eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

José Luis Centella

Secretario general del PCE y diputado de IU por Sevilla.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 147

En torno a la necesidad de un nuevo escenario para Cataluña

La negativa del gobierno de Rajoy a dialogar con el gobierno de Cataluña y negociar la posibilidad de que el pueblo catalán pueda expresarse sobre el futuro de Cataluña, ha tenido por respuesta de la Generalitat la convocatoria de una consulta unilateral, que pretenden sirva de base para proclamar en 48 horas la independencia de Cataluña. Esta decisión, lejos de encauzar los legítimos derechos del pueblo catalán, contribuye a potenciar —aún más— la confrontación interna y externa así como potenciar un nacionalismo español de nefasto recuerdo en nuestra historia.

En este sentido, si la intención del gobierno de Cataluña hubiera sido dar la posibilidad de que el pueblo catalán se expresara libre y democráticamente sobre su futuro, se hubiera planteado un proceso en el que se pudieran expresar, tanto en el debate como en la propia votación, todas las posiciones que existen en la actual sociedad catalana, desde la independentista, hasta el mantenimiento de la actual situación, pasando por la propuesta federal y/o la confederal. Pero el gobierno de la Generalitat no busca la libre y democrática expresión de la voluntad del pueblo catalán, sino realizar un plebiscito sobre su propuesta independentista y para ello plantea la cuestión, incluso en la papeleta de la consulta, como una confrontación entre mantener la actual situación o la independencia. Por tanto, la consideración consecuente es la de no participar en esta consulta, porque se esta excluyendo la posibilidad de que se exprese nuestra opción federalista, ya que votar NO en la consulta será respaldar la actual situación, y votar SÍ significaría apostar por una independencia que consideramos negativa para el pueblo catalán. Incluso la abstención no nos sirve, porque vendría a legitimar una consulta de la que ha sido excluida la propuesta federal que según todas las encuestas, tiene un alto respaldo en Cataluña.

Seguir leyendo »

En torno al debate sobre reforma y ruptura

El debate sobre la transición al que estamos asistiendo en estos tiempos no debe cirscunscribirse solo a un debate académico, tiene una relación directa con la coyuntura que se vive en España. De forma concreta con lo que se ha venido a llamar “segunda transición”, como una repetición del proceso que entre 1975 y 1982 se vivió en España. Esta cuestión para el bloque dominante tiene todo el sentido, ya que en la primera fue capaz de conseguir cambiar el modelo institucional franquista sin tocar los poderes fácticos (ejército, banca, iglesia, y sobre todo respetando la base oligárquica que lo sustentó). De esta forma se pasó del franquismo a un sistema homologable al entorno europeo occidental con el mínimo coste.

Ahora, una vez agotado el ciclo político del régimen surgido tras la transición, que algunos llaman régimen del 78 por referenciarlo en la Constitución de ese año, los poderes económicos intentan repetir tan exitosa operación. En este marco es en el que sitúo el análisis del papel que jugó el PCE en aquel momento de un modo dialéctico, nada parecido a un ajuste de cuentas, para referenciar una posición sobre el papel que tiene que jugar la izquierda anticapitalista en estos momentos.

Seguir leyendo »

Decidme cómo es un héroe

Se nos ha ido. Maldita sea la muerte. Se nos ha ido Marcos Ana, un hombre que resume, como pocos, la historia reciente de nuestro país en su trayectoria vital. Poeta de la calle y la lucha, símbolo de lo mejor de nuestra tradición emancipadora y ejemplo constante para las personas que militamos en el Partido Comunista.

Habrá, aún así, quien no sepa quién fue Marcos Ana, habrá quien nunca lo haya leído y desconozca que ha sido uno de los presos políticos que más años pasó en la cárcel en el planeta. Habrá también quien no sepa que Marcos fue un comunista convencido, un demócrata activo y un representante imprescindible de la mejor parte de la historia de lucha contra la dictadura y por el advenimiento de las libertades y derechos en nuestro país.

Seguir leyendo »

Un fantasma asusta a los poderosos: la unidad popular

Un fantasma recorre los despachos de los poderosos, de los que creían tenerlo todo atado y bien atado, un fantasma recorre las sedes del bipartidismo monárquico que se creía eterno, que pensaba que podía culminar una segunda transición para renovar un régimen agotado y reemplazarlo por un nuevo orden social e institucional, que mantuviera los privilegios y la tasa de beneficios, en manos de los mismos de siempre durante décadas, hasta el próximo plan Renove.

Un fantasma que silba a la monarquía, que vota candidaturas de unidad, que rechaza las reformas educativas, que se revela contra el intento de consolidar un patriarcado que hace retroceder décadas en derechos conquistados por la mujer, un fantasma que se moviliza y consigue frenar la privatización de la sanidad madrileña y se niega a admitir que la vivienda es un negocio en lugar de un derecho. Que confronta con las reformas laborales con las que el PSOE y el PP han puesto a la mayoría social trabajadora a los pies de los empresarios, un fantasma, en definitiva, que en forma de una gran marea reclama Pan, Trabajo y Techo.

Seguir leyendo »

En torno a la unidad de la Izquierda

Agradeciendo la carta abierta en la que Rafael Reig me interpelaba sobre el sentido del significado de mi llamamiento a construir la más amplia alianza social y política de la izquierda, no quiero dejar de aclarar que nada más lejos de mi intención dar una interpretación joseantoniana o de acercamiento al PSOE a la propuesta de llevar la convergencia más allá de la izquierda política... La explicación es simple y no exenta de autocrítica, se trata de reconocer que muchas personas de izquierdas no se sienten representados por las fuerzas políticas de izquierdas. Por lo tanto, cualquier llamamiento a constituir un Bloque Social y Político de carácter alternativo tiene que tener en cuenta a los sindicalistas, y a los activistas sociales que en las mareas, en las marchas por la dignidad o en la lucha contra los desahucios defienden los derechos de la mayoría social trabajadora, que hoy no está vinculada a ninguna fuerza política.

Solo desde este reconocimiento, de que la izquierda no cabe en un solo movimiento, o en una sola fuerza política, es posible avanzar en la constitución de esa unidad tan necesaria en estos momentos de la mayor agresión del capital que conoce la historia y constituir un Bloque Social y Político que pueda dar la batalla en la calle, en la movilización, en las instituciones.

Seguir leyendo »