eldiario.es

Menú

Antiguos trabajadores de COCEMFE Castilla-La Mancha reclaman sus 700.000 euros

Los afectados por los impagos de COCEMFE Castilla-La Mancha exigen una respuesta por parte de la junta directiva de la organización para lograr llegar a un acuerdo

- PUBLICIDAD -
Antiguas actividades de COCEMFE en Toledo // Por http://www.flickr.com/photos/cris_y_dani/

Antiguas actividades de COCEMFE en Toledo // Por http://www.flickr.com/photos/cris_y_dani/

La deuda de 1.800.000 de euros de la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (COCEMFE) de Castilla-La Mancha ha hecho que este servicio se vea obligado a presentarse voluntariamente a concurso de acreedores. Sin embargo, el continuo impago de numerosas nóminas, indemnizaciones y diferentes deudas por parte de la entidad, generó una situación insostenible para muchos trabajadores de la institución, que en muchos casos se vieron obligados a dejar su trabajo, debido a continuas nóminas sin pago, soportar reducciones de jornada laboral y, finalmente, enfrentarse al despido. A pesar de que la Junta ha comunicado públicamente que las subvenciones a COCEMFE están al día y que no hay pagos retrasados, la institución no ha sido capaz de explicar los 700.000 euros que se deben a los más de 100 trabajadores que fueron despedidos por la institución.

El problema que los ex trabajadores Ángel Escribano y Fernando Novales plantean no es sólo el impago de lo que se les debe por haber realizado su trabajo, sino también la falta de empatía por parte de la junta directiva ante este problema. A pesar de que las deudas alcanzan en algunas ocasiones cifras mayores a los 20.000 euros, ninguno de los miembros directivos de la confederación ha tenido la deferencia de establecer un diálogo razonable con los antiguos trabajadores de la institución, según los propios trabajadores. “No queremos apuntar a malas prácticas ni culpar a nadie”, afirma Fernando Novales. “Sólo queremos que se nos explique por qué no se nos paga y cuando van a poner al día la situación”, finaliza. Por su parte, Escribano ha acudido ya a juicio para resolver la situación de sus pagos, pero la organización falló en el primero de los pagos convenidos (6 en 12 meses), por lo que ha tenido que volver a recurrir y seguir adelante con las medidas legislativas.

Falta de interés

Escribano explica también que “cuando te dejan de pagar tantas nóminas, te ves forzado a dejar de trabajar, incluso cuando estás comprometido con lo que estás haciendo. Es lo que me pasó a mí, que tuve que rescindir el contrato e irme a mi casa, al ver la situación”. Lo mismo se repite en el caso de Novales, cuya mujer era educadora social en el programa de viviendas de la institución, uno de los pocos que se mantuvo en buenas condiciones. “Mi mujer todavía tiene dos nóminas del 2012 pendientes. Tuve que hacerle ver que con lo que estaba pasando, era imposible mantener una economía familiar”, afirma. Ambos están de acuerdo en que es una situación muy triste ver cómo, incluso, la organización culpa a los trabajadores que han reclamado el pago de sus nóminas pendientes de los recortes que han tenido que afrontar. “Es como que es nuestra culpa por querer recibir el dinero que nos corresponde por nuestro trabajo”, afirman. Algunos de sus compañeros han decidido dejar de luchar, e incluso, han buscado atención sicológica especializada por la situación tan complicada que han vivido. Tal como ellos lo expresan: “COCEMFE CLM es un muerto que ha tardado demasiado en enterrarse."

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha