Opinión y blogs

eldiario.es

ZP no le ha hecho ningún favor a Susana

No tuvo su mejor día Hillary Clinton cuando casi en la recta final de la campaña presidencial proclamó que   la mitad de los seguidores de Trump encajaban en la definición de "cesta de deplorables: racistas sexistas, homófobos, xenófobos e islamófobos". Tampoco lo ha tenido el expresidente Zapatero al declarar el lunes –en Barcelona nada menos– que en Cataluña hay   prejuicios contra Susana Díaz por ser "andaluza y mujer", unos recelos que, ha dicho, no se dieron con el también sevillano Felipe González, con Rubalcaba o con él mismo, nacido en León.

El  principal  error de ZP no ha sido, siendo estrictos,  haber dicho  algo que sea radicalmente incierto. Tampoco fue ese estrictamente el mayor error de Clinton, no nos engañemos. Yo estoy entre quienes piensan que, entre los muchos reproches políticos (perfectamente respetables) que se pueden hacer contra la presidenta andaluza, sobrevuela, no siempre pero sí más a menudo de lo aceptable, un tufillo clasista y también  dejes machistas. En especial de Despeñaperros para arriba, pero no  solo. Tampoco nos sorprendamos. ¿Cuándo ha dejado España de ser clasista y machista, o me he perdido algo?

La verdadera pregunta que me hice entonces, y me hago ahora, es: ¿en qué manual de estrategia electoral han leído cualquiera de los dos, Clinton o Zapatero,  que la mejor forma de ganarte el voto de alguien es ofenderle en toda su cara? ¿No lo aprendimos ya con lo de " tontos de los cojones" del alcalde de Getafe?  ¿Y por qué  circunscribirlo a  los catalanes?  En EEUU, muchos republicanos, también los moderados, se sintieron ultrajados por las palabras de la candidata. Y no pocos demócratas de los estados de interior. Ahora estoy convencida de que en Cataluña a una buena parte de militantes socialistas, entre ellos probablemente también seguidores de Díaz, les habrá sentado como un tiro el comentario del expresidente.  El PSC, sin ir más lejos,  ha emitido un comunicado para expresar su malestar.

Seguir leyendo »

¿Por qué odiamos la política?

El título lo tomo prestado de un trabajo de investigación realizado por Ernesto Ganuza, vicedirector académico del Instituto de Estudios Sociales Avanzados (CSIC), y Joan Font, director del mismo Instituto. Un trabajo enmarcado dentro de las líneas de investigación que promueve y financia la Fundación Centro de Estudios Andaluces. Solo empresto el título, lo que sigue es mi metabolización personal de un trabajo tan excelente como reflexivo.

El solo título ya provoca debate, pero me adelanto a decir que el propio Font lo considera una provocación y  reconoce, en una escala media, situarse más cerca del no. Del "no odiamos".

Lo más llamativo del estudio en sus conclusiones es la paradoja que nos presenta. Los miembros de los grupos de discusión, técnica empleada, manifiestan aversión por la política pero, al mismo tiempo, muestran un interés por la política muy alto, lo cual, en palabras de Vallespín evocando a Aristóteles, los sitúa en la zona más elevada de la condición humana, es decir, la de hombre político.

Seguir leyendo »

"Hacerse el rubio"

Los hombres “se hacen los rubios” al igual que las mujeres “se hacen las rubias”, la fuente es Cifuentes, Cristina Cifuentes, Presidenta de la Comunidad de Madrid; y lo ha dicho para justificar  unas declaraciones en las que expresa que en ocasiones “se hace la rubia”.

No dudo, como ha explicado después, que lo dijo en un tono relajado y como broma, pero lo que demuestra con sus explicaciones es que, todavía hoy, una referencia social impuesta por el machismo sirve como modelo para abordar determinadas situaciones que a la postre actúan en contra de las mujeres. Por lo tanto, sus palabras contribuyen a consolidar esas referencias machistas al legitimar una conducta que, teóricamente de forma libre, deciden llevar a cabo las mujeres a partir de esa construcción cultural. Por eso son palabras que no debería haber dicho la Presidenta, y tras haberlo hecho, en lugar de justificarlas, sencillamente debería haber pedido disculpas por haberse metido “sin querer” como parte de una conversación relajada y en broma.

“Hacerse la rubia” significa “hacerse la tonta”, y hacerse “la rubia-tonta” es una idea construida a partir de la aceptación de que “las rubias son tontas”; y no porque su coeficiente intelectual sea más bajo, sino porque en nuestro contexto se ha creado el mito de que se dedican a pasear sus “elementos de atracción”, entre ellos el cabello rubio dentro de una población mayoritariamente morena, para buscar un buen partido como marido o para resolver alguna cuestión con la ayuda de un hombre, en lugar de formarse y trabajar para conseguirlo por sí mismas, como el resto de las personas.

Seguir leyendo »

El charrán bus

El PP ha suspendido provisionalmente de militancia a Ignacio González

Espero, por el bien de Rajoy que tiene que ir a testificar ante el juez por la ‘trama Gürtel’, que en el PP no se les ocurra activar su eficacísimo protocolo anticorrupción, que consiste en pasar por el martillo todo aquello que ponga en entredicho su honorabilidad. Porque España no puede permitirse el lujo de incapacitar a tan espléndido orador. Al que sí le han dado unos martillazos es al ex presidente de la Comunidad de Madrid, ex don Ignacio González, detenido este miércoles junto a otros once distinguidos miembros del PP por pescar sin licencia en las aguas revueltas del Canal de Isabel II.

En tono solemne, el portacoz popular, el inefable Rafael Hernando, aseguró que el tal González "ha traicionado lo que es el Partido Popular con un comportamiento que vulnera nuestro compromiso con la honradez" como si fuera un individuo que pasaba por allí o hubiera sido contratado por medio de una ETT y no un insigne líder del partido, hasta ahora perseguido injustamente por el asunto de su ático en Estepona. Como diría Esperanza Aguirre, nos ha salido otra rana, aunque con esta ya podríamos empezar a hablar de plaga bíblica. Plaga de charranes, concretamente. ( Charrán: pájaro que representa al PP y que según la RAE significa pillo o tunante).

Quien, como siempre, ha puesto su granito de arena para solucionar el problema del choriceo nacional es el Muy Amado Líder (MAL) de Podemos, Pablo Iglesias, que tras conocer las detenciones, se ha dirigido a esos miembros de la trama llamados PSOE y Ciudadanos, acólitos de Rajoy y mamporreros del Ibex-35, para organizar una moción de censura y quitar al PP de la Comunidad madrileña. Haciendo amigos para mejor conseguir sus fines. Lo que no sé es si, llegado el momento, los podemitas hubieran votado a favor del candidato socialista, eximio representante de la casta. Les ruego que recuerden que en la mano del MAL estuvo evitar que Rajoy fuera presidente de Gobierno y que ahora nos abochornara al ser citado por  el ‘caso Gürtel’.

Seguir leyendo »

Mis nueve rancio insultos preferidos. Que no se pierdan

El andaluz tiene muchas virtudes: la creatividad, la alegría, el ritmo, la generosidad, pero ninguna puede compararse con la maestría que tenemos en el noble arte del insulto.  
 
Un "troll" es un "sieso" con Twitter; mientras otros utilizan "hater", nosotros decimos "malaje"; cuando hay quien intenta insultar diciendo "retarded", nosotros soltamos "jilón".  
 
Os propongo un viaje por los insultos más deliciosos y rancios que sobreviven como mágicos anacronismos. No los perdamos. Insultémonos.
 
1. Papafrita: Suele utilizarse para referirse a alguien que tiene muchas tonterías. Por supuesto, tiene un tono cariñoso y en parte paternalista. Se dice con un poquito de superioridad moral. En mi caso, mi abuelo Pepe no paraba de decírmelo los veranos que echaba una mano en su imprenta: "Ven para acá, papafrita, ¿cómo pones los pliegos así?".
 
2. Pinfloi: Me encantaría contarle a los ingleses de Pink Floid que, con un origen extraño, aquí se usa una variación del nombre de su grupo para menospreciar. Como digo el origen es borroso, pero parece que comenzó utilizándose como sinónimo de "flipado", según algunos por toda la parafernalia que llevaba el grupo.  
 
3. Babieca: Era el caballo del Cid Campeador, pero parece que el hecho de utilizarla como insulto no tiene nada que ver con él. Según la RAE, "babieca" es "una persona floja o boba", y parece que la palabra viene de "baba". A mí, como a vosotros, me gusta más pensar que el caballo del Cid tenía una torrija espectacular, de hecho, se murió El Cid y él siguió galopando como si nada.
 
4. Julay: Viene a ser un pardillo, alguien inocentón. Tiene toda la pinta de ser una forma apocopada de "Julandrón" que está recogido en la RAE como "hombre homosexual". También se ha derivado a "Culandrón" y de ahí a "Culandra". La verdad es que es una pena, pero la discriminación a los homosexuales muchas veces ha convertido las palabras que los designaban en insultos.  
 
5. Carajaula-Carapapa: Son dos de mis rancio insultos preferidos. Tienen un punto también de cariño y por supuesto de superioridad moral. Son muy apropiados si se lo quieres decir a un hijo pequeño. Por ejemplo, tu hijo juega a ayudarte a ordenar la cocina y mete los cubiertos en el frigorífico, pues tú le puedes decir "Vamos a ver, carapapa…"
 
6. Chufla: Es otra maravilla. Este no lleva nada de cariño, si acaso un pelín de envidia. Es un insulto que puedes usar perfectamente para alguien que juegue bien al fútbol, que te haya quitado la novia, o que sea más guapo que tú. Parece que es una variación de "Cuchufleta" que es "un dicho gracioso", una chiste, vamos. Un ejemplo: "¿El 10 de ellos? Sí, sí, es bueno, pero el nota es un chufla"
 
7. Caricato: Es alguien que se pasa de gracioso, viene a ser un "pesado", un "jibia" o un "jartible" pero aplicado a intentar hacer gracia y no tener mucho éxito. El origen es que es muy curioso porque es un insulto muy culto: un "caricato" es un tipo de personaje de las óperas bufas.
 
8. Charló: "Ese es un charló" también es un insulto muy eficaz porque es fácil que se te llene la boca a decirlo, que es lo que está guay de todos estos insultos. Si dices "mongolo" bien, pasa algo parecido, pero es más difícil decirlo con arte. "Charló" es muy sencillo saber decirlo bien.  
 
Personalmente, creo que viene del cómico "Charlot". Es una pena, pero a los que hacen reír no se les suele valorar mucho. Creo que la palabra se usó como insulto de la misma manera que se usa "Payaso" y de ahí derivó en "Charló". Qué pena insultar con una profesión que trata de hacer reír.  
 
9. Vaina (Se acabó la duda, es con V): También lo recoge la RAE, dice que es una "persona poco seria y responsable". A mí este me gusta mucho por su sonoridad y por un juego polisémico. Como también significa "cáscara tierna y larga en que están encerradas las semillas de alguna plantas", hay un dicho que me encanta que es "Niño, eres como las habas, mientras más grande más vaina".
 
Estos son mis nueve preferidos, pero hay muchos más: babucha, jilón, malaje, lacio, paná, saborío, mamela, majareta, morcillón… y sobre todo, la partícula "so" delante, que añade sonoridad y, según la entonación, puede ir cargada de amenaza o humor.  
 
Si se ha quedado alguno en el tintero, ¡ponedlos en comentarios, so siesos!

Seguir leyendo »

No están locos

Trump

Cada día, cuando se comentan las noticias con sus contradicciones, dureza e inhumanidad, se escuchan comentarios o exclamaciones como "el tío estaba loco", "el Trump está pirao", "la mató porque perdió la cabeza..."

No están locos. Ellos lo saben. Pero buscan parecerlo y hacértelo creer porque, cada vez que expresamos esa opinión sirve como atenuante, impunidad y normalización, para alejar su comportamiento de la crítica y la reflexión.

Me contaba Rosa María Calaf que cuando estudió Derecho aprendió una pregunta que aplicaba a cada una de sus informaciones: "¿A quién beneficia?". Si tiramos del hilo, en la mayoría de los casos, obtenemos la respuesta de quién está detrás que cada atrocidad.

Seguir leyendo »

Jueves Santo sangriento

Imagen reciente de Afganistán, diana de la bomba lanzada por EEUU.

Ya pensaba que en esta primera columna post Semana Santa hablaría de cómo la brutal muerte de alguien en sus 40, la exministra Carme Chacón, impacta. Porque rompe el espejismo de eternidad en que las miserables batallas de poder quieren tener sentido. Entonces, rescataron en Almería una patera naufragada. Tres de sus ocupantes murieron, entre ellos una madre y su hija de 10 años, que quedó atrapada bajo la balsa. Pero el Jueves Santo el mundo conoció que EEUU había lanzado una bomba brutal entre Afganistán y Paquistán. ¿Hay que añadir más? 

Me niego, por principio, a usar el tan manido como falso apelativo de "La madre de todas las bombas". No sólo no me sumaré a esa publicidad de poder testosterónico que anima cada acto y mensaje del siniestro Trump, sino que veo obsceno atribuir a lo maternal, principio creador, dador de vida, amor y cuidado, el afán destructivo.

Desconocemos, y dice muchos de estos tiempos y es gravísimo, las consecuencias del ataque arbitrario, injustificado y violador de los principios del derecho internacional y la convivencia en organismos multilaterales como la ONU. No sabemos la cantidad de muertos que ha causado, ni si eran yihadistas, talibanes o sus víctimas. Pero tanto la potencia del artefacto como el hecho que sí ha trascendido que el control del lanzamiento sólo se hace al principio permiten augurar que se ha causado una devastación y un dolor enormes. Genera un vértigo brutal. Seguramente lo busca.

Seguir leyendo »

El Brexit y la batalla por el Big Data y por la democracia

Hace unos días,  el diario irlandés The Irish Times escribía sobre el incremento de británicos que están pidiendo el pasaporte irlandés y aseguraba que en el Gobierno británico ya se reconoce que el Brexit dañará al pueblo británico. Aseguraba que su objetivo en las negociaciones con la UE ya no es otro que limitarlo al menor posible.

Que el Brexit es un error parece que lo piensan no solo todos esos británicos con origen irlandés que quieren seguir permaneciendo en la UE, sino también los escoceses que apoyan a su Gobierno pidiendo un segundo referéndum de independencia, o los numerosos jóvenes que ven truncadas sus esperanzas de movilidad a lo largo de la UE y que posiblemente se hayan criado en una cultura más europea que la tradición cultural británica -que siempre ha visto a Europa como un vecino continental-, con la que apelaron a las emociones los partidarios del Brexit. Y también es posible que comiencen a ver que el Brexit es un error todas las personas que habían sido especialmente vapuleadas por la austeridad y que mostraron su descontento apuntando al blanco equivocado, votando por abandonar una UE que, aunque se empecina en las políticas pro-austeridad, aún conserva algo de la antigua Europa social que los recientes gobiernos británicos abandonaron.

Aunque ya estaba previsto por el Gobierno de David Cameron, el Gobierno de May del Brexit ha sido el que ha puesto en marcha un recorte en el gasto social que acaba de entrar en vigor a principios de abril y que se estima mandará a un cuarto de millón de niñas y niños a la pobreza. Con las nuevas normas, una familia cuyo tercer hijo haya nacido antes del 6 de abril de 2017 podría llegar a percibir del Estado, hasta que éste cumpla 18 años, unas 50.000 libras más que otra familia cuyo hijo haya nacido un día después de esta fecha. Y mientras que la viudo/a e hijos/as de una persona que muriese antes de esa fecha tendrían acceso a un ingreso social hasta que la o el menor de los hijos terminase su educación, calculado en torno a los 20 años, con los recortes de May solo lo recibirían durante 18 meses que aunque con mensualidades algo superiores, no compensan en absoluto la pérdida de ingresos de esas familias. De tal magnitud son los recortes del Gobierno pro-Brexit.

Seguir leyendo »

Los tres peligros de la sentencia del caso Romanones

El padre Román

La  absolución del padre Román, juzgado por abusos sexuales en la diócesis de Granada, ha sido tan chocante como esperada. Chocante por la contundencia de los testimonios prestados durante el proceso, que convencieron al propio papa Francisco. Esperada, después del súbito cambio de opinión de la Fiscalía, que pasó de pedir nueve años de cárcel para el sacerdote a defender su inocencia por falta de pruebas y acusar al denunciante de mentir. La sentencia, aunque recurrible ante el Supremo, supone prácticamente dar carpetazo al caso, después de que otros 11 acusados (9 sacerdotes y dos laicos) fueran previamente exonerados al declarar prescritos los delitos. 

No sería prudente entrar a juzgar las circunstancias específicas de este caso, y en realidad solo nos queda confiar en que la justicia haya hecho bien su trabajo y no esté dejando a sus anchas a una docena de depredadores sexuales. Igual que cuando el pasado febrero  la prescripción libró también al ex vicario de Gipúzkoa de ir a juicio por tocamientos a menores. La realidad es que, más allá del caso Romanones en concreto, la sentencia supone un duro golpe para los movimientos que luchan desde hace años por levantar las alfombras que durante décadas han ocultado las agresiones y abusos perpetrados en el seno de la Iglesia, con la indiferencia, cuando no la abierta complicidad, de la alta jerarquía religiosa.

Lo más preocupante de esta sentencia son así los tres peligrosos precedentes que puede representar.

Seguir leyendo »

Abusos

Unos niños ajenos a la información.

Un padre reconoce haber abusado sexualmente de sus dos hijas menores durante más de tres años; de las dos, una de 4 años y la otra de 3. Los hechos son graves, tanto que la Fiscalía ha solicitado 12 años de prisión para él, pero al final como el padre ha confesado que lo hizo y se teme que a lo largo del juicio no se llegue a demostrar lo ocurrido, le rebajan la pena a dos años, una multa y la retirada de la patria potestad. Ha ocurrido en Pontevedra.

Entender que esa confesión es producto del arrepentimiento y no de la amenaza de los años de cárcel, y pensar que más vale el distanciamiento del padre que la sanción, parece más una justificación que una respuesta en Justicia; una respuesta que, en cierto modo, facilita que un problema social grave, como es el abuso sexual a menores en las familias, continúe.

Y esta situación es un abuso en sí misma, pues en definitiva se está utilizando el sistema y las posiciones de quienes dicen que se arrepienten o confiesan parte de los hechos para beneficiar a los agresores en determinados delitos, fundamentalmente a hombres que ejercen la violencia de género y que abusan sexualmente de sus hijos y, sobre todo, de sus hijas. Los datos son claros: en el estudio de Finklehor para Naciones Unidas, la prevalencia de abusos sexuales a menores es del 22%, la mayoría dentro de la familia y por hombres, un resultado similar al último trabajo amplio que se ha realizado sobre este tema, un metanálisis publicado en 2009 por Pereda y su grupo que habla de  una prevalencia en niñas del 19'2% y del 7’4% en niños.

Seguir leyendo »