eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Maria Dolors Renau

Pedagoga y psicóloga

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 0

Guerres i dones

Extraordinari el llibre de Svetlana  Alexiévitch. Darrera el títol “ La guerra no te rostre de Dona”, la premi Nobel realitza un treball inèdit en el terreny de la  dolorosa relació entre les dones i la guerra. 

La guerra, millor dit, les guerres han estat una constant en la Història  des del començament dels temps coneguts. Tant constants que semblen complir un destí ineluctable i que en la seva formulació teòrica  ( i mes conservadora ) ve a dir : Com que l’home es un llop per l’home, resulta  natural que esclatin  brots de violència col·lectiva. De fet , tots els esforços civilitzadors  han tendit a substituir les armes per la paraula, per la negociació , la diplomàcia i la política.. La pau, seria  doncs el resultat d’un esforç de construcció  voluntària i voluntariosa. D’altre banda no es estrany que el discurs de la violència inevitable hagi estat tant dominant. En un tipus de cultura patriarcal fonamentada  en la competència, el domini i la permissivitat en l’expressió violenta, la guerra no solament es acceptada , sinó sovint “ exaltada” en forma de relat heroic, de mostra de grandesa, de valentia i honor  individual i col·lectius. La Historia se’ns ha explicat posant majúscules a les grans batalles i fent de les conquestes violentes l’explicació de molts avenços. Poc s’ha explicat les desgracies que comporta, els graus de sofriment humà que causa, les seves llargues conseqüències en el viure de les generacions futures.  Excepte   algunes obres ben conegudes de la Literatura ( Tolstoi, Stendhal , EriK M Remarque i d’altres  testimonis menys coneguts però punyents), les grans guerres  , revestides d’or i plata , son referents constants en la historia dels pobles. Des d’un altre enfoc, amb tota naturalitat, hi ha tractats d’estratègia que estudien amb detall i fredor les tàctiques emprades en aquesta o aquella batalla. En aquests casos es tracta , d’estudis enfocats els estudis des d’una òptica merament tècnica com si del funcionament de màquines es tractes.

Seguir leyendo »

Guerras y mujeres

Extraordinario el libro de Svetlana Alexiévitch. Detrás del título "La guerra no tiene rostro de Mujer", la premio Nobel realiza un trabajo inédito en el terreno de la dolorosa relación entre las mujeres y la guerra.

La guerra, mejor dicho, las guerras han sido una constante en la Historia desde el comienzo de los tiempos conocidos. Tan constantes que parecen cumplir un destino ineluctable y que en su formulación teórica (y mas conservadora) viene a decir: Como el hombre es un lobo para el hombre, resulta natural que estallen brotes de violencia colectiva. De hecho, todos los esfuerzos civilizadores han tendido a sustituir las armas por la palabra, por la negociación, la diplomacia y la política .. La paz, sería pues el resultado de un esfuerzo de construcción voluntaria y voluntariosa. Por otro lado no es extraño que el discurso de la violencia inevitable haya sido tan dominante. En un tipo de cultura patriarcal basada en la competencia, el dominio y la permisividad en la expresión violenta, la guerra no solo es aceptada, sino a menudo "exaltada" en forma de relato heroico, de muestra de grandeza, de valentía y honor individual y colectivos. La Historia nos ha explicado poniendo mayúsculas en las grandes batallas y haciendo de las conquistas violentas la explicación de muchos avances. Poco se ha explicado las desgracias que conlleva, los grados de sufrimiento humano que causa, sus largas consecuencias en el vivir de las generaciones futuras. Salvo algunas obras bien conocidas de la Literatura (Tolstoi, Stendhal, Erika M Remarque y otros testigos menos conocidos pero punzantes), las grandes guerras, revestidas de oro y plata, son referentes constantes en la historia de los pueblos. Desde otro enfoque, con toda naturalidad, hay tratados de estrategia que estudian con detalle y frialdad las tácticas empleadas en esta o aquella batalla. En estos casos se trata, de estudios enfocados desde una óptica meramente técnica como si del funcionamiento de máquinas se tratara.

Seguir leyendo »

Erotitzant nenes

Recordeu aquell disbarat de cançó i espectacle en la que una petufa i graciosa nena cantava “Antes muerta que sencilla?" Un escàndol. Una lletra que cap mare ni pare hauria d’haver tolerat. Però, en canvi va tenir un èxit enorme, una gran popularitat... No es d’ara aquest fenomen que tendeix a mostrar-nos nenes que imiten no solament la roba i els gestos de les dones de més edat –i que te una explicació en els jocs  d’imitació tan freqüents en la infància. El que és relativament nova és la progressiva sexualització, erotització mitjançant la roba, maquillatges i sobretot els gestos i moviments– que s’està produint i que s’exhibeix no solament amb tranquil·litat sinó sovint amb gran complaença per part de pares i família. Alguns viuen aquest fet com una promoció personal de la nena i indirectament d’ells mateixos. Potser esperen convertir-se així en personatges mediàtics, en persones importants.

Estem incorporant models de comportament que ens arriben directament de les Amèriques: els concursos de bellesa per nenes abunden. Aviat se les ensenya a competir en aquests termes mentre les grans industries, les corporacions de la moda i productes de bellesa es freguen les mans buscant nous mercats. El cos de la dona ha estat i segueix essent un bon i lucratiu mercat. Sobre la normal voluntat de ser i estar agradables s’ha construït una mitologia i un esclavatge que imposa normes i mides. I culpabilitza i inseguritza tota persona que no s’ajusta a uns ideals –que com a tals– són evidentment inassolibles. I que continuen generant una frustració que impulsa a comprar mes, gastar, operar-se, etc... Resulta que hi ha un altre terreny, un altre nínxol de negoci per explotar: la infància femenina. L’avidesa incontrolable dels mercats s’hi està instal·lant de ple, sense que hi hagi prou resposta sobre les conseqüències d’aquest deixar-se o inclús col·laborar amb entusiasme.

Seguir leyendo »

Erotizando niñas

¿Recuerdan aquel disparate de canción y espectáculo en la que una pitufa y graciosa niña cantaba "Antes muerta que sencilla? Un escándalo. Una letra que ninguna madre ni padre debería haber tolerado. Pero, en cambio tuvo un éxito enorme, una gran popularidad ... No es de ahora este fenómeno que tiende a mostrarnos niñas que imitan no sólo la ropa y los gestos de las mujeres de más edad - y que tiene una explicación en los juegos de imitación tan frecuentes en la infancia. Lo que es relativamente nueva es la progresiva sexualización, erotización mediante la ropa, maquillajes y sobre todo los gestos y movimientos ..) que se está produciendo y que se exhibe no sólo con tranquilidad sino a menudo con gran complacencia por parte de padres y familia. Algunos viven este hecho como una promoción personal de la niña e indirectamente de ellos mismos. Quizás esperan convertirse así en personajes mediáticos, en personas importantes. Estamos incorporando modelos de comportamiento que nos llegan directamente de las Américas: los concursos de belleza para niñas abundan. Pronto se las enseña a competir en estos términos mientras las grandes industrias, las corporaciones de la moda y productos de belleza se frotan las manos buscando nuevos mercados. El cuerpo de la mujer ha sido y sigue siendo un buen y lucrativo mercado. Sobre la normal voluntad de ser y estar agradables ha construido una mitología y una esclavitud que impone normas y medidas. Y culpabiliza y inseguriza toda persona que no se ajusta a unos ideales -que como tales- son evidentemente inalcanzables. Y que continúan generando una frustración que impulsa a comprar más, gastar, operarse etc etc ... Resulta que hay otro terreno, otro nicho de negocio para explotar: la infancia femenina ... La avidez incontrolable de los mercados se está instalando de lleno, sin que haya suficiente respuesta sobre las consecuencias de este dejarse o incluso colaborar con entusiasmo ...

Ellas, las niñas, son eso, niñas: seres humanos completos y a la vez a medio madurar. La inteligencia, pero sobre todos los sentimientos y lo que es más importante, la conciencia de sí mismas, su autoestima se está construyendo día a día. Y en este contexto, la erotización prematura les va enseñando que lo verdaderamente importante para los demás y para su propia autoestima radica prioritariamente en su capacidad de seducir, de agradar a los demás y en último término estimular sexualmente. Y que este es el camino que a la larga les servirá para vivir bien. ¿No es este un aprendizaje hacia la dependencia? Una buena preparación para un tipo de relación de pareja y para hacer a la vez, de ellas unas excelentes consumidoras de los mercados de belleza. Bingo. Otras cualidades fundamentales, la inteligencia, valentía, la honestidad, la capacidad de trabajar y compartir, es decir las virtudes necesarias para convertirse en un ser humano-mujer valiosa y útil, pueden pasar a un segundo plano. ¿Estamos fabricando nuevas geishas? . Por suerte hay todo otro movimiento que nos recuerda que las mujeres y niñas, serán o pueden ser científicas, matemáticas, arquitectas, escritoras políticas, escultoras, empresarias .... (todas ellas más o menos bonitas y atractivas como lo pueden ser los hombres ...) pero que actúen y se autovaloren por una tarea que no dependa del aspecto físico ni de la capacidad de seducir eróticamente ...

Seguir leyendo »

Ells, la seva hora ....

Ha arribat el seu torn.

 Nosaltres hem posat el crit al cel, hem protestat, ens hem associat, hem promogut lleis, i hem aconseguit que el conjunt de la societat i de les institucions es pronunciïn i plorin cada assassinat de dones i tot el sofriment que el precedeix. Però els assassinats continuen produint-se amb una regularitat, una sistemàtica que no sembla minvar. És cert que amb les maleides retallades han disminuït els recursos per a l'acollida de dones en situació de risc. És cert que s'ha fet més complicat i car arribar a la justícia; cert que la precarietat laboral i la vulnerabilitat econòmica s'ha acarnissat en elles i les fa més dependents. Però hi ha alguna cosa més, alguna cosa molt més profund i alhora estable que té a veure amb la cultura quotidiana, amb allò que no es veu ni se sent de tan habitual i familiar com ens resulta. Una cosa tan arrelada en els nostres hàbits, en el llenguatge diari que passa desapercebuda. Però que hi segueix estant i desperta, com un lleó ferit davant de situacions que posen en perill allò que sempre, des de segles enrere, ha estat considerat el nucli de la virilitat i l'amor propi. I és en aquest punt on apareix una frontera, un límit als avenços aconseguits en la consciència col·lectiva: es tracta d'una cosa subjectiva, interior, un terreny fosc i inexplorat que rarament ha estat estudiat: no ha estat "objecte" d'estudi, en la mesura que el patriarcat i les seves característiques han estat "subjectes" definitoris de la realitat i de l'altra meitat de la humanitat: les dones.

Seguir leyendo »

Ellos, su hora....

 Ha llegado su turno.

 Nosotras hemos puesto el grito en el cielo, hemos protestado, nos hemos asociado, hemos promovido leyes, y hemos logrado que el conjunto de la sociedad y de las Instituciones se pronuncien  y lloren cada asesinato de mujeres  y todo el sufrimiento que  le precede.  Pero  los asesinatos siguen produciéndose con una regularidad, una sistemática que no parece menguar. Cierto que con los malditos recortes han disminuido los recursos para la acogida de mujeres en situación de riesgo. Cierto que se ha hecho más  complicado  y caro llegar a la justicia;  cierto que la precariedad laboral y la vulnerabilidad económica se ha cebado en ellas y  las hace más dependientes. Pero hay algo más, algo mucho más profundo y a la vez estable que tiene que ver  con la cultura cotidiana, con aquello que no se ve  ni se oye de tan habitual y familiar como nos resulta. Algo tan enraizado en nuestros hábitos, en el lenguaje  diario que pasa desapercibido. Pero que sigue estando  y despierta, como un león herido ante situaciones que ponen en peligro aquello que siempre, desde siglos atrás, ha sido considerado el núcleo  de la virilidad y el amor propio.   Y es en este punto donde  aparece una   frontera, un límite a los avances logrados en la conciencia colectiva: se trata de algo subjetivo, interior,  un terreno oscuro e inexplorado que raramente ha  sido estudiado: no ha sido “objeto” de estudio, en la medida que el patriarcado y sus características han sido “sujetos” definitorios de la realidad y de la otra mitad de la humanidad: las  mujeres.

Seguir leyendo »

Violència: vull comprendre

Vull entendre per què ells maten i maltracten. Per què la violència que assassina, dispara, destrueix és gairebé sempre masculina excepte algunes excepcions que confirmen la regla. És la mateixa violència que nodreix el terrorisme, que llança bombes i maneja explosius. No es tracta de "l'agressivitat", aquesta pulsió tan masculina com femenina, sinó de l'expressió violenta de la mateixa que, acceptem-ho, està gairebé sempre protagonitzada per homes.

És cert que la violència satura l'aire que respirem, la tele que mirem distretament, els jocs i vídeo jocs amb els que els nostres fills i néts homes van aprenent com és el món en què viuen i què és el que els toca -a ells en tant que homes- fer en ell. Aprenen de mil maneres, explícites moltes vegades i implícites moltes més, de ser home- jove home o nen, arribar a ser un autèntic home digne de tal nom i digne, per això de representar a tota la humanitat (és a dir a Homes i dones ...) implica posseir unes determinades qualitats de fermesa, competitivitat sense les que no són complets. I que, en cas necessari no han d'acovardir-se davant l'ús de la violència: l'home ha de poder exercir-la sense que li tremoli la mà. Exagero? No ho crec. Les dades estadístiques donen la raó d'aquestes afirmacions. I moltes reflexions recents segueixen aquest mateix camí.

Seguir leyendo »

Violencia: quiero comprender

Quiero entender por qué ellos matan y maltratan. Por qué la violencia que asesina, dispara, destruye es casi siempre masculina salvo algunas excepciones que confirman la regla. Es la misma violencia que nutre el terrorismo, que lanza bombas y maneja explosivos. No se trata de "la agresividad", esta pulsión tan masculina como femenina, sino de la expresión violenta de la misma que, aceptemoslo, está casi siempre protagonizada por hombres.

Cierto que la violencia satura el aire que respiramos, la tele que miramos distraídamente, los juegos y vídeo juegos con los que nuestros hijos y nietos varones van aprendiendo cómo es el mundo en que viven y qué es lo que les toca -a ellos en tanto que varones. hacer en él. Aprenden de mil maneras, explícitas muchas veces e implícitas muchas más, que ser hombre, joven, varón o niño, llegar a ser un auténtico hombre digno de tal nombre y digno, por ello de representar a toda la humanidad (es decir a hombres y mujeres) implica poseer unas determinadas cualidades de firmeza, competitividad sin las que no son completos. Y que, en caso necesario no deben amilanarse ante el uso de la violencia: el hombre debe poder ejercerla sin que le tiemble la mano. ¿Exagero? No creo. Los datos estadísticos dan la razón de estas afirmaciones. Y muchas reflexiones recientes siguen este mismo camino.

Seguir leyendo »

El relat de les dones

Un noi amb els cabells recollits en una cua; un minusvàlid en cadira ortopèdica, una noia amb brusa ample i rostre afable, una dona elegant i solvent de 70 anys, joves que van al Parlament sempre amb samarreta.....L ‘imatge dels i les polítiques esta canviant. I aquest es ja un missatge, que ens diu que s’hauria d’ acabar no solament amb els vestits foscos, les corbates serioses dels home i els vestits jaquetes de les dones que tant semblen la versió femenina del mateix, sinó que hem de contemplar la diversitat de persones que volen fer política institucional o partidista. I que cal canviar de cultura política, d’objectius, estils i maneres de fer. Que cal trencar amb una cultura política formalment endreçada i correcta en les formes, però pregonament immòbil , de discursos ressecats, i amb tendència autistes. I el que es pitjor, generadora de desigualtats creixents i d’un dolorós esqueixament del teixit social

Hi ha un corrent de fons, imparable. I en aquest corrent, les dones apareixen sovint com a capdavanteres , prenent a les seves mans les regnes del canvi que la nostra societat demana. La naturalitat amb la que s’ha anat acceptant la seva creixent presencia publica, ens indica dues coses : que elles han sabut entendre el que tenien en comú amb l’energia transformadora que està espitjant les transformacions... I que la feina feta perquè les dones poguessin donar la seva versió dels assumptes col•lectius ( recordem que en els 80 la presencia de dones en la política institucional no depassava mai el sis per cent) ha estat útil. Es tracta ara d’omplir de contingut i de formes de fer diferent, aspectes fonamentals de la vida política. Es tracta de qüestionar – sumant.se a la corrent que vol canvis de prioritats- una manera de fer política, útil en els seus inicis, però desajustada en aquests moments. Ara torna a tocar posar al esser humà al centre de la política, redefinir els objectius de la mateixa, i transformar la manera de fer política, la “ “cultura” política. I això inclou tant els partits i les seves dinàmiques com la forma de relacionar-se amb la ciutadania, la forma d’escoltar, negociar, parlar, bo i introduint criteris ètics i de servei......

Seguir leyendo »

El relato de las mujeres

Un chico con el pelo recogido en una coleta; un minusválido en silla ortopédica, una chica con blusa ancha y rostro afable, una mujer elegante y solvente de 70 años, jóvenes que el Parlamento siempre con camiseta ..... La imagen de los y las políticas está cambiando. Y este es ya un mensaje, que nos dice que se debería acabar no sólo con los trajes oscuros, las corbatas serias de los hombre y los trajes chaquetas de las mujeres que tanto parecen la versión femenina del mismo, sinó que debemos contemplar la diversidad de personas que quieren hacer política institucional o partidista. Y que hay que cambiar de cultura política, de objetivos, estilos y maneras de hacer. Que hay que romper con una cultura política formalmente ordenada y correcta en las formas, pero profundamente inmóvil, de discursos resecados, y con tendencia autistas. Y lo que es peor, generadora de desigualdades crecientes y de un doloroso desgarro del tejido social

Hay una corriente de fondo, imparable. Y en esta corriente, las mujeres aparecen a menudo como líderes, tomando en sus manos las riendas del cambio que nuestra sociedad demanda. La naturalidad con la que se ha ido aceptando su creciente presencia pública, nos indica dos cosas: que ellas han sabido entender lo que tenían en común con la energía transformadora que está empujando las transformaciones ... Y que el trabajo realizado para que las mujeres pudieran dar su versión de los asuntos colectivos (recordemos que en los 80 la presencia de mujeres en la política institucional no rebasaba nunca el seis por ciento) ha sido útil. Se trata ahora de llenar de contenido y de formas de hacer diferente, aspectos fundamentales de la vida política. Se trata de cuestionar - sumandose a la corriente que quiere cambios de prioridades- una manera de hacer política, útil en sus inicios, pero desajustada en estos momentos. Ahora vuelve a tocar poner al ser humano en el centro de la política, redefinir los objetivos de la misma, y transformar la manera de hacer política, la "cultura" política. Y ésto incluye tanto los partidos  y sus dinámicas como la forma de relacionarse con la ciudadanía, la forma de escuchar, negociar, hablar, introduciendo criterios éticos y de servicio ......

Seguir leyendo »