elDiario.es Cantabria Blogs y opinión

Sobre este blog

Primera Página es la sección de opinión de eldiario.es Cantabria. En este espacio caben las opiniones y noticias de todos los ángulos y prismas de una sociedad compleja e interesante. Opinión, bien diferenciada de la información, para conocer las claves de un presente que está en continuo cambio.

Pobre clase media o balada patética de la educación concertada

Sobre este blog

Primera Página es la sección de opinión de eldiario.es Cantabria. En este espacio caben las opiniones y noticias de todos los ángulos y prismas de una sociedad compleja e interesante. Opinión, bien diferenciada de la información, para conocer las claves de un presente que está en continuo cambio.

La clase media siempre ha sido un freno para cualquier cambio social significativo. Digamos, por simplificar al extremo decenas de ensayos y estudios al respecto, que la clase media es el gran invento de la clase alta: el día que el dueño de la fábrica se fue a su casa de campo y dejó a un pinche gerente al frente de la explotación de los obreros supuso el inicio de la "rebelión de las élites" y el nacimiento de una clase de capataces.

Así, lo que quedó en medio del abismo industrial fue la clase media: una especie de tótem del desarrollismo occidental que supone el muro de contención de cualquier tentación por subvertir el orden injusto en el que habitamos. Lo es porque la clase media cree tener algo (de hecho tiene más que las mayorías) y la defensa de ese "algo" y la aspiración a tener más y a transitar hacia su propia "casa de campo" hace que se comporte de manera irracional, agresiva y educadamente violenta. La clase media aparenta moderación, centralidad política y modales, pero esconde una terrible rabia por no ser élite y un miedo cerval a caer en la pobreza. Algunos de sus miembros trabajan como bestias solo para no perder su posición de apariencias en esta economía-mundo que los necesita para salvaguardar a las clases altas verdaderas.

Veamos algunos de sus comportamientos irracionales: unos cuantos clasemedianeros se suben un domingo a su coche, justo después de salir de misa, cargados de banderas españolas (esta parte da para análisis psiquiátrico) para molestar el descanso del resto de ciudadanos en defensa de la "libertad educativa". Es como si una manifestación de pirómanos reclamara la conservación de los encinares del Monte Buciero. Dejando de lado las mentiras infantiles de la derecha española al respecto de la nueva e insuficiente reforma educativa (ya saben: el fin del idioma castellano, la inducción al aborto de bebés que puedan nacer con disfuncionalidades, la limitación de la libertad educativa…), lo que defienden los clasemedianeros en sus coches (que lo de caminar es muy cansado y no es tan cool como el running o el spinning) es su libertad a seguir diferenciándose del resto de sus vecinos. Y es una defensa, además de falaz, interpuesta: en realidad están defendiendo los privilegios de la iglesia católica y de los grupos privados de educación, que llevan chupando del bote desde que en 1985 un presidente (supuestamente) socialista pusiera una alfombra roja al vergonzoso sistema de educación dual de clase que tiene España y que financiamos entre todos.

Descubre nuestras apps