eldiario.es

Menú

GALICIA

Operación Pokémon

La jueza investiga si un exasesor del PP imputado por corrupción actuó como "conseguidor" con el 'número dos' de Feijóo

La magistrada Pilar de Lara ordena recabar datos de la constructora a la que se incorporó el antiguo jefe del gabinete de gobierno del PP en Santiago cuando perdió su puesto en el Ayuntamiento.

Las escuchas del caso revelan reuniones con el vicepresidente de la Xunta y gestiones para intentar conseguir adjudicaciones en varias administraciones

- PUBLICIDAD -
Imagen de uno de los seguimientos realizados por Aduanas en las reuniones de Espadas con empresarios

Imagen de uno de los seguimientos realizados por Aduanas en las reuniones de Espadas con empresarios

La inabarcable operación Pokémon reaparece por enésima vez. Y de nuevo, en vísperas electorales. La jueza Pilar de Lara acaba de autorizar a Vigilancia Aduanera para investigar a fondo los datos fiscales y adjudicaciones de varios empresarios y de la constructora Unika, compañía con sede en Santiago y con contratos en varios puntos de España. La instructora intenta aclarar si, como apunta un informe del propio servicio de Aduanas -empleado por De Lara como policía judicial- datado en el pasado 10 de mayo, quien había sido jefe de gabinete de Gerardo Conde Roa como alcalde del PP en el Ayuntamiento de Santiago, Ángel Espadas, empleó sus influencias para que esta empresa lograra contratos de la Xunta y de otras Administraciones públicas.

La orden de la jueza se concreta en un auto dictado pasado lunes al que ha tenido acceso eldiario.es, en el que se incorpora como anexo un informe de 50 páginas en el que Aduanas detalla diversos seguimientos y escuchas telefónicas al que fue hombre fuerte del gobierno de Conde Roa. Las grabaciones y presuntas influencias descritas en esta ocasión se producen, siempre según los investigadores, a partir de abril de 2012, justo cuando Conde Roa se vio obligado a dimitir a causa del fraude fiscal en su propia constructora, por el que fue condenado.

"Ya sabíamos", dicen los investigadores, que Espadas "había realizado presuntamente tráfico de influencias" para Unika y también para las empresa GRS Local y Aguagest "hasta abril de 2012". Cuando la dimisión de Conde Roa fuerza su salida del Ayuntamiento, detallan, Aguagest muestra la "intención de contratar a Espadas como 'abrelatas', indicando que lo van a utilizar para facilitarles la obtención de contratos". "Para que esto no parezca descarado" -desgranan- "utilizan una estratagema que ya habían realizado con otras personas, que es que lo contrate otra empresa, a la que Aguagest le pagará los emolumentos y comisiones que se lleve Espadas. Esta empresa es Unika", dice el informe. En su declaración como imputado ante la jueza, Espadas dijo "creer" que Aguagest no había llegado a pagar una parte de su salario en Unika. "Pero no se lo puedo asegurar, porque no lo sé", añadió.

Así, entre conversaciones en las que los empresarios se refieren a quienes protestan por los recortes como "burros" y "paletos", los responsables de Aguagest comentan que contratar a alguien bien relacionado con el objetivo de que realice "un trabajo político comercial para abrir puertas" es "el pan nuestro de cada día". El 27 de de abril de 2012, once días después de la dimisión de Conde Roa, Espadas comenta en una de las conversaciones intervenidas que ya está "todo arreglado". Unika le pagaría "3.100 euros más comisiones, que era lo que cobraba en el Ayuntamiento". Habría, señala Aduanas, "comisiones de los dos lados", en referencia a Aguagest y Unika, "más coche y teléfono".

Contactos con el número dos de Feijóo

Una vez contratados comienzan los contactos, el trabajo de "abrelatas". En esta línea, el 14 de mayo Espadas le dice a uno de los empresarios sobre los que ahora indaga De Lara, Francisco Sánchez, que al día siguiente tiene "una cita con [Alfonso] Rueda", número dos de Alberto Núñez Feijóo en la Xunta. Una vez celebrado el encuentro, el exasesor del PP compostelano da cuenta de los resultados. "Espadas dice que estuvo por la mañana con Alfonso y que no hay ningún problema, que pidan una cita con su secretaria en la Consellería". No obstante, apunta, Rueda "le recomendó que fuera discreto, sobre todo de cara a la prensa", y ve "bien" que se incorpore a Unika, "una empresa nueva que trabajó muy poco aquí".

Ángel Espadas también comenta con su padre el encuentro con Rueda en otra conversación igualmente grabada por los investigadores. "Le dice que fue a ver a Alfonso Rueda y que muy bien", recoge el informe. El padre, por su parte, "le pregunta si habló con Agustín Hernández", entonces conselleiro de Infraestructuras y dos años después, alcalde de Santiago. "Espadas le dice que sí, que habló con él".

Los contactos con Hernández regresan al informe poco después. A partir de las llamadas telefónicas Vigilancia Aduanera sabe de una reunión entre la antigua 'mano derecha' de Conde Roa y el conselleiro el 16 de julio del mismo año. "Estuvieron hablando de cuestiones políticas y después él", el conselleiro y después alcalde compostelano, "le preguntó en qué podría echarle una mano". "Espadas -resume Aduanas- comenta que todos los temas que hablaron los tocaron, especialmente Sogama, [la rotonda de] Sabón y Vilamarín".

Gobierno central y Ayuntamientos

La Xunta no es la única Administración de cuya actuación en relación con Espadas recela Pilar de Lara. No en vano, Aduanas también le atribuye a Espadas maniobras ante entidades como la empresa pública Tragsa en relación con las obras de la segunda fase del Parador de Muxía, adjudicadas a Unika en 2014. También duda de la adjudicación a la empresa, en el mismo año, de las reformas interiores en el Hostal dos Reis Católicos, en Santiago, y menciona, además, las gestiones de Espadas para que Unika realizara las obras de las instalaciones de la empresa privada Urovesa en Valga (Pontevedra), operación de la que Conde Roa "le había pedido un porcentaje".

En las diversas conversaciones intervenidas Vigilancia Aduanera detecta, del mismo modo, movimientos de Espadas para lograr contratos a distintos niveles. Desde un "concurso grande" del Gobierno de España en colaboración con una filial de la constructora OHL, el cual sería "jodidísimo" por su dimensión, hasta contactos a menor escala con ayuntamientos entonces gobernados por el PP, tales como A Coruña -en las conversaciones figuran referencias a unos " papeliños" entregados a Carlos Negreira-, Marín o Ribeira, entre otros.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha