eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Jorge Berástegui

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 6

Viaje infernal de jóvenes saharauis para escapar de Marruecos: "Solo podíamos aguantar hasta morir como ellos"

Había mayoría saharaui entre las 28 personas que iban a bordo de la patera que encalló el pasado enero en Lanzarote. Todos eran hombres. Algunos llevaban, recuerdan, casi un mes encerrados en la casa que la red les había preparado para que esperaran al día del viaje. No ocultan que tenían miedo. Se animaban unos a otros, deseaban marcharse en busca de una nueva vida. Cuentan que huían de detenciones, de la cárcel, de "torturas", de vivir bajo las normas del enemigo, del paro, de la nada.

El 13 de enero, dejaron la tierra a la espalda y se adentraron en el negro Océano Atlántico que a tantos otros se ha tragado. El viaje, de unos 200 kilómetros, fue un infierno. Siete de ellos murieron. Todos eran saharahuis, según los supervivientes.

Seguir leyendo »

Expuestos al enemigo: la Policía española permitió que un cónsul marroquí visitara a saharauis que buscaban asilo

"Cuando llegué a tierra, me sentí como un recién nacido. Terminamos en un sitio donde había restaurantes, hoteles, gente sacándonos fotos", comenta Osid, uno de los supervivientes saharauis de la patera que llegó a Lanzarote el 18 de enero tras un viaje infernal que acabó con la vida de siete personas. Las cosas tampoco fueron fáciles en tierra firme. Aunque huían de Marruecos, Estado que ocupa su país desde hace más de 40 años, las autoridades españolas permitieron que el cónsul marroquí en Las Palmas,  Ahmed Mousa, fuera a visitarlos a comisaría en Lanzarote. Los expusieron ante el enemigo, aunque alguno ya había advertido de su intención de pedir asilo. 

A las pocas horas de alcanzar la costa española, todos excepto los menores de edad –que fueron ingresados en un centro tutelado por el Gobierno de Canarias- pasaron a ser encerrados en celdas de comisaría. Según aseguran, nadie les explicó el procedimiento para pedir asilo.

Seguir leyendo »