eldiario.es

9

Violeta Assiego

Activista de DDHH y abogada. Trabaja y colabora con diferentes organizaciones en el análisis, investigación y comunicación de temas relacionados con la discriminación y los derechos humanos. Da charlas y conferencias sobre diversidad sexual y desigualdad social y de género. Coordinadora del blog '1 de cada 10'.

Las mujeres que el franquismo no quería

Resulta vergonzosa y temeraria la instrumentalización que desde la ultraderecha –y también desde Ciudadanos y el PP– se hace del concepto de 'adoctrinamiento'. Una instrumentalización que pasa por alto (con más conciencia que ignorancia) que ese fue uno de los métodos de control y dominación que usó el franquismo sobre la población, y de forma especialmente cruel sobre los vencidos, sus familias y… sobre las mujeres.

En un modelo social como el de la dictadura franquista, organizado a partir de la moral católica más ultraconservadora, la mujer era una pieza clave para legitimar modelos de masculinidad y feminidad en los que ella era 'domesticada' para ser el 'ángel del hogar': ama de casa hacendosa, perfecta esposa y madre abnegada; mientras al hombre se le reservaba el lugar del buen padre de familia, proveedor y trabajador. Franco sabía perfectamente que gran parte de la victoria de su golpe de Estado y de la autoridad que tenía se debía a haberse erigido en guardián y líder de la "civilización occidental cristiana" y salvar a España de la catástrofe a la que estaba abocada con la República (según el bando nacional) y que había supuesto, entre muchas otras cosas, el fin de más de cien años de confesionalidad del Estado.

Seguir leyendo »

Por tus pelotas

No pueden usar pelotas de goma. Los Mossos d'Esquadra no pueden hacer uso de estos proyectiles en Cataluña, pero los antidisturbios de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, sí. La prohibición que decretó el Parlament, en abril de 2014, no alcanza a estos Cuerpos de Seguridad del Estado. Como si la peligrosidad de un arma y su potencial lesivo entendiera de competencias territoriales. Cuando un arma es peligrosa sí o sí por lo incontrolable que resulta la dirección que puede tomar la pelota de goma que dispara a gran velocidad, la valoración sirve para todos y cada uno de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad. Máxime cuando, hasta 2016, las balas de goma habían causado 16 muertos y 28 mutilados.

Fue el conocido caso de Ester Quintana, una barcelonesa que perdió su ojo por una pelota de goma de los Mossos durante la huelga general del 14 de noviembre de 2012, el que desató la ola de indignación, preocupación y reacciones que obligó a los responsables de Interior de la Generalitat a replantearse el uso de estos proyectiles. Ester recibió una indemnización económica, pero –hasta ahora– no siente que se haya hecho justicia porque, realmente, no se ha hecho. No solo los jueces sentenciaron que no podían determinar la autoría de aquel hecho, sino que los responsables de Interior no hicieron ningún esfuerzo por depurar responsabilidades a nivel interno, más bien todo lo contrario, parece que una falsa idea de corporativismo primó por encima de los derechos humanos de los ciudadanos.

Seguir leyendo »

Juicio del Coño Insumiso: la sentencia las absuelve y el juez opina

El juez no ha apreciado escarnio a los católicos, ni ofensa a sus sentimientos. Tampoco considera que haya una incitación al odio, la discriminación o la violencia contra ellos, entre otras cosas o principalmente porque la acusación no realizó "ningún esfuerzo específico para sostener" la existencia del delito de odio. Ha quedado probado que la procesión del Coño Insumiso salió a las calles de Sevilla a protestar y no a ofender. Las tres mujeres acusadas por la asociación Abogados Cristianos de Valladolid hicieron uso de su derecho a la protesta "en el contexto social propio de aquellas fechas (...) que era el intenso debate social sobre el contenido del proyecto sobre la reforma de la regulación del aborto que, impulsado por el Ministerio de Justicia", dicta la sentencia. Hasta ahí, todo claro.

Ahora bien, hay algo en la sentencia que una la lee y la alegría por la absolución a las tres activistas feministas que llevan cumpliendo pena de banquillo desde hace tres años sabe amarga. Cuesta comprender que, para su fundamentación jurídica, sean necesarias algunas apreciaciones que se asemejan más a un juicio (de valor) paralelo sobre el comportamiento de las acusadas que a una descripción lo más objetiva posible de los hechos. Es como si el magistrado tuviese una necesidad inexplicable de dejar clara cuál es su opinión sobre los hechos y las tres mujeres activistas. De esta forma nos encontramos que cuando habla de que una protesta puede gustar o no, el magistrado desliza la posibilidad de que dentro de la libertad de expresión también están el que la protesta sea "una mamarrachada o no".

Seguir leyendo »

El PSOE y la acampada climática: la historia se repite

No es la primera vez que al partido socialista le acampan en las calles. También era septiembre cuando el movimiento 0,7% se plantó con las tiendas de campaña –y una huelga de hambre incluida– delante del Ministerio de Economía en pleno Paseo de la Castellana. Las más de 5.000 personas allí acampadas reclamaban, junto con las decenas de réplicas por toda España, que se cumpliera el objetivo fijado por la ONU (en 1980) de destinar el 0,7% del PIB a la ayuda al desarrollo. Por entonces Felipe González era presidente del Gobierno, el último que el PSOE encabezó antes de la era Aznar. La acampada se levantó 62 días después, un 20 de noviembre, tras lograr compromisos de mínimos por parte del Gobierno que, entre otros factores, debió valorar cómo aquella causa cogía fuerza no solo en las calles y multitud de ciudades, sino que empezaba a contar con la simpatía y el apoyo ciudadano en las encuestas.

A una movilización muy similar asistió Zapatero al final de su mandato cuando, en la primavera de 2011, la Puerta del Sol se llenó de las lonas, indignación y consignas. Nacía el 15M, un movimiento social que se había venido gestando desde hacía meses en el seno de las organizaciones juveniles y estudiantiles para señalar que aquella crisis económica en realidad era una estafa. Igualmente, en aquella ocasión, cuando tuvo lugar la cita electoral correspondiente –casualmente, un 20 de noviembre– el PSOE perdió y dio paso a la etapa de Rajoy. Tras 28 días de permanencia en la Puerta del Sol y decenas de miles de personas movilizadas en todo el Estado español, la Acampada Sol se levantó con el lema "no nos vamos, nos expandimos". Y así fue, dos años después las encuestas de Metroscopia seguían reflejando un apoyo masivo de la ciudadanía (78%) al movimiento 15M y a sus reivindicaciones.

Seguir leyendo »

Martínez-Almeida, ese señor bajito al que le gustan los símbolos

La escena transcurre en un programa de televisión. Se observa una clase, un grupo de 15 niñas y niños sentados en sus pupitres y a Martínez-Almeida (alcalde de la ciudad de Madrid) de pie, delante de la pizarra. La trama del programa consiste en que los niños estudian el perfil del invitado para luego hacerle las preguntas que irá respondiendo a modo de profesor. Descubren que el alcalde de Madrid es bajito, soltero y no tiene el pelo blanco.

Empiezan las preguntas y llegan las respuestas. Las primeras dentro de lo previsible. Poco a poco, estas se dirigen a temas de actualidad como Madrid Central, la contaminación, los toros, la maternidad subrogada... El político del PP se maneja con tranquilidad y sin dejar de abrazarse a lo que los afines a su partido suelen tachar como 'dictadura de lo políticamente correcto' y el resto nombramos sencillamente como 'tener educación'.

Seguir leyendo »

El acoso antiabortista no es una anécdota

Es el tema más controvertido de todos los que aparecen en la agenda feminista. Los derechos sexuales y los derechos reproductivos –derechos que deben diferenciarse y tratarse de forma separada- representan para los grupos religiosos más reaccionarios una línea roja infranqueable capaz de desatar sus instintos más básicos y violentos. De esta forma, el poder de decisión de una mujer sobre su cuerpo, sobre su sexualidad y sobre si quiere o no tener hijos/as, si casarse, con quién y cuándo, sigue siendo una de las principales fuentes de conflicto y violencia a las que se enfrentan las mujeres por parte de las religiones (pertenezcan o no a esa confesión) y por parte de los Estados que prefieren estar a bien con unas supuestas leyes divinas antes que respetar los derechos humanos de sus ciudadanas.

En España, sin ir más lejos, las pintadas, los cristales rotos, los insultos, los rezos en grupo y la intimidación son solo una parte del acoso ultracatólico que sufren las mujeres que deciden interrumpir su embarazo legalmente cuando acuden a las clínicas acreditadas para ello. La última de estas acciones ha tenido lugar esta misma semana como parte de la campaña antiabortista "40 días por la vida". Con esta forma de actuar, la moral católica quiere, acorde al adoctrinamiento de la Iglesia y el silencio complaciente de los partidos, imponerse sobre las mujeres e interferir ilegítimamente en su decisión legal de si quieren o no ser madres como si solo existiese esa posibilidad (la de ser madre) o la de ser "una asesina". Negando de esta forma que sexualidad y maternidad no solo no van de la mano, sino que si van de la mano de alguien es de la de la propia mujer.

Seguir leyendo »

Estamos de acuerdo: 'golfa' es un insulto

"El feminismo punitivista puede hacer caer por tierra una gran cantidad de conquistas", decía Rita Segato en la cuarta edición del Encuentro Latinoamericano de Feminismos a finales del año pasado. Para la escritora, antropóloga y activista feminista argentina la clave en la búsqueda de justicia está en "el proceso de ampliar los debates" y no en el de perseguir "la sentencia como una cosa", como fin último.

Comparto la posición de Segato. La "búsqueda de justicia" desde el feminismo no puede fiarse ciegamente de un modelo de justicia tan estrechamente ligado a una lógica patriarcal donde la forma de juzgar y condenar penaliza la población más vulnerable, con menos recursos, a la que disiente o entorpece que el orden establecido funcione o, sencillamente, a la que no se la ve ni como sujeto de derechos. La justicia institucional no siempre es justa ni tampoco repara a las víctimas. Es precisamente por esto que desde el movimiento feminista se reivindica otra forma de hacer política, de mirar la vida. El feminismo no ha venido a reforzar las estructuras patriarcales sino a transformarlas, a subvertirlas en aras de la igualdad.

Seguir leyendo »

¿Y esperar antes de criminalizar?

"El fuerte rechazo, hostigamiento y crueldad que sobre este tema estamos sufriendo en las redes sociales, las falsas informaciones que distorsionan la realidad y los comentarios recibidos nos hacen prever la imposibilidad de garantizar la seguridad del debate ni su calidad académica". Estas son las razones por las que el Rector de la Universidad de A Coruña ha decidido cancelar – a una semana de su celebración– las Jornadas sobre Trabajo Sexual que organizaba su Facultad de Sociología en el marco del Máster de Políticas Sociales en la especialidad de Género.

La suspensión de estas jornadas no se puede calificar como un éxito de los feminismos. No todas las feministas compartimos las formas y el fondo de ese sector abolicionista que ha impulsado la campaña de 'acoso y derribo' en redes sociales contra la celebración de estas jornadas. Pero, ante todo, no puede ser un logro feminista la cancelación de un evento programado académicamente porque no se pueda garantizar la seguridad del debate y del intercambio de ideas entre mujeres. Eso tiene muy poco que ver con el feminismo y con la lucha de las mujeres.

Seguir leyendo »

La historia se repite en Ucrania con la gestación subrogada

Entre el año 2000 y 2009 más de 3.000 niñas y niños fueron adoptados en Ucrania por matrimonios españoles heterosexuales (el único perfil admitido en este país). La tendencia de 300 adopciones de media por año empezó a bajar en 2010 cuando, por primera vez, la cifra no alcanzó las 100 adopciones (fueron 65).

En aquel momento eran un secreto a voces las sospechas de irregularidades sobre las instituciones del país que tramitaban los expedientes y, sobre todo, por la falta de ética y posibles vulneraciones de derechos que cometían quienes intermediaban allí con las familias españolas. Dos años después, en 2012, el problema se hacía real y urgió ponerle solución. Fue entonces cuando la Comisión Interautonómica de Directores Generales de Infancia del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad acordó suspender definitivamente la adopción internacional en Ucrania por considerar que las autoridades ucranianas no observaban trámites esenciales en los procedimientos de adopción internacional impedían mantener un adecuado seguimiento y control sobre la tramitación de las solicitudes de las familias españolas en el país. Concluidos los expedientes que ya se habían iniciado (2 en 2013, 5 en 2014 y 2 en 2015), las adopciones internacionales, desde 2016 hasta hoy, han sido cero.

Seguir leyendo »

A Sánchez la foto con los migrantes le sale movida

Una semana lleva Pedro Sánchez reuniéndose con una parte de la sociedad civil, el mismo tiempo que lleva a la deriva, pidiendo auxilio, el barco Open Arms. La ONG española necesita urgentemente atracar en un puerto seguro tras rescatar a 121 personas de las aguas del Mediterráneo. Entre estas hay bebés, embarazadas, menores de edad y otros adultos que necesitan atención urgente. Sin embargo, Sánchez no ha incluido en sus rondas de contactos a los colectivos de población migrante. Imagino que para #ConstruirGobierno necesita una foto que no tenga el riesgo de salir movida. 

El ejecutivo del PSOE ya no quiere ser pionero en materia migratoria ni coordinar ningún sistema de reparto y acogida en Europa. Ha pasado página y ya no saca pecho por la protección de los refugiados como hacía el pasado verano. Ahora ya ni se suma a las propuestas que otros hacen (Francia y Alemania) para que haya una respuesta europea al drama migratorio. Sánchez y sus ministros dan por cubierto su cupo de solidaridad con la recepción del Aquarius hace un año. Tampoco en este tema parece tener ganas de dialogar y negociar. 

Seguir leyendo »