eldiario.es

Menú

¿La gran trama andaluza o un gigantesco castillo de naipes?

El juicio contra Chaves y Griñán por los ERE continúa este jueves con la lectura de los escritos de defensa

La principal clave del juicio de los ERE que esta semana ha comenzado en la Audiencia de Sevilla no está en la mala gestión, algo bastante evidente, que se hizo de los 855 millones de presupuesto destinado a ayudar a empresas en crisis. No está en los intrusos que alguien coló para que cobraran un dinero que no les correspondía. No está en las facturas, seguramente infladas, de las aseguradoras e intermediarios que participaron en las prejubilaciones. Ni siquiera está en la cocaína que compartían el ex director de Empleo y su chófer en sus noches de parranda.

La auténtica clave del proceso que ha sentado en el banquillo a dos ex presidentes de la Junta y a veinte ex altos cargos es un poco más compleja. Consiste en demostrar que todas esas irregularidades, que pocos pueden ya negar, ocurrieron porque una trama política ideó, diseñó y ejecutó un sistema pensado específicamente para hacerlas posibles. Porque una organización, asentada en la cúspide de la pirámide del poder en Andalucía, retorció a sabiendas la ley, dinamitó los controles y burló repetidamente al Parlamento. Una maquinaria perfecta, sostenida en la sombra durante más de una década y a la que a lo largo de los años se fueron incorporando nuevos actores, conscientes de que lo que hacían era ilegal. Y todo ello, hay que recordarlo, sin que ni Chaves ni Griñán ni la gran mayoría de implicados se llevara (nadie les acusa) un euro a su propio bolsillo ni a las arcas del partido.

Eso, sólo eso (y nada menos que eso), es lo que está sobre la mesa en esta primera fase del caso ERE, la llamada "pieza política". Y cómo se resuelva esta cuestión es determinante, porque si el argumento de la trama política que con tanto ahínco construyó la jueza Alaya se desestima, todo el caso ERE, con todas las otras piezas que quedan por juzgar, se desmoronará como un castillo de naipes, igual que ha ocurrido con la macrocausa de los cursos de formación.

Seguir leyendo »

Chaves y Griñán, en primera fila

Durante años han estado en la primera fila en multitud de actos públicos. Sus cargos como presidentes de la Junta de Andalucía les otorgaba esa prevalencia. Este miércoles también ocupaban  esos primeros asientos pero del banquillo de los acusados en la jornada inaugural del caso ERE, en una sala de vistas oscura, con mobiliario antiguo, como de color sepia, de daguerrotipo. No había sillas asignadas y cada cual escogió la suya. Manuel Chaves, presidente durante 19 años (1990-2009) y su sucesor José Antonio Griñán (2009-2012) se sentaron juntos. Son los únicos ex altos cargos que siguen conservando sus escoltas policiales.

A la izquierda de Griñán, Gaspar Zarrías, el exconsejero de la Presidencia de Chaves (1996-2009). Se juzga si el procedimiento administrativo utilizado para conceder durante una década casi 742 millones de euros en ayudas sociolaborales a trabajadores y empresas en crisis fue un "sistema inadecuado e improcedente", según el escrito de acusación de la Fiscalía que leyó el secretario judicial con entonación de letrado del Parlamento, es decir, aburrida, fría y desapasionada.

Pese a que las defensas han coordinado su trabajo en reuniones previas, muchos de los 22 acusados no se habían visto durante años. Entraron por separado acompañados por sus abogados a la sede de la Audiencia Provincial, en un ambiente sin ninguna expectación.  No hubo el más mínimo interés ciudadano, al contrario que en otras ocasiones.

Seguir leyendo »

Se escribe POBREZA, PO-BRE-ZA

Pobreza infantil

Desde que empezó la crisis estamos soportando conceptos neoliberales como flexibilidad, emprendedor, precariedad… Y los soportamos de forma tan reiterada que lo hemos incorporado a nuestro lenguaje como lo más normal del mundo. Porque decir, en cambio, explotación laboral, autónomo de toda la vida, o no tener dinero ni para comer es, quizás, demasiado doloroso. Y, sobre todo, demasiado escandaloso.

Tras esto, para camuflar aún más la realidad, nos llevan todo el año inundando en los medios con palabras inglesas. Esos anglicismos que le dan a todo un toque guay y moderno. Una tendencia que, como parece venir de fuera, se acepta y se aplaude: si lo hacen en el extranjero es que tiene que ser bueno, ¿verdad? Porque así es como siempre nos lo han vendido. De esta manera llevamos tragando conceptos como freeganismo, trabacaciones, nesting, minijobs, cooling, millenials, doer, wardrobing, job sharing, sinkies… uno tras otro, sin parar.

Vamos a dejarnos ya de cuentos. En 2018 hará 10 años del inicio de la crisis y hay mucha gente que se ha quedado marginada y fuera del camino. Quedarse en el sofá porque no tienes dinero ni para ver una peli en el cine, compartir trabajo y sueldo, tener un empleo por horas, o comer de la basura no es cool, ni tendencia ni otras milongas que nos quieran contar. Es puro marketing. Es estar en la mierda para que nos hagan creer que huele menos, que no nos quejemos, que nos adaptemos y lo soportemos.

Seguir leyendo »

Sabemos lo que hiciste M. Rajoy Brey

24 Comentarios

De todos los frentes abiertos en la batalla de Catalunya, ninguno quizá tan débil para el estado como aquel que tiene que ver con la UE, su justicia, Bruselas y sus aledaños. La ley y la democracia tienen sus procedimientos y no es pasión lo que hace falta sino serenidad y un respeto escrupuloso de las reglas. El hecho reconocido de que los independentistas no lo hayan hecho, no hace sino reforzar esta idea democrática básica.

Vaya por delante, por si se anima a seguir leyendo, que no soy partidario de la independencia, aunque sí defiendo que se pueda aspirar a ella, respetando las reglas del juego democrático, sin más límite que la observación de los órdenes constitucionales y los derechos humanos. Me gusta más la interdependencia, en una Europa unida y federal en la que todos los estados y entes subestatales se desarrollen en paz y solidaridad.

Los últimos acontecimientos, ya inevitablemente en el ámbito judicial ante la ausencia de la política, se han centrado en la retirada de la Orden de Detención y Entrega contra Carles Puigdemont por un juez del Tribunal Supremo, cuando había sido expedida anteriormente por una jueza de la Audiencia Nacional. A pesar de las explicaciones reconfortantes para los que han procediendo de tal guisa y los que jaleaban el empeño, a casi nadie se le escapa que la expectativa de una respuesta negativa por parte de las autoridades judiciales belgas explican tal actitud.

Seguir leyendo »

Planes de pensiones privados: no nos hagan creer que es inevitable cuando es ideológico

25 Comentarios

De Guindos

“Hay que reformar el sistema de pensiones”. Es uno de los temas recurrentes que lleva toda la legislatura de Mariano Rajoy sobre la mesa.  A modo de película de terror, como menciona el politólogo Antón Losada, se van sucediendo los capítulos que nos auguran un nefasto futuro. El último elemento del debate es el enésimo tijeretazo en la conocida como hucha de las pensiones. No entro en la pertinencia de este movimiento, o en si se podrían haber usado otros fondos. Pero me da coraje que quieran hacernos creer, como ha dicho en numerosas ocasiones la ministra Fátima Báñez, que “no pasa nada” cuando todas las decisiones que se toman respecto a las pensiones esconden esencialmente preferencias ideológicas y una clara cesión a los intereses del lobby de las pensiones.

¿Respetable? Sí ¿Criticable? También, sobre todo cuando muchos economistas señalan numerosos problemas en el sistema de pensiones privado. Y sobre todo, cuando quieren hacernos creer que son todo decisiones técnicas inevitables, una cuestión sobrevenida y sin remedio, y no toma de posiciones y defensa de un modelo de Estado concreto.

Al Partido Popular le pasan estas cosas algunas veces. Quiere hacer parecer normal, o mejor, “de sentido común”,  lo que es preferencia. Prefieren, desde siempre, la gestión privada a la gestión pública porque, argumentan, es mucho mejor que la pública, aunque numerosos estudios vienen a llevarles la contraria (como tampoco se puede defender lo público sin crítica). Así, Madrid y Valencia han sido el campo experimental de la privatización de la sanidad, o de la apuesta por la educación privada. Es su modelo. Creen en un sistema público de mínimos y tienen más fe en lo privado, de todas todas.

Seguir leyendo »

El ruido del baloncesto  

Marta tiene 13 años y juega en un equipo cadete del Club Málaga Basket. Entrena en el colegio Félix Revello de Toro, sancionado por una infracción muy grave por el Ayuntamiento de Málaga con 12.001 euros por exceso de ruido.

¿Qué ruido? El del bote de la pelota, el de la celebración ante una buena canasta, el de las palmas de ánimo a las compañeras, el del silbato, el del grito cuando se acierta desde la línea de tres, el del ¡vamos, vamos! para hacer una buena defensa. Es un ruido exterior, pero no menor al del ruido insonoro del cosquilleo nervioso del estómago cuando se juega un partido de baloncesto. "Es un ruido que es vida", sostiene Nacho Barberá, presidente del Club Deportivo Puerta Oscura, que entrena en el instituto del mismo nombre, apercibido con una multa por encestar.

-No hacemos ruido, afirma rotunda Marta.

Seguir leyendo »

La dignidad andaluza no la congela el 4D

Dos de los 18 rescatados el lunes en dos pateras en aguas marroquíes del Estrecho.

Ayer fue 4 de diciembre toda la jornada.

(Escribió Ángel González:

 “Ayer fue miércoles toda la mañana

Seguir leyendo »

4D, el día que nos conocimos

Portada del DIario Sur del 4 de diciembre de 1977

Aquel día 4 de  diciembre de 1977, apenas nos conocíamos. El largo invierno nuclear del franquismo nos había separado, dividido. Durante ese periodo interminable, habíamos sufrido la peor de las represiones: física, moral, económica, y lo peor de todo, nos habían robado la memoria y nuestra historia, la dignidad como pueblo.

Nos echamos a la calle, nuestras banderas no eran de ocasión, de los chinos, ni nos había convocado nadie a base de consignas, argumentarios sostenidos por predicadores de una prensa cómplice, ni teníamos paraíso alguno que defender; tampoco había redes sociales. Habíamos votado hacía poco, ayunos desde el 36, y la izquierda se había impuesto, aunque el centro de entonces obtuvo también importantes resultados; pero esa división electoral no importunaba. Los andaluces, quizá por algún resorte colectivo inescrutable, por instinto, se habían olido la tostá y decidieron decir alto y fuerte lo que querían.

Hoy, hay mucho intérprete interesado en apropiarse de lo que dijimos. Aquel día, largo porque duró meses y luego, hasta años, no éramos constitucionalistas, no teníamos  Constitución; ni éramos independentistas, sencillamente porque no era de España de lo que hablábamos, ni de su unidad, ni de su famoso equilibrio. Ni había banderas de España que entonces recordaban la de la dictadura: era  la misma. No estaba en cuestión España.

Seguir leyendo »

¿Quién va a capitalizar el 4D en Andalucía?

Bandera de Andalucía izada en el Parlamento de Andalucía.

El 4 de diciembre las y los andaluces celebramos un momento histórico de movilización ciudadana en que pedimos la autonomía como forma de acabar con el subdesarrollo histórico andaluz. Recordamos las masivas movilizaciones que tuvieron lugar en 1977 y llevaron en torno a dos millones de personas a la calle para reclamar "Libertad, autonomía y estatuto de autonomía", como bien se recordaba ayer en este mismo diario.

Hasta este año, 2017, su celebración había sido minoritaria y subsidiaria de los actos del día de Andalucía, que se celebra el 28 de febrero coincidiendo con el referéndum sobre el Estatuto de autonomía convocado en esa fecha en 1980.

¿Por qué este año es diferente? Para entenderlo, tal vez sea necesario reflexionar sobre los dos momentos históricos, el del 4 de diciembre de 1977 y el actual, especialmente en relación a los dos partidos que están en situación de poder capitalizar un sentimiento andalucista para sus intereses electorales: el PSOE y el bloque Unidos Podemos.

Seguir leyendo »

El PSOE andaluz toca a rebato

El PSOE andaluz toca a rebato. Los discursos de los líderes históricos y actuales del socialismo andaluz este sábado, con motivo del 4 de diciembre, tiraron de historia, orgullo, legado y algunos datos para asegurar que “"nos ha tocado volver a levantar la bandera de la libertad, dignidad e igualdad. Y lo vamos a hacer”, afirmó Susana Díaz.

Las aguas están revueltas, la financiación mal resuelta, los acuerdos de presupuestos cuestionados, y los ánimos nacionalistas levantados. En ese caldo nada la sensación de los socialistas andaluces de que va a haber que reaccionar. “Si esto se pone feo y quieren marginar a Andalucía, nos apoyaréis, ¿no?”, interpelaba un parlamentario andaluz no hace mucho.

La cuestión es por qué o contra quién. Sería conveniente que no fuera, como aseguran públicamente, contra nadie. Ni contra otros territorios, ni por conveniencia electoral (ya sabemos el poder de un enemigo a batir), ni mucho menos contra su propio partido. Sería conveniente que fuera por los andaluces, por el “no más que nadie, pero tampoco menos” que reivindicó el sábado Rafael Escuredo y que defendió en su día el parlamentario de Podemos José Luis Serrano.

Seguir leyendo »