eldiario.es

Menú

Cuatro razones contra la muerte de BMN

Sedes de Bankia y BMN en la Plaza de San Francisco de Sevilla

En el número 12 de la Plaza de San Francisco de Sevilla, a espaldas de su Ayuntamiento, un cartel recuerda a sus más antiguos clientes que la que fuera oficina principal de Caja Granada en la capital andaluza "ahora es BMN". Se lo recordará a los más antiguos, porque en dos meses se cumplirán siete años desde que la otrora orgullosa entidad granadina se diluyera (entonces se definió como una integración), junto a Caja Murcia, Caixa Penedés y Sa Nostra, en Banca Mare Nostrum (BMN).

Curiosamente, al otro lado de la pared se reúnen cada día los responsables de Bankia en Andalucía. Su colindante número 11 de la Plaza de San Francisco es la sede de los "Servicios centrales de la Dirección Territorial Castilla la Mancha y Andalucía", y de la "Dirección Nacional de Empresas Sur-Canarias". Hace muchos años que son vecinos. De hecho, cuando aún existía Caja Granada, la sede central era también una sucursal. Ahora otro cartel informa a los clientes de que la oficina más cercana de atención al público se encuentra a escasos 200 metros, en la Avenida de la Constitución (ver foto).

Si la que fuera oficina principal de Bankia en Andalucía dejó de atender al público fue porque, tras la crisis, el proceso de "racionalización" del sector bancario llevó al cierre de cientos de oficinas y al consiguiente despido de decenas de miles de empleados. Así, el que durante décadas fuera el principal sector empleador de la región (sin contar Educación y Sanidad) ya no es hoy ni sombra de lo que fue. Y, a lo que se ve, el proceso no ha acabado.

Seguir leyendo »

¿Cuánto importamos las mujeres y la violencia de género?

Ilustración de Ana I. Bernal

Esta es la pregunta del CIS en el barómetro del mes de mayo. La mayoría considera que los principales problemas son el paro o la corrupción, pero si se sigue consultando el listado de respuestas aparece: "La violencia contra la mujer".

Y entonces, dado que este problema se identifica de forma directa con los más de  800 asesinatos a mujeres ocurridos en los últimos 14 años, que ha dejado niños y niñas también asesinados por sus padres o están huérfanos, que ha dejado a familias rotas, que produce mujeres con traumas durante el resto de su vida… una piensa: "Creo que la sociedad se está concienciando. Deberá de tener un porcentaje alto".

Y en esto, te diriges al apartado del total y este es el resultado: "1,3%".

Seguir leyendo »

El CETA y las mujeres: hay razones para oponerse

El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani

El CETA es el acuerdo económico comercial global entre la Unión Europea y Canadá. Este acuerdo no pone énfasis en la bajada o anulación de aranceles sino en la apertura de nuevos mercados para las empresas globales (principalmente en el comercio de servicios y la contratación pública) y, sobre todo, en la cooperación reglamentaria y en la puesta en marcha de nuevas reglas de juego, incluyendo tribunales de arbitraje internacional para dirimir los litigios entre los inversores internacionales y los estados (ICS, Investment Court System).

Estos tribunales suponen una limitación de la soberanía nacional, y pueden intimidar o  incluso coaccionar a los estados para que no desarrollen  políticas que puedan ir en contra de los intereses de los inversores internacionales. Concretamente, el que está previsto en el CETA limita competencias y jurisdicción a los tribunales españoles y usurpa funciones judiciales estatales, a la vez que garantiza derechos a los inversores extranjeros que no están permitidos a la ciudadanía ni a los inversores nacionales en sus propios territorios. Por esa razón esta siendo criticado por diversas organizaciones de juristas, como la Asociación Europea de Magistrados. Y también debe serlo desde una perspectiva de género.

En este artículo quisiera dejar de lado otros efectos del CETA para centrarme en los que tiene sobre las mujeres y para ello creo que hay que contemplar tres cuestiones fundamentales: el por qué un tratado comercial afecta de manera diferenciada a mujeres y hombres; qué sabemos del efecto de género de otros tratados comerciales; y finalmente, cómo influye en concreto lo establecido en el CETA.

Seguir leyendo »

La difícil convivencia de Sánchez y Díaz

21 Comentarios

Ni una semana de vida ha cumplido el PSOE de Pedro Sánchez, pero la interrogante de cómo va a convivir con el PSOE de Susana Díaz está ya planteada. La dudas son muchas y los pronósticos, pesimistas. El cambio de posición de la dirección federal respecto al Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y Canadá (CETA), pasando del sí a la abstención, ha sido el primer desencuentro público, porque en privado el desdén hacia el secretario general por parte de los socialistas andaluces se mantiene intacto. Cierto es que ya no de todos y que los que piden pasar página tras muchos meses de enfrentamiento van sumando aunque evitan hacerse oír. "El sentido común es menos épico, pero hemos terminado una etapa y ahora o respetamos el resultado del congreso o nos suicidamos elegantemente", asegura un dirigente andaluz susanista.

Díaz compareció este viernes en una conferencia de prensa con el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, tras mantener una reunión de dos horas en Sevilla para abordar asuntos de Andalucía. La cita estaba prevista desde noviembre pasado. Moscovici había escuchado la víspera de boca del secretario general el rechazo, vía abstención, al tratado. La primera, la segunda y la tercera pregunta a la presidenta de la Junta era obligada. Y en la primera, la segunda y la tercera respuesta Díaz dejó dicho que no le quedaba más remedio que respetar la decisión de la ejecutiva federal, de la que se enteró por los medios de comunicación, y que la aprobación del acuerdo comercial con Canadá no estaba en riesgo. Es decir, que la postura del PSOE era irrelevante.

La socialista andaluza no optó por el tono neutral y seco de su portavoz parlamentario, Mario Jiménez, quien apenas unos minutos antes aseguró que el cambio de posición respecto al CETA "corresponde al secretario general y a la ejecutiva federal".

Seguir leyendo »

Zanahorias

Montoro

No hace mucho, debatiendo a cuenta del impuesto de sucesiones con un "civil" (que no con un friki periodista político entre las que me cuento o un político simplemente) la conversación terminaba con una pregunta: "¿Pero ese dinero a dónde va?". Entiendo la pregunta, que nace, entre otras cosas, de la afición de algunos políticos, políticas y funcionarios por meter la mano en la caja común. "A los gastos comunes: educación, carreteras, sanidad por ejemplo", le dije yo. "Ah, entonces sí", contestó él como quien acaba de descubrir una obviedad. Esa conversación, de lo más civilizada puedo asegurar, me generó la sensación de que estamos olvidando quizás para qué sirven los impuestos. Y no me extraña, porque si el mismísimo ministro de Hacienda no lo tiene claro, como ha dejado claro esta semana, cómo vamos a tenerlo nosotros.

Porque para Cristóbal Montoro los impuestos sirven como moneda de cambio para aprobar los presupuestos, o como él mismo los ha denominado, "zanahorias para la negociación". Zanahorias también son para los votantes: la promesa de bajada de impuestos es un clásico en las campañas del Partido Popular. Parece que sirven para  amnistiar a conocidos su dinero defraudado o para  beneficiar a empresas afines. O sirven para cuadrar las cuentas como exige Europa. O para todo eso, con la dosis de crítica que en cada caso convenga.

Sin embargo, Montoro está olvidando lo más importante, lo esencial sin meterse en honduras: ¿Para qué sirven, de verdad, los impuestos? Quizás debería repasar el material que la Agencia Tributaria tiene para los alumnos de secundaria donde explica que los impuestos sirven para, "aunando esfuerzos mediante la aportación por cada uno de una porción de sus ingresos"  para "constituir lo que podríamos denominar un fondo común con el que cubrir el coste de los bienes y servicios públicos, es decir, los que se dirigen a satisfacer esas necesidades que cada persona no puede cubrir por sí sola". O quedarse con lo básico: los impuestos sirven para redistribuir la riqueza, para paliar las desigualdades, para que asuntos básicos como la educación, la sanidad, las infraestructuras, el cuidado del espacio natural… estén financiado entre todos.

Seguir leyendo »

Fumando en la gasolinera del choque de civilizaciones

Imagen del rezo del pasado sábado con motivo del Ramadán en Granada

La solidaridad española no quiere que modernicen los  CIEs, quiere que los cierren. Así lo reclamaron los activistas de Andalucía Acoge ante el Ayuntamiento de Algeciras, la ciudad a la que le cabe el dudoso honor de contar con el último de tales establecimientos en Andalucía. Entre una antigua cárcel, la de la Piñera en su término municipal, y un antiguo cuartel, el de la Isla de las Palomas, en Tarifa, por allí desfila el circo de los horrores, el esperpento de la dignidad, los espejos cóncavos del estado de derecho. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha prometido piadosamente que construirá un nuevo edificio, sin duda moderno y funcional, para albergar a estas cárceles que sirven para encarcelar a las personas que tan sólo cometen el flagrante delito de la supervivencia.

Día del refugiado: pegatinas en las solapas y twitters hasta en la sopa. Pero mientras particulares, oenegés e incluso instituciones reclaman que se les permita el derecho a refugiar, la Moncloa mira hacia otro lado. Y aunque hace bien desatendiendo los guiños de Macron para que España se meta en el avispero de Mali, la mejor receta contra el yihadismo quizás sería la de acoger a aquellos que huyen del terrorismo yihadista y de los otros terrorismos que dicen que combaten la guerra santa utilizando guerras pecadoras, pero igualmente guerras.

Desde Afganistán a Siria, las víctimas huelen a armas químicas, a soborno, chantaje, escombros de Mosul, tiroteos de Kabul, tribus diezmadas en la vieja Libia. A la hora de acogerles no se trata de calibrar una estrategia sino de aplicar al pie de la letra nuestro código en materia de derechos humanos. Y aunque no sea seguro que si les abrimos las puertas crearemos demócratas convencidos, si las seguimos cerrando –como la Unión Europea viene haciendo por deporte--, avivaremos las ascuas del rencor que es el caldo de cultivo de cualquier rango del fanatismo.

Seguir leyendo »

De jueza estrella a jueza estrellada

Absuelven a Torrijos y a los otros nueve acusados por la venta de los suelos de Mercasevilla

La pieza política del caso Mercasevilla, el hilo a partir del cual la jueza Mercedes Alaya comenzó a montar la madeja de la macrocausa de los ERE, ha acabado en nada. Los diez procesados, absueltos. Las imputaciones por fraude, exenciones fiscales y prevaricación, al cajón. Ocho años de investigación, de acusaciones muy gruesas, de ruido mediático extremo, de la reputación de diez personas reducidas a polvo, acaban con el sonido sordo de una sentencia que cierra el caso al no haber encontrado ninguna prueba de irregularidades o amaños en la venta de los terrenos de la lonja sevillana.

El fallo es un alivio que llega muy tarde, demasiado tarde, para los acusados. Y es sobre todo un golpe muy duro para la jueza, retratada por muchos como la Juana de Arco de la lucha contra la corrupción y descrita por otros como una implacable inquisidora, impulsora de una causa general con el objetivo derribar al Gobierno del PSOE en Andalucía a través de los tribunales.

Es un revés muy serio porque desmonta la investigación originaria, la que empezó a lanzar al estrellato a la magistrada. Pero sobre todo porque no es el primero que recibe. Hace unos meses, la jueza que sustituyó a Alaya decretó el archivo de la llamada 'pieza política' de los cursos de formación, con cientos de detenidos e imputados y miles de millones de euros supuestamente saqueados (3.000 millones de euros llegó a decirse). Ni conspiración política. Ni red clientelar. Ni sistema amañado. Ni fraude masivo. Nada de nada, concluyó el fallo, muy crítico con la instructora, con el PP y hasta con la Guardia Civil por montar una causa a partir de hipótesis "inverosímiles".

Seguir leyendo »

306 náufragos invisibles en un día

Trasladan al puerto de Motril a 92 personas, dos de ellas menores, rescatadas de tres pateras

Trescientas personas llegaron en balsas, en un solo día, a un litoral europeo. Fue el jueves pasado, 15 de junio. Ha quedado eclipsado por los incendios de Londres y Portugal, con sesenta muertos, cada uno, y el fragor en España, de la moción de censura del 13-J o el Congreso del PSOE este fin de semana. ¿Ocurrió en el lejano Lesbos griego? ¿En la más próxima Lampedusa italiana? No. Trescientas seis personas fueron rescatadas en aguas españolas, andaluzas. Del mar de Alborán a la Costa de la Luz, donde tantos nos bañaremos este verano, quitándonos de la cabeza que nadamos en una fosa común. 

Qué desagradable, ¿verdad? La imagen del Mare Nostrum cuajado de náufragos ( al día siguiente llegaron 150 más) no es apta para estómagos delicados. Quizá por ello, la vemos poco. Un detalle evitarnos poner cara a esos rescatados. Más aún a los cinco cadáveres que llegaron en su patera a aguas de Cartajena, de los que tenemos una estética vista aérea. Al no verlos, de paso, nos indignamos y reivindicamos menos.

Hay conciudadanos nuestros, sin embargo, cuyo trabajo consiste en salvar a estos desesperados. Son los miembros de Salvamento Marítimo, Guardia Civil , ONGs que sólo ese jueves 15, desde la madrugada hasta el medio día, rescataron y atendieron, a 190 personas, de ellas, siete menores y doce mujeres, una embarazada, que venían en siete pateras por aguas del Alborán. Y a otros 116 subsaharianos en tres embarcaciones a la deriva, entre Tarifa y Barbate.

Seguir leyendo »

El PSOE andaluz, en la fila cero

27 Comentarios

Las butacas vacías de la delegación andaluza en el congreso del PSOE.

El PSOE de Andalucía nunca ha ido a un congreso federal de brazos cruzados. Jamás. Siempre ha hecho valer su peso y su influencia, a veces de manera callada para evitar recelos de otras federaciones socialistas. En esta ocasión, el PSOE andaluz, el oficial, ha querido ocupar la fila cero, ni siquiera la 12 que escogió Susana Díaz para oír los saludos del primer día de plenario. Díaz y los suyos se han ausentado de la función y su participación la han hecho a través de donar delegados a modo de figurantes. Todos los gestos -como el de convocar a una copa a los delegados andaluces a la hora en que se votaban las ponencias- y todas las declaraciones han estado dirigidas a dejar claro que este congreso no era el suyo y que estaban deseando que terminara el mismo día que comenzó. Tampoco Pedro Sánchez ha tenido el más mínimo gesto de integrar a alguien de Díaz, aunque fuera en la secretaría ejecutiva de Cementerios.

Esa donación a la fila cero por parte del PSOE de Susana Díaz -así empieza a llamársele, como si hubiera dos PSOE-  no es altruista ni benéfica. Tampoco generosa. Quieren reciprocidad en el congreso regional de finales del mes de julio. No quieren extraños en el fortín andaluz. De manera que seguirán al pie de la letra el consejo del flamante secretario general de Organización, José Luis Ábalos, cuando la víspera del cónclave federal aclaró que Pedro Sánchez no buscaba una ejecutiva de integración sino "un equipo en quien confiar", eficaz y cohesionado, con garantía de que no se vuelva a producir lo que provocó Díaz: la dimisión de la mitad más uno de la dirección.

"Vamos a ser tan coherentes con la dirección federal que vamos a hacer lo mismo. Crear equipos de confianza y eficacia. ¿Integrar? ¿Ellos han integrado?", aseguran desde el entorno de Díaz. La secretaria general del PSOE andaluz y presidenta de la Junta ha pasado quizás los momentos más duros de su carrera política desde que la inició con 17 años, después de la "hostia" de las primarias, según confesión propia. Hace un mes se veía como la primera mujer en asumir el liderazgo del centenario PSOE y el domingo se ausentó de la clausura del congreso con la excusa de problemas de agenda. Los suyos admiten que temía una pitada de los asistentes en el cierre del congreso, un acto abierto también a los militantes. "No hay cuerpo para un acto heroico", comentan. Su imagen desovillada ante las cámaras  tras entrevistarse con el secretario general impactó a muchos, aunque no a los que la conocen.

Seguir leyendo »

39 Congreso, sin sutura

24 Comentarios

Pedro Sánchez en el congreso del PSOE

En mi ingenuidad, o en mi confianza en la responsabilidad de la parte autodenominada  responsable del PSOE, pensaba ayer titular esta columna "Moción de sutura". Creía que después de una moción de censura, lo siguiente sería otra moción, inteligente, de sutura; pero ya ven, ni costureras ni alfayates encuentran los socialistas para acabar con sus penas. 

Ya apuntaba maneras el acontecimiento. González se adelantó con su inconfundible  estilo criollo ultramarino. Felipe no encontró manera de cambiar su agenda para  asistir y mandó su vídeo, en unas formas esquivas compartidas con el líder de la derecha, de plasma. No ha sido tan de rebato como la llamada despechada desde Chile a la insurrección contra el secretario general pero no ha sido, precisamente, de entusiasmo con el nuevo y legítimo líder.

La fila de honor de los históricos transmitía incomodidad, los caretos, la cara de Rubalcaba era un poema. Aún queda por saber si su prosa encontrará los caminos habituales para trabajar en la oscuridad mediática, lo que es sabido y trasluce a través de editoriales o masajes demoscópicos del equipo habitual, por supuesto. Guerra decidía, por su parte, desde su retiro no definitivo, participar en la ponencia política reclamando la utilización, ya, del artículo 155 de la Constitución contra Catalunya, poniéndose del lado de los halcones del establishment y haciendo que se vea prudente la postura del mismísimo Rajoy.

Seguir leyendo »