Entrevista

El nuevo libro del grancanario Luis Melián reflexiona sobre la involuntariedad del nacimiento

'Joaquín Bernal demandó a su madre por haberle traído al mundo', de Luis Melián

Presentación en el Café Gijón de Madrid de la “novela prosaica” Joaquín Bernal demando a su madre por haberle traído al mundo del autor canario Luis Melián Ruiz.

Hace apenas unas semanas se presentó en Madrid, en pleno punto vital de la literatura española, nada menos que en el emblemático Café Gijón, una nueva novela, o mejor dicho un nuevo libro, o mejor aún, un tratado de Cultura, o también una instrucción del derecho, ¡ah! y con toda seguridad una obra musical expresada con palabras en lugar de con notas. Bueno, dejémoslo en una obra de arte que todo lo engloba. 

Joaquín Bernal demandó a su madre por haberle traído al mundo. Sí, ese es el título de este tratado de la Cultura que tuvimos el placer de descubrir en el Café Gijón de Madrid. Interesante título, ¿Verdad? ¡Pues esperen a conocer su desarrollo y su contenido!

¡Pero antes de iniciar un paseo por este “pentateuco” literario, hablemos de su autor! 

Luis Melián Ruiz es un “Gran Canario” nacido en Las Palmas, donde vivió hasta los once años. A partir de entonces, en palabras del propio autor: “Mi vida ha discurrido entre diversos lugares: Barcelona, Girona, la carrera de Derecho en Las Palmas, Madrid, estudios en Canadá, y regreso a España para establecerme en Santiago de la Ribera, Murcia”

Allí crea y gestiona un precioso Hogar, “El Molino” (¿Sería este nombre en honor a Don Quijote?) en el que viven personas de gran madurez y experiencia vital que prefieren la atención, dedicación y el cariño de Luis Melián y su magnífico equipo a estar solas en sus casas. 

Pero la verdadera pasión de nuestro autor, aquello que día y noche le muerde su corazón pidiendo paso al mundo, es la escritura, bordar las palabras o al mas puro estilo de su tierra, calarlas sobre papel. 

Luis Melián inicia su andadura en los noventa, con la publicación de ensayos en medios especializados y artículos de opinión en prensa, así como la publicación de la obra “Dos historias y una felicidad inventada”, que incluye las novelas “El seductor de la calle sin nombre” y “La isla de Manitou”, que le llevan a ser finalista del “Premio Montblanc a la Cultura en Canarias – Literatura”, de 1993, premio instituido en 1990 con el fin de impulsar la obra de jóvenes valores nacidos o residentes en el archipiélago canario.-

A partir de entonces nuestro autor se lanza a la escritura en sus ratos libres creando dos nuevas novelas, una de ella la que nos ocupa, Joaquin Bernal y la denuncia contra su madre por haberle traído al mundo. 

Ante todo, enhorabuena por tu novela, un tratado de derecho, de filosofía, de historia, de religiones, de geografía, porque en ella has engarzado los diferentes temas en torno a la figura de un personaje y una inusual denuncia. ¿Cómo llegas a esta idea?

La novela es una “reflexión vital”, una reflexión sobre el hecho de nuestra gestación y de nuestro nacimiento. Parte de la base de que es un “acto unilateral” de la madre. En el “contrato” más importante de nuestra vida, el que genera nuestra propia existencia, el hijo o la hija no ha participado en la decisión. Y lo que define un contrato es, precisamente, el “acuerdo” entre dos partes, que en este caso no existe.

Pues sí, es cierto, pero parece una ecuación irresoluble, pues al no tener la posibilidad de preguntar a un ser que aún no existe si quiere existir, sólo queda la posibilidad de traerlo sin su consulta. ¡De lo contrario se produciría la extinción de la especie! (¡qué tampoco estaría tan mal!)

 Sí, en efecto, pero lo que quiero es dar voz a un sentimiento humano, a una realidad universal que está ahí. Joaquín Bernal tiene una misión: se hace eco de un sentimiento humano, el hecho del nacimiento involuntario. Sin perjuicio de que él quiere a su madre, la respeta y acepta sus cuidados y el amor que le profesa, se siente disconforme con esta situación de desigualdad, de vulneración de un derecho fundamental, el de elegir sobre su propio ser.

Este mensaje también hace una reflexión sobre la concepción y la responsabilidad de alumbrar un ser vivo. Si muchas personas denunciaran a su madre por haberlas concebido seguramente empezaría a reflexionarse mucho mas en serio antes de lanzarse a traer seres al mundo para darles luego una vida indeseable. 

Pero no es una novela que implique “reproche” o “culpa” hacia la figura de la madre. Joaquín Bernal vive en un mundo de comodidad donde nada le falta ni en lo material cotidiano ni en lo anímico. Pero aun así vive convencido de que debe transmitir al mundo esa reflexión vital. Esa es su “Misión”. 

La complejidad del personaje reside en que él ama a su madre, que como cada una de las madres de la historia ha sido, de la misma manera, hija de su madre. como Dice el psicoanalista francés Paul-Claude Racamier: “La madre del hijo es al mismo tiempo el hijo de su madre”.

 …Y la pregunta del millón. ¿Cuánto hay de Luis Melián en Joaquín Bernal? 

Todo. Sin duda alguna. Es un personaje que hace eco de mis reflexiones sobre mi concepción y mi nacimiento y, por tanto, sobre la concepción y el nacimiento de todos los seres humanos. 

Luis, habría tantas y tantas cosas que hablar y que decir de una novela tan llena de interés, de emoción, de cultura, de historia del derecho, que aborda temas tan fundamentales como el derecho a la vida, el reconocimiento de la identidad de un ser humano. Esta novela es la historia de todos y cada uno de los españoles de a pie representados en las magníficas tarde de radio y novela que retratas en tus páginas. Esta novela habla de costumbres religiosas y paganas y sus paralelismos, habla de las diferentes versiones del Arca de Noe. 

Pues sí. He ido tomando diferentes aspectos de la vida cotidiana de la época para situar al personaje en su contexto. He utilizado un espacio físico y un contexto temporal (años ochenta del pasado siglo) concretos como pretexto para contar una historia con vocación de universalidad. 

En los últimos años se ha producido un aumento del valor del “No-sufrimiento” en occidente y su supremacía sobre el valor dominante de la vida. De ese principio surge el “Derecho de no vivir”, que tiene una lógica simple: A partir del momento en el que el “No-sufrimiento” se convierte en valor primordial, el obligar a vivir se convierte en ilegitimo. La persona a la que se trae al mundo esta expuesta al riesgo de sufrir, lo que provoca un perjuicio.

Y sobre el fundamento anterior se asientan “El derecho a escoger la muerte” y “El derecho a no nacer”, reflejo de una tendencia internacional a brindar una consideración especial a las personas “por nacer”, particularmente frente a las nuevas tecnologías aplicadas a la vida humana. Por tanto, si al concebido se le atribuye la condición de persona será titular de derechos, entre otros el de demandar a su madre por haberle traído al mundo.   

Luis, tu obra es desconocida, pero a través de ella te reconozco como “Escritor Universal…”

Queridas personas, hasta que descubrí“ Joaquin Bernal demando a su madre por haberle traído al mundo”, tenía un concepto de “escritor universal”, que viene siendo lo mismo que todos entendemos, aquel cuya obra vuela más allá del tiempo y del espacio. Pero después de leer esta obra, creo que habría que añadir otro modelo de Universalidad, y es que  Luis Melián, sin ser conocido allende las fronteras, es también  un escritor Universal, pues de su mano y volando a través de la magia, sobrevolando  espacios y tiempos, nos muestra muchos y diferentes universos, los cuales engarza sutilmente  en un magnífico leitmotive, que utiliza para deslizarse sutilmente de un universo a otro, a “tempo” de 4/4 , al mas puro estilo Musorski y sus “Cuadros de una exposición”. Asimismo, y lo sé porque cuando acabas la novela no sabes si has leído un libro, has visto una película o has escuchado un magnífico concierto. O, lo más seguro, has hecho las tres cosas. 

Porque al cerrar la contraportada, tu retina sigue encandilada  por su vivo colorido perfectamente definido (nada de mezclar colores), su sentir cálido, novedoso (porque hay que tener arte para hacer entretenido un texto jurídico..), variopinto, al mas puro estilo “El Bosco” o García Marquez,. Y es que hablamos de realismo mágico porque, en una nueva versión, estamos ante una novela que es Surrealista y mágica a la vez, para que vean que las terminologías que definen los estilos artísticos tampoco pasan de moda. 

Por mi parte sólo me queda recomendar encarecidamente, y sin ningún lugar a dudas, esta magnífica caja de sorpresas. Les recomiendo, queridas personas, que se dejen llevar de la mano de este genio de la lámpara y sobrevuelen todos los universos:  El de la literatura, el de la música, el de la historia, el del derecho,  (que les aseguro que de la mano de Luis Melián es otra cosa), el de los tiempos, el  del universo y su creación, que define al ser humano como tal, el de la creatividad y creación artística. Todos. Déjense  llevar y descubran qué sucedió al final con esta inusual demanda que llevó a la madre de Joaquin Bernal por extraños derroteros. 

Queridas personas,  pasen y lean, tomen notas y guárdenlas porque Luis Melián estará próximamente en Las Palmas para contarnos en primera persona los pormenores de esta bellísima e inusual historia. 

El libro se puede adquirir a través de editoresonline.es

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats