Jordi Altimira, inversor: “Se necesita un equilibrio entre la conexión emocional con el empresario y la inversión”

Jordi Altimira, inversor

Impulsa Startups / Beatriz Santaella

Madrid —

0

Jordi Altimira, CEO de UpBizor, General Partner en Lánzame Capital y uno de los primeros Pledge Fund de España. Graduado en Ingeniería Industrial, con un Master en Investiment de la CASS Business School y con otro título universitario por la IESE Business School, el de Executive MBA. Destaca por su perfil bidireccional de emprendedor a la vez que inversor. Su experiencia en el mundo educativo se centra en el ámbito informativo como profesor en la BMF Business School “He estado muy vinculado siempre con la universidad, creé una escuela de negocios y un máster propio” explica. En el ámbito de la Formación Profesional no ha tenido ningún tipo de experiencia pero cree que es un lugar muy propicio para generar nuevas startups “Muchas de las formaciones académicas tienen una visión muy abstracta y poco concreta pero la FP es mucho más específica. Creo que en esta especificidad puede haber un enfoque para fomentar una empresa que no se basa en la intelectualidad sino en la practicidad” señala. 

A todos aquellos jóvenes que quieren montar una startup al salir de sus estudios les indica que lo primordial es pensar en e propósito, con el fin de saber el por qué se quiere impulsar y cómo se puede cumplir ese propósito vital “ Es muy duro emprender y si no tienes ese por qué definido al inicio tirarías la toalla muchas veces. En cambio cuando eso está bien definido te da mucha energía para seguir. ” Concluye.

Aunque el impulso de nuevas empresas no está vinculado a la edad. Tras las distintas crisis de España han sido muchas las personas que han decidido montar nuevas startups, muchas veces generadas por necesidad. Ante esta visión de salir adelante Altimira opina: “Es una salida, cuando no hay salida profesional la forma más fácil de hacerlo es crearte tú la profesión”. Pero no puede ser solo un elemento con el que conseguir dinero, recalca que es muy importante que tenga un propósito fundamental con una base sólida. 

Ante el aumento de propuestas de startups que ha habido en este último tiempo son muchos los inversores que utilizan una checklist a la hora de valorar las diversas empresas. En lo que más se centra Altimira es en la creatividad “La creatividad en la ejecución es muy importante” explica.  Además tiene una serie de ponderables a la hora de elegir cuáles son las empresas elegidas como puede ser: un mercado suficiente, el momento justo de lanzar la empresa, un buen equipo compensado y una propuesta de valor de mercado que funcione a lo largo del tiempo “Esto hace una potencialidad de empresa viable y factible” concluye. 

El teletrabajo como punto de unión 

La evolución de las tecnologías permite trabajar desde diferentes países, eso enriquece a la empresa ya que se nutre de diferentes perspectivas. “La diversidad siempre es buena porque nos permite atacar la complejidad de los problemas actuales” explica Altimira quien cuenta que dentro de su propia empresa cuentan con un equipo mixto de treinta personas con ocho nacionalidades diferentes. “Te das cuenta de las diferentes formas de pensar y esto es positivo a la hora de tomar decisiones y entrar un problema” cuenta. Aunque sí se puede resaltar un problema a esta híbrido es el proceso inicial de creación a la par que el proceso de creatividad,  momentos en los que se necesitan aptitudes que son complicadas hacerlas a través de un ordenador pero “Bien procesado todo es factible y se puede hacer” finaliza diciendo Jordi Altimira. 

El teletrabajo ha conseguido en estos últimos dos años que las empresas amplíen la plantilla a distintos países, pero también ha logrado que dentro de España se contrate a gente de otras comunidades que no sea en donde está la empresa física. Esto pasa con Canarias, por ejemplo, un archipiélago muy alejado de la península que siempre ha tenido dificultades para estar conectado con el resto del país. Para Altimira las islas tienen un potencial muy importante sin embargo desde su punto de vista les falta todavía un camino por recorrer, la creación de un ecosistema: “Un ecosistema se cocina con tiempo, es un caldo de cultivo que ya se ha visto en otras ciudades ¿Por qué no en Canarias? Solo se tiene que crear con paciencia y valor” concluye. Aunque carezca de ello, Altimira ha tenido alguna experiencia en Canarias, con dos empresas. Además cuenta que en estos últimos años se ha notado el auge de la creación de empresas y que los ecosistemas cada vez están más dibujados. 

La importancia de la inversión

Son muchos los inversores que desde un tiempo para atrás han decidido invertir en empresas en fases inciales. Altimira es uno de ellos: “Cada vez hay más capital. el contexto macroeconómico actual que puede cambiar tanto con la inflación como con los tipos de interés pero en los últimos años hay liquidez en el capital para invertir, por lo que eso provoca competencia entre los inversores y eso provoca que los inversores que se encuentran en inversiones mas tardías bajen en la curva de caja y bajen a fases más iniciales. Aquí es donde nos encontramos” explica.  Cuenta que cada día que pasa las inversiones se acercan más al modelo estadounidense, quienes generan su propio deal flow. A todos aquellos emprendedores que buscan inversiones en fase seed Altimira les aconseja “en las primeras fases que invierte es en esas donde haya un equipo formado, haya tecnológica (al menos a nivel de MVP demostrada) haya un product market feed realizado, haya las primeras métricas y la primera tracción y está dispuesto asumir el riesgo de mercado”. Son las partes más importantes en donde debe de hacer hincapié la empresa si quiere conseguir financiación. 

Una manera novedosa de financiación es mediante la tokenización de las startups, un modelo nuevo y poco estudiado. Altimira explica que ha invertido en algún proyecto que va en esa dirección, pero que son pocas la empresas donde este tipo de financiación tiene sentido:  “ Al final una estrategia tiene que encajar en un proyecto, quizás proyectos que no son escalables tienen que tener una financiación más tradicional como se ha hecho siempre. Proyectos que sean más escalables pues el venture capital puede ser una fórmula interesante. Proyectos donde la descentralización tenga lógica la tokenización entonces toma sentido”. Nunca se puede generalizar y menos cuando se habla de monetizar una empresa, concluye. 

Por último Altimira también manda un consejo a todas aquellas personas que tengan pensado invertir en algún momento. Lo primero que hay que hacer es aprender a invertir, estudiar el cómo hacerlo para conseguir el mayor beneficio posible. “Se necesita un equilibrio entre la conexión emocional que se hace con el empresario y la inversión y cuando se consigue eso es cuando se puede empezar a invertir en el mundo real” concluye. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats