eldiario.es

Menú

Pueblo mío que estás en la colina

- PUBLICIDAD -

La sociedad en la que estamos inmersos tiene su propio tiempo de maduración y causa un enorme sentimiento de frustración que las expectativas depositadas en las urnas se esfumen con una leve brisa. No todos los frutos maduran en el mismo árbol al mismo tiempo.

La disonancia de la llamada clase y/o casta política con las gentes resulta descorazonadora.  

La última panfletada del Sr. Rajoy, registrador de la propiedad,-mire usted-, responsable primero y último del bochorno en que ha sumido a nuestro país, es de traca. 

Que bien atada está la ley para los golfos, para los delincuentes de cuello blanco y con sombrero de Panamá y en que mar de tortuosas oleadas nos sumergen estos botarates.  

La indignación que levanta la propuesta de llevar a la dirección de los dineros del mundo mundial, nada menos que al patético exministro de los bombillos , debe tener una cumplida respuesta de la ciudadanía, y para ello no habría tan ancha calle por la que transitar. Embusteros al poder. 

La tan cacareada honestidad de la que presume el ínclito presidente del gobierno de España, no resiste el más mínimo examen de la rigurosidad, y con su patética propuesta de laurear al mentiroso convicto y confeso del reino de la coneja patria hispana, queda a la altura del betún. Amigos para siempre, lalalá.... 

¿Por dónde andará la alternativa a éstas maneras de ejercer el poder conferido y a quién le rendirán cuentas estos mandatarios innobles y desleales ? 

La Justicia injusta dará una nueva oportunidad a los defraudadores de la voluntad ciudadana atravesando los tortuosos caminos de la norma que, al fin y al cabo, emana de ellos mismos. Cosas veredes Mío Cid en las jugosas sentencias que absuelven a los menesterosos servidores del corrupto poder. 

¿Levantaremos los ojos a Dios para pedirle explicaciones o será el mismo Dios el que nos diga que la respuesta está en nosotros mismos, que para eso nos ha hecho, diz que a su imagen y semejanza? 

Las terceras oportunidades serán otras de las que nos sentiremos tan frustrados como con las primeras, si persistimos en dar mayorías a partidos que, a su vez, designan a candidatos a la presidencia de gobierno a tales "gil y gil". Algo habrá que cambiar y desde luego, dar mayorías a partidos no debe significar estar de acuerdo con el "cabeza de lista por Madrid".  

Sr. Rajoy, está usted excluído de la lista de los bonificados por la duda razonable. 

Está tardando mucho el popular partido en proponer un nuevo candidato a la presidencia de gobierno. Hay que ser sabio para apartarse y en esto, la necedad es grande si llegados a este extremo, no retiran al mariano presidente y eligen a otro candidato que, a buen seguro y por suponer, habrá en sus filas. 

No se puede perder el tiempo en vanas estupideces ni soportar a maniobreros y ventajistas. Hay que estar al lado de los que defienden la dignidad humana, de aquellos que no se vanaglorían ni se envanecen. De los que están al lado de la verdad y de la honradez. 

No es de extrañar que elijamos a Barrabás en vez de al hombre justo y bueno. Ya ocurrió tiempo atrás. ¿Tan sabio es el pueblo?

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha