eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Rubén Pérez Sueiras

Diplomado en Trabajo Social y Posgrado en Dirección y Planificación de ONG, trabaja como consultor de incidencia política para la Fondation Franz Weber y la Asociación Animalista Libera!. También es portavoz de la plataforma Galicia, Mellor Sen Touradas.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 24

Tres años de avance del movimiento abolicionista en Galicia

Los estudios sociológicos no mienten: el 99,7% de la ciudadanía gallega declaraba no haber asistido a eventos taurinos en el periodo 2014-2015, a preguntas del Ministerio de Cultura en su documento 'Encuesta sobre Hábitos y Prácticas Culturales'. Es cierto que Galicia nunca ha sido un territorio proclive a las corridas de toros, a pesar de haber contado durante su historia con una docena de plazas y de que el lobby taurino siempre ha estado muy bien relacionado con el poder.

Las llamadas “fuerzas vivas” eran una realidad influyente en ciudades como A Coruña, y todavía lo siguen siendo en este tema en Pontevedra. Grandes fortunas, individuos vinculados a la ultraderecha, si no directamente nostálgicos de la dictadura franquista, e incluso movimientos para tratar de construir una plaza de toros en la ciudad herculina.

Seguir leyendo »

Ganemos la abolición

Fue en 2008. Ciudadanos preocupados y colectivos se unen para conformar la que sería la primera coalición cívica contra la realización de festejos taurinos en territorio gallego. Una idea muy humilde, que nace con personas inexpertas en el desarrollo de iniciativas pero de la mano de expertos y organizaciones con muy buenas ideas, compromiso de futuro y experiencia en la creación de estrategia.

Han pasado ya seis años y se podría decir que el primer objetivo de aquel grupo de personas anónimas se ha cumplido. La plataforma "Galicia, Mellor Sen Touradas" se ha convertido en una referencia nacional e internacional en el análisis de la “cosa taurina” y en la elaboración de respuestas a una continua y sistemática financiación pública de la tauromaquia en la comunidad gallega. El ataque se centró en las dos ciudades donde las corridas de toros tenían, a priori, mayor respaldo institucional. Así era: organismos que en circunstancias normales representarían a la ciudadanía pasaban a defender los intereses de empresarios vinculados con los diferentes ejes dependientes de la tauromaquia. Ganaderos, organizadores de tortura, toreros… todos tenían un lugar en los consistorios y diputaciones. Salían a comer, se reunían en los salones nobles de los palacios municipales, a fin de cuentas eran amigos y como tal surgiría necesariamente el clientelismo.

Seguir leyendo »