¿Menos pero mejor?

0

Dios aprieta, pero no ahoga, dicen, pero muchas personas están asfixiadas. De hecho, 112.800 personas trabajaban hace un año y ahora no, lo que provoca que del millón de persona que activamente buscan un empleo, 279 mil no lo tienen. A esta cifra habría que sumarle las 84.403 personas que tienen suspendido su contrato. En definitiva, aunando cifras, prácticamente una quinta parte de nuestra estructura económica está seriamente dañada y en peligro.

Al otro lado del mostrador tampoco las cosas van mejor. Canarias ha experimentado en sus carnes la fea cara de la pandemia sanitaria en sus cifras macro y microeconómicas. Aparte del empleo, las empresas cerradas se cuentan por miles. Y no estamos hablando de grandes corporaciones que conjugan su financiación en los mercados de renta variable al acecho de fondos de inversión internacionales. Estamos hablando de personas emprendedoras que, en algunos casos, incluso, generaron algún empleo y que ahora tienen la soga al cuello, al situarse en la fina hoja de la navaja en lo que a la disquisición de cerrar definitivamente su negocio o seguir empujando agónicamente.

Estamos hablando de un tejido productivo en donde la mayoría (concretamente, el 51,25%) generan entre uno o dos empleos, en donde el 74,38% tiene menos de seis asalariados o en donde el 85,35% menos de 10. Solo el 2,5% tiene más de 50 personas en plantilla. Es la realidad, la cruda realidad. Es el bar del barrio, la tienda de alimentación, la zapatería de la esquina,…

Si hablamos de sueldos y ganancias, tampoco la cosa está para echar cohetes. Mientras que en Canarias el coste salarial medio mensual asciende a 1.395,99 euros, a nivel nacional se alcanza la cifra de 1.859,12 euros. En términos porcentuales, Canarias se encuentra 25 puntos porcentuales por debajo de la media. Pero, ojo. Eso no significa que por hacer lo mismo se cobre menos. La estadística lo que nos indica es que los salarios de baja cuantía son proporcionalmente mayores en número frente al resto.

Aclarada esta cuestión que, seguramente no consuela, le incorporamos la jornada laboral. Esta es la mayor de toda España en lo que al tiempo completo se refiere (169,8 horas/mes frente a las 168,5 horas/mes de media) y de las más modestas en el tiempo parcial (87,5 horas/mes frente a las 91,3 horas/mes de media) debido, principalmente, a la menor estacionalidad y naturaleza de nuestra estructura económica.

6:30 a.m. Suena el despertador. Si tienes la fortuna de levantarte para poder ir a un trabajo remunerado, estás de enhorabuena. Tienes un propósito y debes cumplir con tus obligaciones. Si no fuera así, sigues teniendo un propósito, que no es otro que intentar insertarte socialmente en un mundo que te pone las cosas complicadas. Nadie dijo que fuera fácil. Llegar hasta aquí tampoco lo ha sido. Si quieres seguir igual, adelante, la fórmula ya la tienes. Pero si deseas que te ocurran cosas diferentes, haz cosas diferentes. En este caso, tal vez, entonces, debamos tener aspiraciones y experiencias más positivas e intensas que, aunque sean menos, sean mejores y compensen.

Etiquetas
Publicado el
4 de febrero de 2021 - 11:15 h

Descubre nuestras apps

stats