eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

No es el referéndum, sino la cara que se te queda

David Cameron, Juan Manuel Santos y ahora Matteo Renzi, propusieron a sus compatriotas sendos referéndums y los perdieron. Y lo bueno es que se les nota en la cara.

- PUBLICIDAD -
Exit polls suggest 'No' vote victory in Italian Constitutional Referendum

Mateo Renzi EFE

Las casualidades no existen, son necesidades que se entrecruzan, leí en cierta ocasión. Y aunque yo no soy de axiomas, la verdad es que éste me le tomé al pie de la letra, por eso me niego a creer que haya ninguna componente casual en esta nueva moda de convocar y perder referéndums.

Bueno, es democracia pura, ¿no?, someter las cuestiones que afectan al estado a la aprobación de los ciudadanos. Lo que pasa es que, vistos los antecedentes, la cosa está para pensárselo. Todo empezó con el futuro de Escocia y aquella consulta que dejó a David Cameron temblando en 2014. Superado el escollo con unos cuantos rasponazos, Cameron no escarmentó y sometió también a consulta la permanencia del Reino Unido en la Comunidad Europea y de aquellos polvos vinieron los lodos del brexit, que le obligaron a salir por la puerta de atrás del Parlamento.

Luego vino la consulta de Juan Manuel Santos en Colombia sobre los acuerdo de paz con las Farc, pero resulta que sus compatriotas le pusieron mirando a Medellín y el asunto aún colea sin una solución definitiva.

Pero el domingo Matteo Renzi repitió faena y sometió a los italianos a un confuso referéndum que pretendía restar poder al senado en aras de una supuesta agilidad operativa en la tramitación de leyes. Bla, bla, bla.

Como decía el bueno de Luis Aragonés, lo malo no es perder, sino la cara que se te queda. Y si miramos el rostro de Cameron -ya poco habitual en los telediarios-, el de Santos -que sigue sin convencer a los suyos- y el de Renzi -que ha anunciado su marcha-, lo cierto es que sus inútiles intentos de convencer a sus conciudadanos les han añadido algunas patas de gallo junto a los ojos y unas cuantas canas en el pelo.

Hay un cierto sabor de mágica rebeldía en decirle al que manda, que no aceptamos lo que nos manda

Lo siento por ellos, pero a mí estas derrotas me producen una indisimulada alegría. No tanto por el contenido, sino por el continente. Hay un cierto sabor de mágica rebeldía en decirle al que manda, que no aceptamos lo que nos manda y, admito que a veces esto nos lleva por otros caminos menos iluminados que los del sentido común.

Veo a Cameron, a Santos y a Renzi, con todos los privilegios que te trasmite el poder, con la influencia sobre los medios, con la posición de dominio sobre las estructuras del estado, caer derrotados y me sabe a salvaje triunfo.

Yo creo que los referéndums son algo bueno y no comparto la opinión de quienes dicen eso de “que decidan ellos, que para eso les hemos votado”, pero entendería que a partir de ahora los dirigentes políticos se lo empezasen a pensar antes de convocarlos, porque al final terminan con la cara pintada.

No sé lo que pasará en Italia, al fin y al cabo los italianos están más acostumbrados a cambiar de gobierno que a comer espaguetis. No sé qué ocurrirá en Reino Unido una vez queden fuera de Europa, aunque los meneos de la libra deberían hacerles pensar. Y no sé lo que ocurrirá en Colombia, porque bastante tienen con lo suyo. Pero sé que estos tres dirigentes han conocido el sabor de la derrota… y se lo hemos visto en la cara.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha