Opinión y blogs

eldiario.es

Una alternativa a la ignominia

Se trata de conformar una nueva mayoría de progreso que defienda un proyecto autónomo de los poderes financieros y mediáticos como dice Sánchez; un proyecto de socialdemocracia radicalmente honesto como dice Errejón

- PUBLICIDAD -

El PSOE está en una encrucijada y debe optar entre el giro a la izquierda o el inmovilismo, el stablishment. Debe optar por una nueva socialdemocracia , radicalmente honesta,  que ponga en su sitio a las eléctricas, la banca y multinacionales, que le permita recuperar credibilidad y fiabilidad y le convierta en la alternativa del cambio real para la mayoría plural y diversa de izquierdas de este país; un partido socialista que se plantee la reforma federal de la constitución desde la realidad plurinacional,  dando una salida pactada con los nacionalistas a las nacionalidades históricas, y  reconociendo la pluralidad de la nueva izquierda para el siglo XXI en España y en Europa. Es ese el horizonte o continuar hipotecándolo todo a un acuerdo con el PP que va a seguir lastrando cualquier avance de progreso reformista en igualdad y recuperación de derechos. Por eso no comparto, como formuló un destacado dirigente vasco en el último C. Nacional de Euskadi, la necesidad de que Patxi López pacte con Susana Díaz un nuevo pacto Euskadi –Andalucía para “arreglar”el PSOE; eso sería dar por buena la ignominia de lo realizado  hasta la fecha por parte de la presidenta de la Junta de Andalucía y dar por buena toda la antidemocrática actuación contra Pedro Sánchez. Para la nueva política hace falta un nuevo PSOE que suelte lastre.

Creo que hay que “confrontar “un nuevo proyecto  de partido socialista con el viejo modelo felipista, inmovilista, rancio y jacobino que nos ha llevado a ser cómplices de la conformación de un gobierno de la derecha más corrupta de Europa.

La página 17 de El País del 3.11 de la asalariada de Cebrián  se cierra con la mención de otro “afín” a Pedro Sánchez,  Emiliano García Page, el mismo que dijo “si jugamos a Podemos gana  Podemos”.  Es este señor,  miembro del selecto grupo de los 17 dimisionarios de la Comisión Ejecutiva saliente que junto con otros maquinaron la decapitación de Pedro Sánchez  en aquel comité federal  de 1 de octubre de infausto recuerdo.  A este señor que se dedica con la colaboración de Zapatero a organizar eventos para tapar el inicio de la tournée de Pedro Sánchez, le vamos a decir otra vez que “si jugamos a PP, gana el PP” porque los electores no ven al PSOE como algo alternativo a la derecha.  Si avalamos la política del PP, facilitamos su gobierno, gana el PP. Es decir, lo habrán terminado de convertir en otro PASOK. Lo harán, con la oposición de la militancia,  dirigentes como este señor, tan omnipresente y locuaz en los medios del grupo Prisa a la hora de minar el liderazgo de P. Sánchez como Lambán, Fndez Vara o Javier Fernández.

Ni los 8 diputados independientes pertenecientes al grupo parlamentario socialista que votaron no a Rajoy , ni los 7 del PSC, ni los diputados que lo hicieron por “imperativo” ni, incluso,  los que lo hicieron por respeto a la mayoría orgánica del  C. Federal,  aparecen en la crónica de Anabel Díez. Soy consciente de que si le preguntara la periodista a un miembro tan significativo del grupo parlamentario como su portavoz, Antonio Hernando, podría encontrar lo que el periódico de la ignominia quiere oír.

Ahora bien,  es un canto al cinismo que la periodista no haya sido capaz de documentar el “descoloque” de los afines a Sánchez con la mención de nadie, y, sin embargo, recoja la opinión de Page o Susana Díaz y termine rematando que “no es el momento de proyectos personalistas”. Y lo haga en vísperas de que Pedro Sánchez comience su periplo por toda España, cuando Susana ha  dejado caer que “es compatible ser presidente autonómico y secretario general de un partido” (23.11.16 El País) y nos anuncia que irá a Bruselas a darse un garbeo. Más claro agua.

Tenemos una izquierda fragmentada, dividida, y que además de plural y diversa, es muy cainita y minifundista y bastante incapaz de trabajar en común en toda España

Todo lector sabe que Prisa ha jugado un papel fundamental en el descabezamiento de Pedro Sánchez, hasta tal punto que Josep Borrell dijo en la Ser que Prisa no debería ser quien pusiera o quitara secretario general del PSOE. Para algunos parece que es más importante tener el visto bueno de PRISA que el apoyo de la afiliación; a día de hoy,  todo apunta que Susana es la candidata de Prisa, a pesar del inquietante silencio de Rubalcaba; pero esta candidata cuenta con mucho rechazo entre la militancia y como se consolide,  la fuga masiva de afiliación antes del congreso,  se puede incrementar si la afiliación ve el congreso perdido porque lo ha secuestrado el aparato. Si del encuentro de Iceta se hace una lectura de apoyo  a la candidatura de  Susana Díaz como la nueva SG del PSOE las posibilidades de un partido renovado serán inexistentes para todos aquellos que,  mayoritariamente,  estamos en contra de la abstención en la investidura del gobierno de Rajoy. [ Recuérdese que el SPD avaló la gran coalición con la CDU en una consulta y que el PSOE no lo ha hecho,  ni ha querido reconocer las firmas recogidas en contra]

La posición contraria a un gobierno con Podemos y a una investidura apoyada por los nacionalistas catalanes y vascos ha formado parte de la línea editorial de este grupo mediático y lo sigue siendo. Esa cuestión central  ha sido el desencadenante de toda la crisis;   pues los accionistas de Prisa,  que tienen derecho a defender sus intereses, faltaría más,  prefieren un gobierno del PP a un gobierno del PSOE con Pedro Sánchez y apoyado por Unidos Podemos y acuerdos con los nacionalistas. En la cuestión de la gobernabilidad hay que reconocer que  estamos cerca del pensamiento único pues Prisa, Vocento, Unidad Editorial y RTVE apenas se diferencian. En las redes y en la prensa digital,  sin embargo el pensamiento hegemónico era el contrario.

Saben quienes dirigen Prisa que la gran mayoría de los votantes progresistas y socialistas de este país han tenido a la Ser y a El País como referencia informativa y de opinión; hace tiempo que ya no. Los tiempos están cambiando. Muchos de ellos se han pasado a la prensa digital o se han quedado,  por razones de edad,  fuera de su círculo de influencia, algunos han acabado engrosando la audiencia de la prensa local controlada por la derecha mediática y la nacionalista etc... Lectores asiduos de El País y de los oyentes de la Ser han buscado nuevos referentes en los diarios digitales como eldiario.es, Infolibre, Público…. Queremos periódicos y políticos que nos digan la verdad. Por eso, y porque partimos de una realidad que conocemos con sus virtudes y sus defectos tenemos una izquierda fragmentada, dividida,  y que además de plural y diversa, es muy cainita y minifundista y bastante  incapaz de trabajar en común en toda España, incapaz de reconocerse y respetarse; por eso el reto es tan fuerte y la empresa tan difícil y compleja; para ello es muy conveniente recomponer el PSOE, un nuevo PSOE. 

Se trata de conformar una nueva mayoría de progreso que defienda un proyecto autónomo de los poderes financieros y mediáticos como dice Sánchez; un proyecto de socialdemocracia radicalmente honesto como dice Errejón para llevar adelante un proyecto de España en común,  compartido y vertebrado de manera democrática, un modelo federal, que haga de la mejora permanente de su  Estado del Bienestar  su tarea política prioritaria cotidiana, luchando contra la corrupción, la evasión y la elusión fiscal.  

El PSOE necesita una nueva dirección,  amplia,  acordada entre todos los que no están de acuerdo con la ignominia del 1 de octubre. Una dirección alternativa a la Gestora y a la mano que mueve esa cuna. Esta nueva dirección la puede liderar Pedro Sánchez, y aunque no es imprescindible que sea él, yo creo que es lo más  conveniente. El representa la honestidad de cumplir con lo que se ha prometido en campaña; no es poco. Pero aun así, lo imprescindible para ganar en un congreso es la unidad de todos los que no están de acuerdo con los que acabaron dando el golpe de mano y forzando la situación en ese C. Federal ( J.Borrell, Patxi López, Idoia Mendía,  Armengoll,  Sumelzo,  Miquel Iceta, Odón Elorza, Tudanca, Luena…) del que salió la gestora. Los que en el congreso votaron no y los que se abstuvieron por disciplina deben unirse y acordar ya un calendario,  un proyecto de mínimos, con un modelo de funcionamiento y  un candidato para liderarlo para ir a un congreso a ganar a la candidata de la ignominia, a la candidata de Prisa.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha