Zuleima Marante Pérez: de crisálida a mariposa

Zuleima Marante Pérez.

0

Como la biografía de su libro cita, Zuleima Marante Pérez nace y se cría en Santa Cruz de La Palma, en un balcón que da al mar, no es un rincón cualquiera porque desde allí viajaba a la luna cada tarde, hasta que aparecieron los años y dejó de hacerlo. Entonces cerró esa puerta, cruzó el pasillo y empezó a escribir.

Hoy le doy la bienvenida a mi Chester a la escritora Zuleima, la primera entrevista que hago en la que se denomina la nueva normalidad donde todo es extraño, anómalo y en ocasiones impactante, cada cual lo lleva a su manera, nunca he creído que los extremos sean buenos, pero convivimos entre el civismo y “el aquí no pasa nada”. Zuleima abre la nueva normalidad de El Chester y también cierra, por así decirlo, esta primera temporada (donde hemos sumado quince Chester), ya que volveremos en septiembre con energías renovadas.

He coincidido con Zuleima en dos escenarios vitales, en un contexto laboral durante un tiempo, donde trabajamos en un lugar que siempre será nuestra casa y en el escenario de la poesía, somos como esos jugadores que juegan juntos y acaban fichando coincidiendo en otro equipo de fútbol y así poder contarse aquellas viejas glorias, las batallitas lo ganado, lo perdido, las lesiones, el dolor y la gloria…

Cuando leí El significado de las mariposas pensé: tenemos en La Palma a Defreds o al mismísimo Marwan. Temí decírselo, dicen que las comparaciones son odiosas, pero también es cierto que se dicen tantas cosas… A Zuleima le encantó que le dijera que su talento guardaba ese parecido, así es ella, una enamorada de los aeropuertos y de la vida, creo que sus textos son extraordinarios, pura poesía urbana.

“No sé si podrías imaginar algo así como Euskadi soleado, como risas en mayo o un verano sin fin.

Imagínate todo junto en idas y venidas, como llegar tarde, pero sin remordimiento. Como los bailes en este pasillo de colegio…”

“Soy todos esos pedazos que quedaron de los destrozos que hicieron otros”.

“Te llevan los aviones y vienen los naufragios”.

El significado de las mariposas es simplemente el libro de una mariposa monarca. Bienvenida a mi Chester Zuleima y a los lectores de este espacio, nos reencontraremos en septiembre, mientras demos una lección de contención y mesura. El civismo es de momento la única vacuna contra la Covid 19, no debemos olvidar lo vivido, para no volver a naufragar. Ahora más que marineros y marineras, somos capitanes y capitanas surcando el mismo océano, llegar a puerto sanos y salvos en la embarcación de la empatía ¡Hasta pronto, que la mar no nos coja desprevenidos!

-Pregunta obligatoria: ¿Cómo llevas la nueva normalidad? ¿y cómo fue el confinamiento?

Yo no me consideraba una persona casera y en cierta manera, pensé que podría resultar un poco dificultoso. Sin embargo, no fue así. Lo tomé como una oportunidad para leer los libros que no terminé. Descubrí meditaciones nuevas. Ideé proyectos. Practiqué deporte. Estudié un curso online y sobre todo disfruté de mí misma como nunca. La crisis la intenté ver como una oportunidad. La nueva normalidad en mi caso está siendo como la vieja, pero con más tiempo para aprender cosas nuevas que incorporar a mi nueva vida mientras intento en huecos libres escucharme un poco más para avanzar.

-¿Cuándo comienza Zuleima a escribir?

Comencé a escribir relativamente tarde. A los 18 años tras la muerte de mi tía, escribí todo lo que sentía en ese momento. Desde entonces lo he utilizado como una vía de escape para una serie de circunstancias que pasan y que te hacen crecer. En la actualidad, uso la escritura para toda clase de sentimientos, no solo los malos. También para poder poner palabras a sensaciones con las que todos y todas nos hemos sentido seguramente identificados.

-¿Algún referente literario que quieras citar?

Como referente literario te diría, sin dudarlo, Carlos Ruiz Zafón por la forma que tenía de escribir y ese enganche en sus historias, y también te nombraría a Cortázar, por la preciosa manera que tiene de unir palabras. Como libro podría nombrarte uno, quizá porque me lo acabo de leer y me gustó, así que aprovecho: Teoría de los cuerpos, de Zahara. Es bastante ameno. En un día ya lo tienes leído.

-Cuéntanos algo sobre el título de tu primer libro, El significado de las mariposas

Las mariposas para muchas culturas es un símbolo de prosperidad y crecimiento. Este libro habla de mí y de un progreso constante, de los aprendizajes vitales con los que posiblemente todos y todas nos sentimos partícipes. A la mariposa la utilicé como una metáfora de las circunstancias de la vida que nos hacen aprender y crecer de una forma resiliente. Puede ser un poco rebuscado, pero me gusta que sea así.

-Estudiaste en Salamanca. ¿Qué nos puedes contar de esa experiencia vital?

Salamanca para mí fue un antes y un después. Me hizo vivir la vida como nunca antes lo había hecho. Fue la primera vez que me independicé como todos los universitarios que cruzan los charcos o viajan en trenes o coches para vivir y estudiar en un lugar nuevo. A eso se le añade esa maravillosa edad… todo un privilegio que recuerdo con nostalgia sobre todo porque luego empiezas a trabajar y aunque me siento inmensamente agradecida, echo de menos la intensidad casi permanente con la que conviví aquellos años.

-Te gustan los aeropuertos, tu fuente de inspiración…

Siento cierto fetichismo por los aeropuertos. Cada vez que tengo que volar a otro lugar siento la misma adrenalina que un niño la noche de Reyes. Disfruto del hecho de imaginar el lugar incluso más que estando en él. Mientras busco mi puerta de embarque sonrío por dentro. Ahí es donde sucede el punto más álgido de nervios, ni antes ni después.

-Colaboradora de este mismo medio con columnas…

Sí. Los que llevan adelante este medio siempre me abren las puertas para que yo pueda publicar en él diferentes  artículos. Me siento inmensamente agradecida por poder participar con estos profesionales.

-¿Qué opinión te merecen las redes sociales? En Instagram nos deleitas con palabras sueltas…

Las redes sociales bien utilizadas son muy beneficiosas. Puedes escribir sobre lo que quieras y es entonces, cuando aparecen personas con tus mismos intereses que siguen tus pasos y yo los suyos. A mí personalmente, me han ayudado en la venta de mi libro de una manera bastante sorprendente.

-¿Crees que como sociedad salimos reforzados de la situación que vivimos con la Covid-19?

Creo que hemos aprendido a valorar lo que tenemos. Hemos sabido lo que es el tiempo y la necesidad que hay de aprovecharlo porque es finito. Es algo que todos sabemos, desde que nacemos podemos morir. Sin embargo, muchas veces lo olvidamos. He coincidido con muchas personas que en el tiempo del confinamiento han pasado tiempo consigo mismas y han visto cuáles eran sus verdaderas necesidades, alejadas de todo lo que habían vivido hasta ahora. En cierta manera nos ha venido bien. 

-¿Proyectos presentes, proyectos futuros…?

Ahora mismo aprender. Estoy en proceso de aprender a ser mejor persona de lo que fui ayer. Sigo en proceso de celebrar mis triunfos tanto personales como profesionales. Intento acostarme habiendo progresado un uno por ciento más que ayer, siendo constante en el deporte, en la escritura, en el estudio de diferentes cursos relacionados con mi campo: el social. Intento reducir redes sociales cuando pienso que hoy puede ser que haya sido demasiado su uso.  En cuanto al futuro, viviré un tiempo en Madrid y en Cádiz. Son dos espinitas clavadas que me quedan por cumplir y que pienso hacer más pronto que tarde.

-Este espacio es para ti, por si quieres dejar un mensaje a los lectores del Chester

Gracias como siempre Sandra, por tus palabras bonitas siempre. Gracias al Chester también por nacer para fomentar la cultura y conocer personas nuevas. Gracias a los lectores del Chester porque gracias a ustedes lo anterior puede seguir respirando y gracias por haber dedicado hoy un ratito de vuestro tiempo para leerme.

Etiquetas
Publicado el
26 de julio de 2020 - 20:57 h

Descubre nuestras apps

stats