha demostrado que da respuestas a los retos económicos, tiene mayor capacidad de generación de puestos de trabajo. Es, en definitiva, un motor de cohesión de los territorios y de revitalización de las zonas rurales.
 
¿Se ha oído hablar de la producción ecológica en todo el proceso de negociación de la nueva PAC? Es triste observar que ni una sola palabra y más cuando España es el mayor referente Europeo. Se ha ignorado deliberadamente y más grave es aún cuando las empresas ecológicas, por su propia naturaleza, son vanguardia en innovación y desarrollo, justo lo que necesitamos.
 
Son muchas las iniciativas y reuniones que hemos mantenidos en los últimos años con las diversas instituciones y organizaciones. Sobre el papel, el discurso se va admitiendo, hay que cambiar. En la práctica no hay resultados, ni compromiso ni resoluciones. El estado del bienestar tan solo se puede mantener generando actividades y aportando y distribuyendo riqueza. La pasividad nos lleva a un aumento de la pobreza y las desigualdades y, por consiguiente, al rompimiento de la convivencia.
 
Hablando de política en casa, en el parque o en la barra de un bar estamos haciendo política. Seamos efectivos y hagamos que ese discurso sea útil y lo apliquemos de verdad, participando en la sociedad civil, cada uno en su ámbito y no nos resignemos a dejar en manos de una minoría nuestro futuro. Todos debemos hacer política, y si el problema es generalizado, la solución debe ser generalizada, y debe empezar por nosotros mismos, por nuestra capacidad de autocritica y autoestima como ciudadanos. Demostrar nuestra voluntad y capacidad de decidir en las grandes cuestiones que nos afectan.
 
No podemos seguir viendo cómo nuestra sociedad, nuestros valores, se siguen deteriorando. Hay que decir NO, es necesaria otra política, otro comportamiento y que los Derechos no pueden ir sin Deberes. El esfuerzo, la responsabilidad y la participación son necesarias para ofrecer algo mejor a nuestros hijos y nietos.
 
Ahora más que nunca, por todos estos motivos, por todos estos problemas, tiene sentido la protesta y la lucha personal no violenta que representa una HUELGA DE HAMBRE. Con la convicción de que este acto va a generar reflexión y debate en la dirección de conseguir una  sociedad cada vez mejor, basada en sólidos principios y valores de compromiso, solidaridad y equidad, la he iniciado, hoy 12 de Febrero de 2.014 en la Pedanía Venta del Rayo en Loja, cargado de fuerza, ánimo y esperanza.
 
Con una sonrisa.

Seguir leyendo »

La caja mágica

29 Comentarios

Pablo Casado, Javier Maroto, María Dolores de Cospedal, Mariano Rajoy, Andrea Levy y Fernando Maíllo en el 18 Congreso Nacional del PP

Podría haber sido la caja B, la caja aislada, la bancaja mágica u otras muchas alegorías a la situación procesal del PP, pero, al final, los organizadores decidieron que fuera la Caja Mágica el lugar de celebración de su cónclave mariano.

Lo de caja venía bien, sobre todo, cuando se conocían la sentencia de Gürtel en Valencia y las declaraciones de empresarios asegurando que financiaban en B al PP; y cómo no, Rato y sus cajas, santo milagroso del PP, con su taumaturgia para transformar todo lo que toca en oro popular; pero lo de mágica venía igualmente bien.

Si algo es indiscutible en Rajoy es que tiene baraka. Tiene magia, es un rey taumaturgo que cura y hace milagros, tiene toque real. Rajoy ha curado a su partido de las invectivas sobre su corrupción y ha hecho el milagro electoral de  ¡que, a pesar de tanto juicio, su partido siga ganando. Se merece, por tanto, seguir siendo el líder de su empresa. Ese manto protector es propio de la Virgen del Rocío. Si fuera próximo, en un descuido, le frotaría un décimo de Navidad o el especial del Día del Padre por la americana .

Seguir leyendo »

Riña de gatos altaneros

Como dijo en su día Giulio Andreotti, ex presidente italiano, el poder desgasta, sobre todo al que no lo tiene, como demuestran estos días los partidos de la izquierda española, que están tirándose de los pelos (en el caso de Iglesias hay donde agarrar) por un quítame allá esas pajas, que al final es todo una cuestión de onanismo, que están todos muy enamorados de sí mismos, la verdad es que sin razón. Por si no fuera suficiente la riña de gatos entre PSOE y Podemos, en cada uno de ellos han aparecido nuevos contrincantes internos que opinan que su partido no está suficientemente a la izquierda o a la derecha, o incluso suficientemente al centro.

Así, en el PSOE hay pedristas, susanistas y patxistas que se enfrentarán en un fraternal duelo a muerte en primarias, mientras que en Podemos han surgido los pablistas, los iñiguistas, los urbanistas y los bescansistas, defensores todos ellos de su Verdad Absoluta, que no es otra que los demás son todos unos mamones.

Por todo ello, sin riesgo a equivocarme, puedo anunciar y anuncio a los votantes de izquierda, y siento ser yo el que lo diga, que debéis abandonar aquí y ahora toda esperanza de que la derecha patria deje de gobernar este nuestro pobre país en las próximas dos décadas, en el mejor de los casos. Que en el peor, tendremos Rajoy (o Doña Finiquito en su caso) hasta que la Humanidad colonice la Luna.

Seguir leyendo »

10 modas absurdas que reventaron nuestra juventud

"Que sí, niño, que esto se lleva ahora", bramaba tu abuela intentando convencerte de que el conjuntito que tenías delante te lo había comprado por actual y no porque estuviera rebajado sobre la rebaja. Tú, que tenías 13 años y ya te empezabas a preocupar por cómo ir vestido, le decías que tururú.

Con nuestra abuela es muy fácil quejarse, siempre lo ha sido. Si te pone un filete de pez espada frío te falta tiempo para echárselo para atrás; pero si estás en un japonés, es que el sushi es así. En fin.

Volviendo a la moda, es difícil mantener la cabeza fría. El entorno presiona y determinadas microtendencias, que bien implantadas, pueden parecer correctas. A continuación, repasaremos algunas de las mamarrachadas que hemos hecho vistiendo para "ir a la moda". Así, cuando llegue la siguiente, podremos mandarla, sin remordimiento, a la venta.

Seguir leyendo »

Antes de decir "te quiero" hay que decir "me quiero"

Uno de los juegos otome

"El día que la mujer pueda amar con su fuerza y no con su debilidad,
no para huir de sí misma sino para encontrarse,
no para renunciar sino para afirmarse...
entonces el amor será una fuente de vida y no un mortal peligro".
Simone de Beauvoir

Cuando llego a Roma,ver El Coliseo me produce un tremendo alivio. Siempre me han conmovido aquellas ruinas. Que después de terremotos, incendios y saqueos; de ser usado como cementerio, fábrica y refugio; de ser abandonado, de haber arrancado de cuajo sus piedras y ser expoliado para crear otros edificios... siga en pie. Con todas sus cicatrices.

Recuerdo esta sensación mientras veo los escaparates repletos de carteles de San Valentín, representación de ese amor romántico que nos han metido hasta el tuétano a las mujeres. Muchas vivirán esta efeméride con dolor porque nadie les diga un "te quiero", sólo porque el hecho de no tener pareja las acompleje en una sociedad que estigmatiza lo que no considera aceptable a determinadas edades. Otras, aún peor, asumirán ese "e quiero" para que dentro de tres días las flores pasen a ser espinas, y las frases encantadoras sean humillaciones y reproches. Quizás, lo mejor sería que el día de San Valentín fuese una oportunidad no para festejar el "Te quiero", sino el "Me quiero" como mandamiento máximo que jamás deberíamos de incumplir. 

Seguir leyendo »

Déjame jugar contigo, Donald

Unidos Podemos y Compromís acusan a Moncloa de ocultar que Trump pidió a Rajoy un aumento del gasto militar

Los expertos en psicología lo denominan "el triángulo del bullying": los tres perfiles sobre los que se sostiene una situación de acoso. Está el acosador, está la víctima, y están los testigos. A primera vista estos últimos pueden parecer una figura menor en la historia, pero son en realidad la pieza maestra sin la cual el engranaje de la violencia no podría seguir en movimiento. Los psicólogos distinguen entre espectadores activos o reforzadores, que son los que jalean al abusón, le ríen las gracias, le justifican y en ocasiones pueden incluso imitar sus acciones. Y están los espectadores pasivos o ajenos, que observan, callan, se dan excusas para no actuar. Unas veces, por miedo a ponerse en la diana. Otras, porque la pertenencia al club de los fuertes les ofrece ventajas a las que no desean renunciar.

En su relación con el Bush de las armas de destrucción masiva, la 'Patriotic Act' y la apocalíptica invasión de Irak, José María Aznar se comportó como los primeros. Maravillado de ver sus propios zapatos sobre la mesa de los jefes, apoyó una guerra ilegal, propagó sin empacho la mentira de las armas y autorizó el paso por España de presos camino de Guantánamo. Todo para sentir sobre su hombro la mano de un Bush al que ahora algunos empiezan a recordar con inquietante ternura (lo cual demuestra que la historia se reescribe cada minuto y que no hay refrán más cierto que aquel que dice que "alguien llegará que bueno te hará").

Mariano Rajoy, ya lo sabemos, no se parece Aznar. Pero el presidente también parece desear un hueco en la nueva foto de las Azores, aunque sea en una esquinita, aunque no sea esta vez su flequillo el que despeine el viento. Al menos eso puede interpretarse de su medrosa llamada telefónica de esta semana a un matón político como es Donald Trump.

Seguir leyendo »

Los pactos PPSOE y de la oposición olvidan a los refugiados

Refugiados sirios en el control del aeropuerto de Atenas.

La que llamamos "crisis humanitaria de los refugiados" discurre soterrada, aflorando puntualmente, como el Guadiana. El cadáver del niño Samuel en Barbate nos remite a Aylan; la muerte de un veinteañero en la tienda de campaña donde combatía con fuego el frío de la nieve en Lesbos nos estampa en la cara que los 60.000 atrapados en Grecia siguen en condiciones inhumanas. Como tantos en las fronteras europeas de Macedonia, Serbia, Hungría y en los países limítrofes a Irak y Siria.

El Gobierno de España se comprometió, en septiembre de 2015, ante la Unión Europea a acoger, del total de 160.000 en todo el continente, a 17.680. Unos 16.231 serían reubicados procedentes de países europeos como Grecia e Italia y 1.449 reasentados, de extracomunicarios como Turquía, Jordania, Líbano.

De esa cifra ridícula -2 por pueblo de España, ya que hay 8.124 municipios-, sólo han llegado 1.034. Y a cuentagotas. Dificultando el seguimiento del incumplimiento.

Seguir leyendo »

Ellas conocerán, ellas inventarán

31 Comentarios

Marie Curie

En 2015, Naciones Unidas implantó por resolución el 11 de febrero el Día Internacional de las Mujeres y las Niñas en la Ciencia para reconocer el papel clave que las mujeres desempeñan en la comunidad científica y la tecnología y para tratar de afrontar el problema que supone para las propias mujeres y para la humanidad en general su poca presencia en este campo tan esencial de la vida social.

En la foto de la V Conferencia Solvay de 1927, que todavía hoy pasa por ser la más importante agrupación de científicos de la historia, sólo había una mujer, la dos veces galardonada con el nobel Marie Sklodowska, Marie Curie. En la VII conferencia celebrada en 1933 hubo finalmente sentadas tres mujeres: la propia Marie Curie, su hija Irene Joliot-Curie que también recibió un nobel, y Lise Meitner, a quien nunca se lo dieron a pesar de que sus descubrimientos sobre la fisión nuclear fueron básicos en el desarrollo de la física moderna y sirvieron para el nobel que sí le dieron a su colega Otto Hahn.

Y casi ochenta años más tarde, en la foto de la Conferencia Solvay de 2011 que celebraba el centenario de la primera conferencia de 1911, sólo había dos mujeres invitadas entre los "grandes" físicos del mundo, Lisa Randall y Eva Silverstein, y que significaban una proporción menor que sus antecesoras de un siglo atrás.

Seguir leyendo »

"Todas las violencias"

28 Comentarios

Resulta significativo comprobar cómo cada vez que ocurre un caso de violencia de género y se tiene que emitir un comunicado de rechazo o condena por parte de un organismo, empresa o institución, se recurre a la fórmula de expresar que se está en contra de "todas las violencias" o de " cualquier violencia".

Es lo que ha sucedido con el comunicado del Atlético de Madrid tras la detención de su jugador Lucas Hernández, ni siquiera han tenido el detalle de mencionar la violencia de género para decir que se está en contra de ella y de todas las demás, la han obviado para irse directamente al conjunto de "todas las violencias". Es parecido a lo que sucedió con el Real Betis cuando parte de la grada apoyó con sus cánticos al jugador Rubén Castro.

 Hay tres formas de invisibilizar la violencia de género, la primera de ellas es negar su existencia, la segunda justificarla sobre circunstancias del contexto, del agresor "descontrolado", o de la víctima provocadora, y la tercera mezclarla y confundirla entre otras violencias. Al final cualquiera de las tres formas consiguen lo mismo por distintas vías: ocultar su realidad, negar su especificidad y diferencias con otras violencias interpersonales, y desvincularla de ese mismo contexto social y cultural que la ha normalizado hasta el punto de que muchas víctimas llegan a decir lo de "mi marido me pega lo normal", y que el 44% de las mujeres que reconocen hoy sufrir  violencia por sus parejas afirmen no denunciarla porque "no es lo suficiente grave", o sea, porque es "normal" (Macroncuesta, 2015).

Seguir leyendo »