Láminas solares en las presas o redes de comunidades energéticas, así planifica su descarbonización Gran Canaria

Placas solares instaladas en la cubierta de la desaladora de Bocabarranco, en Gran Canaria.

Para el año 2050, el Gobierno de España ha fijado que se debe lograr la neutralidad climática con un consumo energético 100% renovable, en la línea marcada por la Unión Europea (UE) hacia la descarbonización. El primer paso es llegar a 2030 con una reducción del 55% de emisiones. En una carrera contrarreloj contra el cambio climático, Gran Canaria cuenta con menos de una década para reducir su dependencia de los combustibles fósiles, que en la actualidad supone más del 80% de la energía que se produce. “Debemos acometer un cambio radical y dar pasos de gigante en pos de la sostenibilidad”, defiende el coordinador de Desarrollo Económico del Cabildo insular, Raúl García Brink, 

Para cumplir con los objetivos fijados, el Cabildo de Gran Canaria ha elaborado numerosos proyectos junto a los 20 ayuntamientos que se han adherido al pacto de los alcaldes, que desarrolla planes de acción para el clima y la energía. Fruto de este trabajo, en ocasiones en colaboración con el Instituto Tecnológico de Canarias (ITC) y la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), se han presentado una gran cantidad de iniciativas a los fondos de recuperación Next Generation de la Unión Europea, que a su vez deben contar con una aprobación previa de la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias. Brink desgrana algunas de las propuestas elaboradas para “acelerar la transformación energética de Gran Canaria” y contribuir “de manera clara a la descarbonización del modelo de desarrollo”.

Red de proyectos innovadores: 140 millones de euros

En colaboración con el ITC y la ULPGC, el Cabildo ha presentado, al menos, cinco proyectos innovadores que aprovechan la situación geográfica y las características de la isla para aumentar la penetración de energías renovables. Entre ellos, destaca una propuesta que se ubicaría en tres embalses de agua de la isla: se trata de láminas de fotovoltaica que flotan en las presas y a su vez, evitan que el líquido se evapore. Gran Canaria cuenta con 167 embalses en 1.500 kilómetros cuadrados, lo que la convierte en el territorio con mayor número de embalses en dicho espacio. 

En el muelle de Taliarte (Telde) también se ha planteado un proyecto de energía undimotriz que consistiría en la construcción de un cargador de energías renovables a través de baterías en el puerto que sería puesto a prueba con un barco con un motor eléctrico. Además, se ha propuesto una iniciativa para producir hidrógeno verde, una investigación sobre energía eólica marina en colaboración con la Plataforma Oceánica de Canarias (Plocan) y el desarrollo de un cuadro de mandos para monitorizar los datos climáticos en Gran Canaria. 

Plan de sostenibilidad turística: 1,5 millones de euros

Se trata de un plan especifico destinado a zonas turísticas, que consta de instalación de plantas fotovoltaicas en aparcamientos públicos del sur de la Isla, puntos de recarga para vehículos eléctricos y el desarrollo de una página web para compensar las emisiones de dióxido de carbono de los vuelos de los turistas que llegan a Gran Canaria. Es decir, el visitante podría elegir si quiere plantar árboles en una zona determinada de la isla para compensar la contaminación que ha contribuido a generar en su traslado. Y podría consultar en la página web el desarrollo de los árboles plantados y el lugar en el que se encuentran, de cara a una posible visita posterior. 

Laboratorio de turismo circular: 12 millones

Este proyecto ha sido presentado con 23 socios de 13 países distintos y ha estado liderado por el Cabildo de Gran Canaria. Con esta iniciativa se pretende desarrollar la economía circular en el turismo y un cuadro de mandos digital que permita a las empresas hoteleras conocer cual es el flujo de materiales en su instalación y que tipo de energía entra y sale. Además, también introduce ocho tecnologías disruptivas dentro de diferentes instalaciones hoteleras y en alguna lavandería industrial, relacionada al gasto de agua, que supone un alto uso de productos químicos. Con ello se espera conseguir la primera certificación de turismo circular en el ámbito europeo.

Red de Comunidades Energéticas: 124,8 millones de euros

La creación de un barrio solar en Gran Canaria. El objetivo de este proyecto, desarrollado en colaboración con el ITC, busca que una urbanización pueda obtener la energía de una instalación fotovoltaica situada a unos 500 metros de distancia como máximo. El Cabildo se encargaría de promover las placas solares y vendería la energía a los vecinos que quisieran dicho suministro.

Además, el Cabildo está impulsando en el polígono de Arinaga (en el municipio de Agüimes) una comunidad industrial energética inteligente basada también en fotovoltaica, cuyos miembros serían productores y consumidores de forma similar a una cooperativa. 

Rehabilitación de edificios: 72 millones de euros

En la línea de actuación marcada en los últimos años, el Cabildo también espera lograr financiación europea para desarrollar una rehabilitación energética de edificios de la Corporación, como la Institución Ferial de Canarias (Infecar), el Museo Bellas Artes o la Casa Palacio.

Grandes instalaciones: 46 millones de euros

Aumentar la penetración de renovables en Gran Canaria pasa por incrementar los parques eólicos y fotovoltaicos en la Isla, que actualmente cuenta con menos de un 20% de producción de energía limpia: cuenta con 256 megavatios de potencia renovable instalada y el consumo diario durante el día en la Isla está entre lo 570 y 580 megavatios y, por la noche, entre 250 y 270 megavatios.

Para ello, la Corporación Insular ya ha sacado a exposición pública parques eólicos -de 11 megavatios- y fotovoltaicos -de 2,3 megavatios- en Juan Grande (en el municipio de San Bartolomé de Tirajana), en la que se ubica una central térmica de Endesa. A estos se suman 1,7 megavatios de fotovoltaica que será instalada en las cubiertas del eco-Parque, es decir, el vertedero ubicado en la localidad. En total, sumarían 15 megavatios más y el proyecto está a la espera de la declaración de impacto mediambiental. A estos se suman parques eólicos ubicados en La Pasadilla (Ingenio) y uno de fotovoltaica en Salto del Negro (Las Palmas de Gran Canaria). 

Red de techos solares: 23,5 millones de euros

En diferentes aparcamientos públicos de la isla, el Cabildo quiere instalar marquesinas con techos solares. También en el nuevo aparcamiento que se espera construir en el Jardín Canario, enmarcado en un proyecto de emisiones 0 en dicho enclave. Al techo solar se sumarían tres plantas fotovoltaicas en el recinto y en sus aledaños; una batería para alimentar durante la noche las instalaciones que deben seguir funcionando, como congeladores o bancos de semillas; y durante el día, bombero agua desde altura para que funcione al 100% con energías limpias. 

Red de autoconsumo: 13,6 millones de euros

Ya en ejecución, este proyecto pretende establecer instalaciones fotovoltaicas en todos los centros del Cabildo para autoconsumo, desde el aparcamiento del Cabildo de Gran Canaria, la Casa Palacio, en la Institución Ferial de Canarias, el Instituto de la Juventud, en las oficinas de la Sociedad de Promoción Económica de Gran Canaria, hasta el centro socionatiario de Taliarte, con una planta de 400 kilovatios. Además, se está estudiando añadir cubiertas fotovoltaicas en el centro de interpretación de Risco Caído y en diferentes instalaciones de culturales o deportivas.

Red Insular de Puntos de Recarga: 4,4 millones de euros

El Cabildo de Gran Canaria ya cuenta con 20 puntos de recarga de vehículos eléctricos y espera instalar el siguiente en El Tablero (San Bartolomé de Tirajana) antes del verano. De obtener más financiación desde la UE, la Corporación ampliaría la red con cargadores de 7 kilovatios para las personas que tengan un vehículo eléctrico pero no dispongan de un garaje donde cargar por la noche. A esto, se una la electrificación del Parque Móvil existente, que supone un montante de 800.000 euros. 

Red de almacenamiento: 3 millones de euros

Al tiempo que se pretende aumentar la penetración de renovables, el Cabildo de Gran Canaria también aspira a incrementar su nivel de almacenamiento de energías limpias. Para ello, ha presentado proyectos para instalar baterías en el Jardín Canario o en la comunidad industrial energética inteligente prevista en Arinaga.

Y Chira-Soria

Para que Gran Canaria pueda ser una isla que se sustente con energías limpias, García Brink defiende la necesidad de llevar a cabo la central hidroeléctrica de Chira Soria y poder almacenar energía que, de otro modo, no se podría utilizar. Al ser un sistema aislado, con un territorio limitado, la red de la isla no podría absorber toda la producción que se espera conseguir. 

“Son 200 megavatios que pueden estar funcionando durante 16 horas. Es el equivalente a 100 molinos de 2 megavatios. Será un elemento clave porque habrá un momento en el que no se podrá instalar más energía renovable, cuando lleguemos a un tope. Y ya hay renovables que se están desaprovechando porque se corta la producción porque no cabe más dentro del sistema. Con Chira-Soria podremos aprovecharla. Y en el futuro habrá una combinación entre la central y las baterías, con un sistema de generación más descentralizado”, destaca. 

Además, recuerda que el Cabildo de Gran Canaria ha defendido en sus alegaciones que prefiere que el cableado que conecta la red con la central esté soterrado. Pero será el Gobierno de Canarias quien “debe tomar una decisión sobre el impacto ambiental” que pueda generar su construcción. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats