eldiario.es

Menú

Granátula de Calatrava, cuna de vinos singulares

Viajamos a Finca de Montachuelos, en la provincia de Ciudad Real, donde se produce el trío mediterráneo por excelencia: cereal, olivo y vid

- PUBLICIDAD -
Finca de Montachuelos, en Granátula de Calatrava (Ciudad Real)

Finca de Montachuelos, en Granátula de Calatrava (Ciudad Real) Foto: Luis Asín

Desde 1990 en manos de una familia andaluza con origen manchego, en la finca de Montachuelos se cultivan desde hace centenares de años cereales, olivo y vid. La actual propiedad comercializa casi toda la producción pero, con una parte de las uvas -procedentes de en torno a 20 hectáreas de viñedo-, produce desde 2005 vinos de corte muy diferente a lo que marca la zona.

Sagrario Moreno, hija del fundador de la bodega, Juan José Moreno, dirige con maestría una funcional bodega que poco a poco se va posicionando como hacedora de vinos de gran calidad. Producen tres vinos: Calar del Río Mundo, Ábrego, y el más reciente, Cándalo. Los tres vinos son tempranillo 100%, cada uno de ellos con uvas procedentes de distintas parcelas. Calar del Río Mundo es fruto de Umbría; Ábrego de La Loma, y Cándalo de La Vega. Umbría es una parcela que está situada a 700 metros de altura y su terreno es volcánico pedregoso; La Loma está situada a 650 metros de altura y su terreno es franco-arenoso. Montachuelos, por cuyas lindes discurre el río Jabalón, está situada en la comarca del Campo de Calatrava, centro de la zona volcánica de la zona. 

José Carlos García-Vega es el enólogo de la bodega Calar. Oriundo de la Ribera del Duero, García-Vega ha aplicado en tierras manchegas las enseñanzas de lugares más fríos como Castilla. García- Vega ha encajado muy bien en un proyecto que se fundamenta en cuatro pilares: viñedo propio, bodega de dimensiones manejables, familiar, y una producción limitada. Desde su llegada en 2011, el enólogo vallisoletano ha introducido prácticas no habituales en la zona, como la cubierta vegetal con riego en la viña, contribuyendo así a la producción de un vino singular que realza las características propias del terreno y de la uva. La tierra se mantiene sin labrar respetando de este modo el suelo dando como resultado una humedad equilibrada que favorece la oxigenación del terreno y la vida de microorganismos beneficiosos.

Bodegas Calar

Bodegas Calar Foto: Luis Asín

La finca Montanchuelos está situada en la comarca del Campo de Calatrava, entre los Montes de Toledo y Sierra Morena y se extiende por el valle del río Jabalón, centro de la zona volcánica de la comarca. 

Los tres vinos, con características diferenciadas, convergen en un único adjetivo: elegantes. Con precios contenidos -Calar del Río Mundo 2013, 17,90 euros; Ábrego 2013, 10,90 euros; y Cándalo, en torno a 5 euros-, son vinos para disfrutar de una buena comida, y que suponen un soplo de aire fresco en los vinos castellano-manchegos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha