Las plantas medicinales que usaban las abuelas

Albahaca, caña de limón, doradilla, hinojo, llantén, artemisa, ruda? El patio de la Casa Salazar de Santa Cruz de La Palma se ha convertido estos días en un gran herbolario en el que el visitante, con la ayuda de un directorio y de un folleto en castellano e inglés, puede conocer las propiedades curativas y las contraindicaciones de más de 220 plantas catalogadas como medicinales. La consejera de Cultura y Patrimonio Histórico del Cabildo, María Victoria Hernández, en su afán por difundir la cultura popular, ha promovido esta interesante iniciativa que acerca a la población “al uso tradicional, de ámbito cotidiano y doméstico, de un riquísimo repertorio de plantas curativas y de otras no tan recomendables por su toxicidad”, explica. Se pretende recuperar “la rica tradición popular de las plantas medicinales de la Isla”, añade.

La exposición, organizada por el Cabildo de La Palma dentro del programa de actos del Día de Canarias, se denomina 'Plantas que curan, plantas que matan', un título que se ha tomado de un libro publicado en 1887 y que fue traído a la Isla desde Cuba por emigrantes palmeros “como tantas otras cosas que han pasado a formar parte de la idiosincrasia de La Palma, y que en casos como este incluso supuso la introducción de algunos plantones de hierbas medicinales”, recuerda la consejera.

Esta muestra de plantas verdes y secas quiere “ofrecer una oportunidad única de reencuentro con estos remedios naturales y caseros que, durante siglos, contribuyeron a menguar las dolencias de nuestros antepasados”, apunta.

La consejera de Cultura, María Victoria Hernández, de visita en la exposición.

María Victoria Hernández destaca que “muchas plantas habitualmente curativas pueden convertirse en plantas dañinas si se toman en exceso o de manera inapropiada”. El visitante, aclara, “no encontrará en esta exposición remedios mágicos ni infalibles, pero sí algunos ejemplos fundamentales del conocimiento herbolario aplicado que los abuelos alcanzaron a tener y transmitir”.

Las nuevas generaciones, resalta la consejera, “podrán obtener una visión especial, compartida con sus mayores, de esos saberes que todavía hoy se encuentran, perfectamente embalados para su comercialización, en el mercado naturalista”.

La exposición, que podrá visitarse hasta el mes de julio, está comisariada por Marcelino Rodríguez Ramírez, quien también participó en la muestra botánica 'El patio de las abuelas' celebrada en el año 2012, y cuenta con la colaboración de distintas consejerías del Cabildo de La Palma, del Gobierno de Canarias, del Grupo Etnográfico Baile Bueno y de Palmaflor.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats