Goirigolzarri, sobre Rato: “La sociedad diferencia entre el pasado y el presente de Bankia”

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia

Al presidente de Bankia no le gusta que se relacione el nombre de la entidad con procesos judiciales que acaban con un exvicepresidente del Gobierno (y antecesor suyo en el banco) en la cárcel, o con otra serie de consejeros también privados de libertad por cómo utilizaron las denominadas tarjetas black, pero José Ignacio Goirigolzarri tiene claro que esos antecedentes no afectan a la nueva Bankia. Y eso que todavía quedan más casos relacionados con el banco en el tintero judicial. 

“El ruido no es bueno, pero no tiene un impacto negativo” sobre el banco surgido de la fusión de antiguas cajas, dijo este martes Goirigolzarri en un acto con medios informativos en Las Palmas de Gran Canaria. Cuando fue cuestionado sobre el lado oscuro de Bankia y su principal figura, Rodrigo Rato, entre rejas, volvió a marcar sus líneas rojas: “La sociedad diferencia entre el pasado y el presente”, dijo en la sede central de la desaparecida Caja Insular de Ahorros de Canarias. 

Y a los números de la entidad que preside se remitió, destacando el crecimiento de Bankia desde que asumiera las riendas en 2016, limitado primero por la inyección de dinero público y su plan de reestructuración y desde enero pasado, abierto ya a la “normalización” como un banco más. A pesar de ese ruido judicial o de cómo se gestionó el final de las cajas de ahorro, Bankia no ha perdido cuota en Canarias, o en el caso de la Península, gana músculo, según sus cálculos, con la fusión de BMN. 

El encuentro de Goirigolzarri con la realidad canaria sirvió también para pulsar la opinión del máximo gestor de Bankia sobre el terremoto provocado por la última de las sentencias del Tribunal Supremo sobre quién debe pagar el impuesto de las  hipotecas, si el banco que concede el crédito o el cliente que lo asume. 

El Supremo no se pronunciará hasta el próximo lunes sobre si la sentencia de una de sus salas sobre esos Actos Jurídicos Documentados sienta jurisprudencia, y sobre todo, si tiene un carácter retroactivo. Goirigolzarri no quiso opinar sobre una cuestión pendiente de resolución, pero insistió en que su objetivo es que si el TS decide que sean los bancos quienes paguen esos impuestos, no sea retroactivo. 

“Es una legislación que lleva en vigor desde los años 90”, recordó el presidente de Bankia, “y la banca siempre ha trabajado desde esta referencia con buena fe y de acuerdo con la ley”, dijo. “Esa sentencia de hace quince días no ha aparecido todavía en el BOE y por tanto no tiene valor legal, pero el Supremo ha comunicado ese cambio legal”, apuntó antes de decir que “nuestro escenario principal es que no haya retroactividad después de trabajar los últimos 20 años con esa norma”. 

El presidente de Bankia utilizó un símil del código de circulación: “Es aventurado decir nada, si va a marcar condiciones o qué impacto tendrá a futuro, pero si fuera retroactiva es como si se cambiara el límite de velocidad ahora y se multara por haber sobrepasado ese límite antes de ese cambio”. 

Goirigolzarri también tuvo palabras para los Presupuestos Generales del Estado que se negocian ahora entre los grupos políticos, con ese primer acuerdo entre el PSOE y Podemos. “Es difícil pronunciarse hasta ver plasmado en papel los Presupuestos Generales del Estado, pero en líneas generales, si reduce el déficit y la deuda, todos estaremos de acuerdo”, dijo en su línea de “no opinar sobre ideas potenciales”, sino sobre hechos como los PGE o la decisión final del Supremo.

Etiquetas
Publicado el
30 de octubre de 2018 - 16:17 h

Descubre nuestras apps

stats