eldiario.es

Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

'San Urbano es para mí...', una iniciativa novedosa para arraigar a jóvenes del mundo rural con su entorno y sus mayores

La ermita de San Urbano, en Gaskue, será este viernes el escenario del acto de cierre de un taller y concurso de creación de cortometrajes, una iniciativa novedosa dirigida a los jóvenes de los Valles de Odieta, Ultzama, Atez, Basaburua y Anue con el fin de que conozcan el patrimonio de su entorno y fomentar entre ellos el arraigo en su tierra.

- PUBLICIDAD -

El proyecto, promovido por el Instituto Navarro de Deporte y Juventud, con el lema 'San Urbano es para mí...', ha involucrado a cerca de medio centenar de personas: 16 jóvenes del valle y otros 16 especialistas en diversas materias y técnicas audiovisuales. También han colaborado voluntarios, principalmente personas mayores del lugar, que han aportado sus testimonios personales.

En el acto de cierre, previsto para este viernes a partir de las 18 horas, se expondrá todo el proceso vivido, se presentarán los cortos realizados por los jóvenes y se procederá a la entrega de los premios a las cintas ganadoras. La jornada contará además con la ilustradora Maite Mutuberria, que se encargará de hacer en directo un mural colectivo para dejar testimonio de la experiencia vivida.

LA INICIATIVA: DESARROLLO Y PARTICIPANTES

Durante los días 20 y 21 de agosto se celebró en la ermita de San Urbano, bien de dominio público del Valle de Odieta, un campamento que sirvió como inicio al taller y concurso de cortos. Posteriormente, se realizaron sesiones de apoyo destinadas a introducirles en la creación de cortos, los días 27 y 31 de agosto y 9 de septiembre.

A través de diferentes sesiones, donde se alternaron juegos y charlas, los participantes conocieron la historia relacionada con San Urbano y su entorno y adquirieron conocimientos sobre la creación de cortos, su grabación y edición.

El objetivo final de la actividad es que los jóvenes aprendieran a valorar y preservar la riqueza patrimonial de su valle, y en concreto la de la ermita de San Urbano, e involucrarlas también en actividades de conocimiento y difusión de este patrimonio. La iniciativa buscaba además, fomentar el arraigo de las personas jóvenes en un marco rural intergeneracional, según ha informado el Gobierno en una nota.

Concretamente, participaron 16 personas: 12 jóvenes procedentes de diferentes localidades de los Valles de Odieta (Ziaurritz, Gaskue y Anotzibar), Ultzama (Iraizotz, Larraintzar e Ilarregi), Basaburua (Aizarotz y Arrarats), Atez (Ziganda), y Anue (Lantz), y 4 monitores voluntarios de entre 24 y 40 años de Gaskue e Ilarregi.

Acudieron, además, 16 invitados especialistas en las diferentes materias para generar el suficiente conocimiento técnico (de creación de cortos) y conocimiento histórico sobre la ermita de San Urbano y la región en la que se inscribe. Xabier Perurena (Harrix Film) y Pablo Iraburu (Arena Comunicación) se encargaron de introducirles en temas de cine; Amadeo y David Urdiain en fotografía; Koldo Villalva (Itarinatura) en naturaleza; Unai Otegi y Edurne Arzoz les introdujeron en la música, con un concierto de flauta y arpa céltica; y la cultura local se inyectó en el proyecto a través de gente mayor de la zona que ofreció voluntariamente sus testimonios, formas de vida, costumbres y fiestas cotidianas, así como sus vínculos con San Urbano (Ramón Larrañeta, Conchita Oyarzun, José López, Mari Carmen Mariñelarena, Patxi Oyarzun, Rosi Aliende, Maribel Mariñelarena y Nartxi Navarro).

También han colaborado en la actividad voluntarios de Gaskue, Erripa, Ziaurritz y Anotzibar, que contribuyeron a divulgar la actividad, animar a los jóvenes a acudir y equipar la ermita para las charlas, proyecciones etc., así como el Ayuntamiento de Odieta y la Mancomunidad de Servicios Sociales de Base Zona Ultzama.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha