eldiario.es

Menú

GALICIA

Galicia no tiene asegurada la construcción de los floteles para México si no gana el concurso de Pemex

El consejo de administración de la petrolera mexicana será quien decida si su filial puede construir los barcos en Navantia y Barreras para venderlos en el mercado internacional, a pesar de que esta alternativa se da por segura en la Xunta

- PUBLICIDAD -

La construcción de dos buques hotel por parte de astilleros gallegos para Pémex no es segura. En eso insiste un consejero de Pemex, que aclara que en caso de que la oferta gallega no ganara el concurso de la petrolera mexicana, tendrá que ser también el consejo de administración de la compañía estatal a que autorice a la filial a construír los barcos para intentar venderlos en el mercado internacional.

El retraso en la licitación de los dos floteles, la revelación de que los contratos son con una filial norteamericana y la confirmación de que los contratos "confidenciales" obedecen a una "estrategia" para asegurarse la contratación en un concurso que no llega incrementan las dudas sobre los contratos de Pemex, que siguen sin ser claros.

El cambio de gobierno en México y la derivada renovación de la petrolera acaban de provocar el retraso de al menos tres meses en la adjudicación de dos buques hotel a los que aspiran Navantia y Barreras en colaboración con una filial estadounidense de Pemex, PMI NASA. La petrolera aclaró en varias ocasiones que la ley obliga a realizar un concurso abierto y libre, por lo que los astilleros gallegos tendrán que competir con una docena de compañías, así como a contar con la aprobación del consejo de administración al superar la inversión los 200 millones de euros.

La cuestión es que ocurrirá en caso de que la oferta conjunta de PMI NASA y los astilleros gallegos no gane el concurso. En cuyo caso, y según aclaró la Xunta y algún portavoz de Pemex en varias ocasiones, sería la propia filial la que tendría capacidad por sí misma para construir los barcos y luego ofrecerlos en el mercado internacional.

No obstante, la última palabra para que se construyan los barcos corresponde al consejo de administración de Pemex y no a la propia filial, que no podría hacer el encargo sin antes contar con la aprobación de la matriz. "Al superar los 200 millones de dólares de inversión, la propia PMI tendría que acudir al consejo aunque fuera para ofrecer los buques en el mercado internacional", asegura a Praza uno de los consejeros de la compañía azteca.

"PMI no puede invertir 200 millones de dólares sin pasar por el consejo, independientemente del trabajo del que se trate; las reglas internas de Pemex indican claramente que cualquier inversión que supere esta cantidad tiene que tener el visto bueno del consejo de administración", insiste este representante de la petrolera, que añade que PMI no puede asumir por sí sola un encargo que se da por seguro en el Gobierno gallego.

Mientras, BNG y PSdeG piden explicaciones por el retraso y exigen tanto a la Xunta como la Navantia que haga públicos unos contratos de los que también dudan ya los trabajadores. A pesar de que tanto Barreras como el astillero estatal mantuvieron ya contactos con Pemex para comenzar los trabajos, el cambio de gobierno en México parece paralizar un proceso sobre el que decidirá el consejo de administración de la petrolera estatal y que está renovando sus miembros. De ellos dependerá la construcción o no de los floteles en Galicia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha