Opinión y blogs

eldiario.es

La escasa convicción por el modelo ecológico

La superficie, el número de productores, el volumen de facturación del sector ecológico crece a buen ritmo. Al menos es ese el mensaje dominante. Ahora bien, debemos siempre reflexionar si nos sentimos satisfechos, si cada uno de los agentes sociales, públicos y privados estamos haciendo lo suficiente y necesario para que el modelo de producción y consumo ecológico ocupe el lugar económico y social que debería. El modelo agroecológico es el único que da respuesta a los retos del siglo XXI, pero aún no ocupa el lugar en la sociedad que debiera.

El consumo de productos certificados como ecológicos sigue siendo demasiado reducido, la superficie cultivada, el número de productores, transformadores y comercializadores, tiene que seguir creciendo de manera significativa. Según los últimos datos publicados, en el Estado español 1.968.570 hectáreas están en producción ecológica, 37.870 operadores trabajan en el sector, 34.679 como productores primarios, 3.492 como transformadores y comercializadores.

La Fundación Savia ha dirigido diversos informes a las administraciones públicas solicitando que fijemos como objetivo común para el año 2030 que el 30% de la superficie, la producción y el consumo sea con criterios ecológicos. Y aún a algunos les resulta muy ambicioso. Mínimo exigible diría yo, tenemos que revisar nuestras escalas y varas de medir.

Seguir leyendo »

Marte y lo que no mide el PISA

Marte, Ridley Scott

Tengo debilidad por las películas del espacio. De las últimas del género que más me han gustado, sin duda meto en la lista a Marte. Ese astronauta que aplica todos sus conocimientos e ingenio para sobrevivir. Personas que son capaces de acumular sabiduría y usarla con cabeza. Matt Damon gana. A la naturaleza, al planeta Rojo, a su miedo. Y ganar, no podemos negarlo, gusta.

Así que cuando aparece un ranking como el PISA, todos queremos ganar, ser los mejores. En este caso, demostrar que nuestra educación es tan fantástica que logra sacar más puntos en un examen. Y mira que sabemos que los exámenes los carga el diablo. Como también sabemos que  el PISA es un informe con muchos peros, incluido el que lo haga un organismo cuyo objetivo es el crecimiento cuando no comparto esa creencia del crecimiento sin límite, y cuyo enfoque es absolutamente económico: "tu educación hoy es tu economía de mañana", explica su reponsable, A. Schleicher. Pero da igual. El informe levanta ampollas de unos y hace sacar pecho a otros para presumir de sistema educativo y de infancia de nivel. O para denostar las políticas del contrario. Justo ahora que andábamos en tiempo de consenso y camino de un potencial pacto por la educación.

Y sin embargo, creo que el PISA se me va a quedar corto. No desprecio ni un poquito los conocimientos. No me entiendan mal. Hay que poner la base sobre la que construir. Además de que aprender supone siempre retar a la curiosidad, sembrar la duda, abrir la mente. Los niños y niñas tienen que estudiar, sí. Pero hay un montón de cosas que no mide el PISA y, honestamente, creo que cada vez son más importantes si no lo han sido siempre.

Seguir leyendo »

Separémonos todos en la lucha final

72 Comentarios

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias

Unidos Podemos y el PSOE están decididos a no entenderse, ni en España ni en Andalucía, donde se dan el PSOE más conservador con el Podemos más anti capitalista

El PSOE, tras apoyar, con Ciudadanos, la investidura del Gobierno de Rajoy, acaba de pactar con el PP una subida del 8% del salario mínimo de los 655€/mes hasta los 707,6. Subida, sí, pero menor que la de la proposición no de ley aprobada por el Congreso a iniciativa de Unidos Podemos a final de noviembre, con el aplauso de los sindicatos, y que era de 800€/mes el 1 de enero de 2018 y 950 en 2020. 

Los socialistas rebajan una conquista social para apuntarse un tanto y evitar que lo haga Podemos. Ya lo dice Eduardo Madina: "El éxito de Podemos ha sido el fracaso del PSOE". Cabe entender que espera, a la inversa, que el PSOE renazca de la derrota morada. Idea jaleada por El País que, en papel, celebra que "Los dos grandes partidos se adueñan de la iniciativa política", haciendo real la gran coalición PPSOE. 

Seguir leyendo »

Goliat y David Pérez

David Pérez , alcalde de Alcorcón, se ha dado cuenta, del mismo modo que lo ha hecho el machismo, de que lo que tiene enfrente no es un "grupo" ni un "colectivo" más o menos amplio de mujeres, sino un gigante; un movimiento gigante que avanza en contra de la desigualdad y de la injusticia social que significa el machismo. Y es gigante por su dimensión global y por la grandeza de sus  reivindicaciones, que no son otras que pedir la Igualdad en la sociedad y hacerlo también para los hombres que las discriminan, abusan, maltratan, violan y asesinan por todo el planeta. Como se observa, no puede haber más grandeza y generosidad en el planteamiento feminista.

Que la respuesta a esa demanda de convivencia en Igualdad sea presentada como una amenaza y un ataque a los hombres y al orden existente, un orden capaz de convivir con 700.000 hombres maltratadores cada año, con 60 que asesinan a sus parejas o exparejas, con miles que agreden sexualmente… ya indica que la propia sociedad y su cultura matriz no sólo forman parte del problema, sino que son el problema.

Por eso no es un error que la desigualdad existente, y manifestada de forma objetiva y directa en cualquier espacio y ámbito de nuestra sociedad (trabajo, familia, economía, relaciones…), sea considerada  como "cultura" y su transmisión como "educación"; y que, en cambio, hablar de Igualdad y convivencia sea presentado como "ideología sectaria", y su transmisión como "adoctrinamiento e imposición", algo que resulta, sencillamente, inadmisible, como es inaceptable que un representante público utilice su posición para insistir en este tipo de argumentos.

Seguir leyendo »

De la realidad nacional

38 Comentarios

Manifestación a favor del proceso autonomico andaluz.

Hace poco llegó a mis manos un libro sobre Cicerón. El político romano -cuenta- se vio obligado a defender a un rico comerciante gaditano, de la Bética, ante los ataques de un Senado conservador que ponía en cuestión que al de la tacita le hubieran  concedido la ciudadanía romana. Balbo, que así se llamaba el pisha, había destacado por su apoyo a Pompeyo, luego en guerra civil con César. Roma, agradecida por oportunidad,  por su apoyo al que quería mandar, al cabo, seguía considerándolo un extraño, un extranjero. No hay que añadir que una parte muy importante de la batalla por el poder en Roma se libró en la Bética. 

El libro me llevó a Chaves Nogales, el gran periodista sevillano, y su obra 'Andalucía Roja y la Blanca Paloma'. Chaves, de gira con corresponsales franceses de la época, cuenta cómo el plena República Andalucía se desenvolvía entre revolucionarios, Semanas Santas y romerías. Cuenta que un paisano le dijo, entre la multitud, ante las muestras de entusiasmo de hombres  adornados de banderas españolas al paso de la Virgen: no se equivoque, cada "viva la virgen" es un "muera la República".

No, no hemos cambiado mucho. El álbum de fotos institucional de Andalucía podría ilustrar lo que entonces escribiera Chaves Nogales, entre toreros, graciosos,  legionarios, tonadilleros del papel o de las ondas y esencialistas de los localismos puros que no admiten disidentes.

Seguir leyendo »

El partido de las madres

El alcalde de Alcorcón

Es lo que tiene el lenguaje politiqués, que necesitas un traductor para que los pobres mortales podamos entender qué pueden significar palabras como transversalidad, espectacularización, empoderamiento o feminización. Es lo que le sucedió a Pablo Iglesias, que se metió en un maizal al intentar explicar lo beneficioso que sería que la política se feminice o que las féminas se politicen, no sabría yo decirles.

Lo peor fue que para poner un verbigracia, el Líder nos mentó a las madres, que ellas sí que sabían cuidar, y eso es lo que hay que hacer, no poner las mujeres a trabajar y a mandar, que también, sino aprender a cuidarnos los unos a los otros como las madres nos cuidaban a todos. O algo así.

Aunque el insigne hombre aclaró a continuación que no había dicho eso y que los periodistas le habíamos manipulado, sí está claro que se le ve la patita peluda por debajo de la puerta. Como a todos los varones de este país, sobre todo a los mayores, que fuimos educados por padres y madres machistas, curas y monjas aun más machistas e incluso por aquella televisión en blanco y negro, que era cosa de hombres. En descargo de muchos -y de muchas- añadiré que hay quienes nos esforzamos día a día en superarlo, a lo que nos ha ayudado sobremanera hacer la cola del Mercadona o llevar a los niños a los cumpleaños en el Burger King, que eso sí que tiene mérito.

Seguir leyendo »

La puesta de largo de Susana Díaz en Europa

Susana Díaz ha viajado a Bruselas, corazón de la Unión Europea y trae de vuelta dos réditos: uno institucional y otro, sin duda, personal y orgánico. Un viaje a Bruselas tiene que llevar un marcado carácter institucional para defender los intereses de la región que preside, Andalucía, como ya hicieran otros presidentes autonómicos (Chaves y Griñán) aunque con diferente agenda.

Sin embargo, resulta inútil (y un poco absurdo) negar que la presencia de Susana Díaz en Europa supone un beneficio personal, porque el contexto de su partido y del país no es ni de lejos el mismo que el que rodeó a los presidentes autonómicos precedentes.

Al tiempo que ha defendido los intereses de la región, Susana Díaz ha aprovechado el viaje para conectar con representantes de la socialdemocracia europea, sin duda como oportunidad de presentarse como una de las voces fuertes del socialismo español. Supone un suma y sigue en la recomposición de la figura de Díaz como mujer de Estado, tras el importante desgaste de la crisis del PSOE para ella en particular. Así que sí, es inevitable pensar en la posibilidad que esta visita institucional le ha dado para hacer toda una puesta de largo. La socialdemocracia europea ha podido verla de cerca, ya que es, de momento, la única cabeza visible con aspiraciones claras a convertirse en secretaria general.

Seguir leyendo »

Si Trump fuera andaluz, este sería su programa

Comprender el mundo es, a veces, más difícil que tragarse un lavabo, incluso más que barrer una escalera hacia arriba, pero hay que intentarlo.

Para un andaluz como yo, entender qué significa que Donald Trump haya sido elegido Hermano Mayor del mundo es complicado, así que me he propuesto el ejercicio de aplicar las que parece que serán sus líneas políticas a nuestro entorno. ¿Será tan grave? Veamos.

Traducido a nosotros hablaríamos de "Tapia en Despeñaperros. Bien encalada, no la veo mal del todo. El batería de Triana decía que "De Despeñaperros para arriba todo es Alemania" y Belmonte contaba que "no hay más barrio que el de Triana, ni más ciudad que la de Sevilla: mi ciudad, mi barrio, mi tertulia y yo, lo demás para los ingleses". En Huelva, hay jamones; en Málaga, espetos; en Cádiz, ortiguillas; en Córdoba, salmorejo; en Jaén, aceite de primera prensá; en Granada, saladillas; en Almería, fruta; y en Sevilla, pringá; así que por lo de la tapia, podríamos pasar.

Seguir leyendo »

En qué se equivoca Pablo Iglesias

Anne Hidalgo

Hace unos meses, una amiga me expresaba su desacuerdo sobre una columna que escribí con motivo del 25-N, en la que defendía entre otras cosas la importancia de contar con más referentes sociales de mujeres fuertes y poderosas. Mencionaba alguno de mis personajes favoritos del cine y la televisión, como la protagonista de 'Los Juegos del Hambre', la jefa de prensa en la magnífica serie 'El Ala Oeste de la Casa Blanca' o la cómica Amy Schumer, y cerraba con esta frase: "Hacen falta más Susanas, más Hillarys, incluso más Angelas Merkel".

Mi amiga, votante de Podemos, me afeaba esta selección y venía a coincidir básicamente con lo que le acabamos de escuchar a Pablo Iglesias y que ha generado cierta polémica:  "De nada sirve poner como portavoces a mujeres si éstas no están feminizadas", ha dicho el líder de Podemos. Es decir, de nada sirve poner a mujeres en puestos de poder si van a gobernar como ya lo hacen los hombres.

El argumento, si lo leemos rápido, parece muy de cajón, y lo defienden no pocas portavoces feministas, como en este artículo, titulado  '¿Sirve al feminismo que las mujeres lleguen al poder?', que mi amiga me recomendó. Aunque también, si lo leemos rápido, suena peligrosamente parecido al discurso de los contrarios a las cuotas de representación femenina en la política o en las grandes empresas. "Lo importante es contar con los mejores, no que sean hombres o mujeres", justifican. Y suena obvio, ¿o no? Pues no.

Seguir leyendo »

Dejad que los hombres se acerquen a mí

Pablo Iglesias, Alberto Garzón, Yayo Herrero, Miguel Urbán, Sol Sánchez y María Eugenia R. Palop en el debate 'De Trump a Le Pen'

Imaginen que un político declara que para conseguir que la política gire a la izquierda no es necesario contar con personas de izquierdas, que basta con llevar a cabo iniciativas progresistas y sociales como nos han enseñado en las facultades o en algunas reuniones y asambleas. Nadie aceptaría el argumento ni vería en él un planteamiento coherente.

Sin embargo, es lo que ha manifestado Pablo Iglesias con relación a la presencia de las mujeres en los órganos de representación política, precisamente donde más se reproducen y difunden las ideas machistas, al decir que no hace falta que estén ellas y que basta con que se haga lo que nuestras madres nos han enseñado. Pablo Iglesias se vuelve a equivocar con lo que significa la igualdad, con lo que plantea el feminismo y, por tanto, con lo que supone la desigualdad e impone el machismo.

El ejemplo más claro de que feminismo no es lo contrario de machismo se aprecia en sus palabras, pues mientras que el machismo defiende el orden dado sin necesidad de incorporar a las mujeres, que para eso ya están los hombres con su "pluripotencialidad adaptativa", su inteligencia superior que decía Miguel Arias Cañete, y su criterio objetivo, el feminismo defiende la igualdad con mujeres y hombres. Lo de "hacer comunidad" está muy bien, pero no se trata de hacer comunidad de cualquier modo, sino de hacerla con la igualdad como referencia y con las mujeres como protagonistas junto a los hombres.

Seguir leyendo »